Público
Público
Únete a nosotros

Serra ve "modélica" la fusión de las cajas catalanas

El expresidente de Caixa Catalunya elude cualquier tipo de responsabilidad en la crisis que derivó en la nacionalización de la entidad. Denuncia "grandes fallos" de los organismos supervisores en la regulación del sistema fi

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Llegó a la presidencia de Caixa Catalunya, una de las grandes cajas catalanas, en el año 2005 y a los pocos meses, Narcís Serra ya se dio cuenta de que 'la entidad no gozaba del estado de salud' que esperaba. Había una 'excesiva concentración en el sistema inmobiliario' y la tasa de morosidad no dejó de incrementarse durante los primeros años del estallido de la crisis. Ante los problemas acuciantes y, aconsejado por el Banco de España, la caja se convirtió en la primera en afrontar un proceso de fusión acordada en 2009 y consumada el 1 de julio de 2010.

Se creó en 2010 CatalunyaCaixa –con la unión de las cajas de Tarragona y Manresa–, a través de una actuación 'modélica', según ha dicho, pero que tan sólo un año después provocó la nacionalización de la entidad. Una vez nacido el nuevo banco él renunció a presidirlo. Además, en calidad de presidente de la caja ahora fusionada, ha asegurado que no tuvo 'responsabilidades ejecutivas'. Por todo ello Serra ha decidido eludir cualquier tipo de responsabilidad en la nacionalización del banco. Lo ha hecho durante su comparecencia en la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados, reunida extraordinariamente para conocer los detalles de la reestructuración bancaria y el saneamiento del sistema financiero. Su intervención ha sido posterior a las que han protagonizado esta mañana el excopresidente de Novacaixagalicia Julio Fernández Gayoso, y el expresidente de Bankia, Rodrigo Rato, y anterior a la de la exvicepresidenta del Gobierno Elena Salgado

'¿Qué ha sucedido para llegar a estas cifras?', se ha preguntado el también exministro de Defensa en alusión a la situación actual de los bancos españoles, que han tenido que recurrir al rescate por parte de la Unión Europea. Serra considera que se han producido 'malas prácticas' en un modelo hipotecario excesivamente orientado al consumo. 'Hubo fallos en los bancos, en las agencias de rating, en los organismos de supervisión y en la propia teoría económica', ha dicho. El expresidente de Caixa Catalunya se ha explayado a la hora de denunciar los 'grandes fallos' cometidos por los organismos supervisores y reguladores, entre otros las instituciones europeas o el propio Banco de España.

Serra ha criticado la 'permisividad y la complacencia' de todos estos organismos 'ante una burbuja insostenible', y por su 'falta de percepción' de los riesgos sistémicos. Respecto a la entidad que él mismo presidía ha asegurado haber diagnosticado sus principales fallos antes del estallido de la crisis. Así, ha lamentado que ya en 2007 'la tasa de morosidad de la caja era un 50% superior al resto de las cajas'. No obstante, ha atribuido este dato a gestiones anteriores a su llegada. Sí ha considerado que 'la participación excesiva' en el sector inmobiliario por parte de su caja 'era errónea'. No la participación en sí, sino su carácter excesivo.

Preguntado por los diferentes portavoces de los grupos parlamentarios del Congreso, Serra ha asegurado que él es partidario de mantener las cajas de ahorros, como 'elemento diferenciador', ya que beneficiaría al mercado financiero en España. 'Introduce elementos de competencia que sería conveniente e interesante mantener', ha asegurado. 

Serra ha eludido también cualquier tipo de responsabilidad en la emisión de participaciones preferentes porque, ha dicho, cuando él era presidente de Caixa Catalunya –entre 2005 y 2010– no se pusieron en el mercado esos productos de alto riesgo, sino que fue en un periodo posterior. No obstante, ha emplazado a las instituciones europeas a asumir el asunto de las preferentes como un 'problema de justicia social', aunque no ha querido extenderse en la cuestión.

El exministro ve la debacle del sistema financiero español como un asunto de 'responsabilidad muy compartida en los ámbitos de Gobierno del país'. Serra ha evitado, por tanto, señalar con el dedo hacia ninguna institución o personalidad. 'Nos costó ver que venía un tsunami de crisis', ha dicho, 'porque no queríamos verla. 'Costó mucho convencernos de que la crisis era sistémica', ha agregado. Además, ha reconocido que 'es evidente que se ha fallado en el proceso de reforma' del sistema financiero español a tenor de la situación que vive la banca hoy en día. 

Más noticias en Política y Sociedad