Público
Público

Sarkozy asegura que Francia nunca aceptará "el dictado de los terroristas"

EFE

El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, aseguró hoy que su país no nunca aceptará "el dictado de los terroristas o del terrorismo", tras la muerte de dos rehenes franceses secuestrados en Níger el pasado viernes.

El jefe del Estado francés, de visita en la región ultraperiférica de Guadalupe, calificó el "asesinato" de los dos jóvenes de 25 años, secuestrados el pasado viernes en un restaurante de Niamey, de "acto bárbaro perpetrado por bárbaros".

"Este odioso crimen no hace sino reforzar la determinación de Francia en su lucha sin descanso contra el terrorismo y contra los terroristas. Las democracias no pueden aceptarlo", agregó Sarkozy.

Añadió que las democracias deben luchar "contra estos bárbaros llegados de otra época que quieren aterrorizar al mundo entero".

El presidente no aclaró las circunstancias de la muerte de los dos jóvenes, que perdieron la vida en el marco de una intervención de efectivos franceses y nigerinos cerca de la frontera de Mali para interceptar a los captores.

A falta de una versión oficial sobre las circunstancias de la muerte, el portavoz del Estado Mayor de la Armada francesa, Thierry Burkhard, señaló que "todo hace pensar" que los dos hombres fueron "ejecutados por los terroristas".

Mañana, el ministro francés de Defensa, Alain Juppé, se desplazará a Niamey para reunirse con las autoridades nigerinas y con la comunidad gala residente en ese país.

Por su parte, el primer ministro, François Fillon, ha convocado una reunión con los presidentes de la Asamblea Nacional, del Senado, de los grupos parlamentarios y de las comisiones de Defensa y de Exteriores de ambas cámaras para informarles de "las medidas tomadas tanto en Francia como en la región (del Sahel) para garantizar la seguridad de los franceses frente a la amenaza terrorista".

El Ministerio de Exteriores ha recomendado extrema prudencia a los franceses que se encuentren en Níger porque, "a tenor de la amenaza terrorista que pesa sobre la región, ningún lugar puede seguir considerándose como seguro".

Más noticias