Público
Público

Shigeru Miyamoto, Premio Príncipe de Asturias de Comunicación

El creador de Mario Bros y 'padre de los videojuegos modernos' ha sido galardonado por 'excluir de sus creaciones la violencia y por innovar'

PUBLICO.ES / EFE

El japonés Shigeru Miyamoto, creador de sagas de videojuegos como Mario Bros, The legend of Zelda y Donkey Kong e impulsor del Brain Training y la Wii Fit, ha sido galardonado hoy en Oviedo con el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades 2012, han informado fuentes del jurado. Miyamoto, de 59 años y que desde 1977 trabaja para Nintendo, encabezó la terna finalista dada a conocer ayer, martes, por la tarde tras la primera reunión del jurado.

El jurado destaca en su acta que Miyamoto 'es el principal artífice de la revolución del videojuego didáctico, formativo y constructivo'. Además, que es 'diseñador de personajes y juegos mundialmente conocidos y se caracteriza por excluir de sus creaciones la violencia y por innovar con programas y formatos que ayudan a ejercitar la mente en sus múltiples facetas y resultan muy valiosos desde un punto de vista educativo'. 'Miyamoto no solo es el padre del videojuego moderno, sino que ha conseguido, con su gran imaginación, crear sueños virtuales para que millones de personas de todas las edades interactúen, generando nuevas formas de comunicación y de relación, capaces de traspasar fronteras ideológicas, étnicas y geográficas'.

'Me siento muy honrado', ha declarado Miyamoto al conocer la noticia de que he sido elegido para recibir el premio Príncipe de Asturias de la Comunicación y Humanidades. 'La labor de crear videojuegos es, en gran medida, un trabajo en equipo y por este motivo me siento enormemente agradecido'. Miyamoto ha querido recibir el premio 'en representación de mis amigos y compañeros, con los que he creado videojuegos a lo largo de mi carrera'. Y avanza que continuará esforzándome para que los videojuegos sean capaces de ofrecer 'diversión y alegría a personas de todas las generaciones y en todo el mundo'.

Las otras dos candidaturas finalistas de entre las veintiuna que optaban al premio fueron la de la agencia fotográfica Mágnum y la del filósofo parisino y teórico de la educación Edgar Morin.

Más noticias