Público
Público

Europa imitará a EEUU y examinará a sus bancos

Analizará la situación global y no de entidades concretas

DANIEL BASTEIRO

Los bancos de la Unión Europea tienen, en general, los mismos problemas derivados de la crisis financiera que los de Estados Unidos. Por eso, los 27 han optado por dar una respuesta similar a la del Gobierno de Barack Obama, aunque, de nuevo, más liviana y más tardía. Ahora han decidido realizar también una prueba de estrés de las mayores entidades financieras europeas transfronterizas, según confirmaron ayer fuentes comunitarias. A ella se someterán las empresas del sector presentes en varios países y cuya caída pudiese poner en peligro a las demás entidades financieras.

La prueba es similar a la que acaba de realizar Estados Unidos a sus 19 bancos más importantes para analizar si serían capaces de sobrevivir a un mayor deterioro de la economía. En Europa, los encargados de realizarla serán los reguladores nacionales. En el caso español, será el Banco de España.

“Queremos conocer la resistencia del sistema bancario europeo ante potenciales choques financieros”, aseguró Efstathia Bouli, la portavoz del Comité Europeo de Supervisores Bancarios (CEBS), dependiente de la UE. Fuentes comunitarias aseguran que los ministros de Economía autorizaron el examen la semana pasada, cuando el presidente del Comité Económico y Financiero, que prepara a más bajo nivel las reuniones ministeriales, les anunció los preparativos para su realización.

Sin embargo, este estudio no pondrá negro sobre blanco las debilidades de cada banco, en comparación con el practicado en EEUU, que ha determinado las necesidades de diez bancos y les ha exigido solventarlas antes de noviembre. En su lugar, la prueba europea mostrará resultados agregados y globales sobre el sector, según confirmó Arnoud Vossen, secretario general del CEBS. Vossen aseguró “no tener planeado” identificar “la necesidad de recapitalización” en casos concretos, porque “es responsabilidad nacional”.

La Comisión Europea sabe que todavía hay bancos con activos tóxicos sobre los que se mantiene una discreción total para no perjudicar la confianza de los inversores. El departamento del comisario de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, recuerda que “es necesario tratar el problema rápidamente y recapitalizar bancos en caso necesario para recobrar la confianza del sector financiero”.

Con esta nueva prueba de estrés, los 27 pretenden zanjar un viejo problema acentuado con la crisis económica: cómo conjugar las competencias nacionales sobre la regulación bancaria y las dramáticas consecuencias para el resto de los países miembros cuando un banco transfronterizo afronta dificultades de solvencia. Desde que comenzó la crisis, la UE ha inyectado 300.000 millones de euros para reforzar el capital de las entidades y ha ofrecido dos billones y medio en garantías.

Más noticias