Publicado: 30.01.2016 18:51 |Actualizado: 30.01.2016 19:16

Sánchez se juega en tres meses la Presidencia del Gobierno y el liderazgo del PSOE

Consultará a la militancia un posible acuerdo de investidura y el 8 de mayo se celebrarán primarias para elegir al secretario general del partido

Publicidad
Media: 2
Votos: 7
Comentarios:
El secretario general del PSOE, Pedro Sanchez, escucha una confidencia del secretari de Organización, Cesar Luena, durante el Comité Federal del partido. REUTERS/Andrea Comas

El secretario general del PSOE, Pedro Sanchez, escucha una confidencia del secretari de Organización, Cesar Luena, durante el Comité Federal del partido. REUTERS/Andrea Comas

MADRID.- El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se juega en poco más de tres meses poder llegar a ser presidente del Gobierno y seguir al frente del PSOE. Prácticamente todo a la vez.

Fue el reto que asumió ante el Comité Federal de su partido este sábado lanzando el órdago de consultar a la militancia antes que al máximo órgano del partido entre Congresos un posible acuerdo de investidura con otras fuerzas políticas, y asumiendo unas elecciones primarias para secretario general el próximo 8 de mayo, que conducirán al 39º Congreso del partido el tercer fin de semana de ese mes.



Los barones no tuvieron más remedio que aceptar el escenario que había dibujado el líder del partido que, en gran medida, volvió a sorprender. Todas las intervenciones avalaron la consulta a la militancia y, aunque hubo un amago de que primero el acuerdo fuera sometido ante el Comité Federal, finalmente se decidió que primero se pronunciaran las bases del PSOE.

Luego, hubo distintas intervenciones de Susana Díaz, Javier Fernández o Ximo Puig poniendo mucho énfasis en que no haya ningún acuerdo con independentista, ni por activa ni por pasiva. Es decir, que en ningún momento se cuente ni siquiera con la abstención de ERC o Democracia y Libertad. La presidenta andaluza fue incluso un poco más allá y aseguró que, en principio, a ella no le gusta un acuerdo con Podemos.

Sin embargo, todos los miembros dieron vía libre a Sánchez para que si el jefe del Estado le da la oportunidad de ser investido lo intente con las líneas rojas ya marcadas en la resolución política del 28 de diciembre, aunque la sensación mayoritaria es que se antoja un acuerdo muy difícil y ven la posibilidad del adelanto electoral muy cercana.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y los miembros de su Ejecutiva durante la reunión del Comité Federal. EFE/Paco Campos

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y los miembros de su Ejecutiva durante la reunión del Comité Federal. EFE/Paco Campos

Pero Sánchez, ajeno al abatimiento, en su respuesta final a las más de 40 intervenciones que hubo en el Comité Federal, afirmó que tiene ganas de iniciar las negociaciones con otras fuerzas políticas porque, en su opinión, “evidenciarán que el PSOE se centrará en las políticas y no en los sillones”. Incluso, llegó a decir que estaba convencido de que algunos de los votantes de Podemos se sentirían ofendidos por la propuesta que hizo Pablo Iglesias.

Reiteró que no buscará el apoyo de los independentista y remarcó que la Ejecutiva está siguiendo la resolución del Comité Federal y que seguirá haciéndolo si se abre el marco de las negociaciones.

Visiblemente satisfecho por cómo había transcurrido el Comité Federal hasta dio las gracias por el debate interno, “que constituye una diferencia con el resto de partidos, donde no existe o se oculta”, dijo.

Sánchez tiene ahora tres meses para jugar sus bazas, que aún están muy condicionadas a lo que pueda pasar el próximo martes tras la segunda ronda de consultas del jefe del Estado. Al menos, en lo que son las cuentas con su partido, están ya todas muy claras, lo que no es poco.