Público
Público

Sarkozy: "España tiene derecho a estar en el G-20"

Entre los principales acuerdos alcanzados: ampliar la lucha contra ETA y la colaboración "permanente" en materia económica

ANA PARDO DE VERA

El presidente de Francia garantizó ayer a José Luis Rodríguez Zapatero delante de una nutrida asistencia de periodistas que "España estará en Nueva York" en septiembre y lo hará porque es su "derecho". De esta forma, Nicolas Sarkozy aseguraba la continuidad de la asistencia de España a las reuniones del G-20 después de las dudas que provocaron las declaraciones del ministro de Hacienda de Brasil.

Guido Mantenga, en la última reunión de los titulares de Finanzas del G-20 -a la que no fue convocada España la semana pasada-, cuestionó la continuidad de la asistencia de Madrid a los foros de este Grupo.

Sin embargo, ayer, durante la rueda de prensa conjunta con el presidente del Gobierno español, Sarkozy fue muy contundente: "No veo por qué se trataría a España diferente en Nueva York o en Londres". "El tema está zanjado -añadió-. No se va a cambiar a los participantes en Nueva York. Si España estuvo en Londres, también estará en Nueva York". E irá, cree el mandatario galo, porque este país es una de las grandes potencias económicas del mundo y es necesario para este mundo que "exprese su postura" en un momento de crisis global.

El presidente de Francia, tanto durante su intervención en el Congreso de los Diputados como en su comparecencia con Zapatero ante la prensa española y francesa, pidió que se diese a España su puesto fijo en el G-20. "Es un deber de la comunidad internacional", explicó.

Por su parte, el jefe del Ejecutivo español, fiel a su estilo contenido, fue menos contundente que el galo. Zapatero, después de agradecer a Sarkozy su apoyo a las aspiraciones de España, manifestó que el "objetivo" del Gobierno es estar en Nueva York este otoño. El presidente se mostró confiado en las dos reuniones anteriores, de Londres y Washington, consoliden "una presencia lógica". Explicó que el Gobierno ha trabajado en "todos los frentes para lograrlo" y seguirá haciéndolo.

El Ejecutivo es consciente de que Sarkozy seguirá esforzándose por lograr que España tenga al fin un sitio fijo en el G-20 que evite confusiones como la generada por Brasil. Y eso, aseguran fuentes de Moncloa, constituye un "fuerte apoyo". El presidente de Francia fue quien avaló a España para que acudiese a Washington a pesar de George Bush, todavía en la Casa Blanca, "y no creo que sea de los que les gusta dejar las tareas a medias". Si prestó una silla a España para que metiese la cabeza en el G-20, la apuntalará para que no la vuelva a sacar, entienden las mismas fuentes. "Y creemos que eso, junto al trabajo de la diplomacia española y apoyos clave como los de América Latina -incluido Brasil- o Rusia, es definitivo", concluyen en Presidencia.

El presidente del Gobierno español reconoció ante Sarkozy su buena labor al frente de la Presidencia de la Unión Europea (UE). Fue "un gran éxito", dijo, que se debió en gran parte al "liderazgo y determinación" del mandatario galo. Por ello, Zapatero comunicó que había pedido a Francia su apoyo para el turno español de esta Presidencia rotatoria, que corresponde en el primer semestre de 2010.

Sarkozy aseguró al presidente del Gobierno que el apoyo francés será "total" porque "el mundo necesita una España que ejerza sus responsabilidades a nivel internacional". Además, el jefe de Estado francés manifestó su creencia plena en la necesidad de un "eje París-Madrid-Londres", gobierne quien gobierne en España. Hablando de gobiernos, además, ambos líderes manifestaron su convencimiento de que Europa requiere ya uno "económico". Por eso, Zapatero aseguró que su Presidencia de la UE será la de la "recuperación económica" y del desarrollo del nuevo modelo de crecimiento.


La XXI Cumbre hispano-francesa ha concluido con la suscripción de numerosos acuerdos bilaterales, entre los que destacan los destinados a impulsar la cooperación policial y las interconexiones de transporte y energéticas entre los dos países.

- Declaración sobre seguridad interior: se creará un "comité de planificación y coordinación estratégica de seguridad interior" que reunirá semestralmente a los directores generales de las fuerzas de seguridad del Estado para luchar contra el terrorismo y la criminalidad organizada.

La "ejemplar" lucha contra el terrorismo etarra se ampliará así al combate de la "amenaza islamista", del narcotráfico y de la inmigración ilegal.

- Declaración sobre la Presidencia española de la UE: Francia compromete su apoyo a España durante el primer semestre de 2010 y los dos países se fijan como prioridad la salida de la crisis económica, la Unión por el Mediterráneo y la política de defensa común.

-Declaración conjunta del Consejo hispano-francés de Defensa y Seguridad: los dos países apuestan por impulsar la Política europea de Seguridad y Defensa (PESD) y la OTAN mejorando la cooperación entre sus respectivas Fuerzas Armadas.

Se comprometen así, por ejemplo, a impulsar el despliegue de la fuerza de gendarmería europea para la formación de la policía afgana, cooperar en el ámbito de la Protección Civil y a reforzar la lucha contra la piratería en Somalia.

- Declaración común sobre energía: España y Francia ratifican el calendario para la puesta en marcha del proyecto de la nueva línea eléctrica de muy alta tensión en el este de los Pirineos y estudiarán nuevas inversiones para reforzar la capacidad de las dos interconexiones gasísticas del corredor oeste antes de 2012.

- Declaración común sobre infraestructuras y transportes: se fija el objetivo de triplicar el volumen actual de mercancías transportadas por ferrocarril para alcanzar el 10 por ciento del tráfico terrestre, y se confirma el apoyo al desarrollo de las nuevas conexiones ferroviarias en la fachada atlántica y en la mediterránea.

- Declaración sobre cooperación en materia de investigación e innovación: se desarrollarán acciones conjuntas para reforzar la construcción del Espacio europeo de investigación y para impulsar proyectos de investigación en el marco de la Unión por el Mediterráneo.

- Acuerdo de cooperación entre unidades de Protección Civil: quedan fijadas las bases para la colaboración de la Unidad Militar de Emergencias (UME) con el Mando de Formaciones Militares de la Seguridad Civil de Francia.

- Acuerdo sobre las "autopistas del mar": se seleccionan dos proyectos de autopistas del mar entre el puerto de Nantes-Saint Nazare y el de Gijón y entre los puertos franceses de Nantes-Saint Nazare y Le Havre y los puertos españoles de Vigo y Algeciras.

- Acuerdo sobre aeronavegabilidad para el reconocimiento mutuo de los procesos de certificación y calificación de aeronaves militares.

- Acuerdo sobre artefactos explosivos improvisados, para intercambiar información sobre este tipo de bombas de fabricación artesanal. Estos artefactos suelen ser colocados a lo largo de carreteras que utilizan los convoyes militares en países como Afganistán.

Más noticias de Política y Sociedad