Público
Público

Turquía y Armenia firman la paz tras 90 años enfrentados

Firman un acuerdo 'histórico' para restablecer relaciones diplomáticas y abrir sus fronteras

PÚBLICO.ES/REUTERS

Turquía y Armenia firmaron ayer un acuerdo para restablecer relaciones diplomáticas y abrir sus fronteras, tras un siglo de hostilidades debido a las muertes masivas de armenios a manos de las fuerzas turcas otomanas durante la Primera Guerra Mundial. Turquía cortó relaciones y cerró su frontera con Armenia en 1993, en apoyo a Azerbaiyán, país de habla turca.

Pero, en una señal de las numerosas dificultades que se prevén para después de su aplicación, la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, tuvo que intervenir en las intensas negociaciones para suavizar los desacuerdos.

El ministro turco de Asuntos Exteriores, Ahmet Davutoglu, y su homólogo armenio, Edward Nalbandian, firmaron el acuerdo mediado por Suiza en una reunión a la que asistieron Clinton, el jefe de Política Exterior de la UE, Javier Solana, el ministro ruso de Exteriores, Sergei Lavrov, y el francés, Bernard Kouchner.

Los parlamentos de Turquía y Armenia ahora deberán aprobar el acuerdo, en medio de la oposición de nacionalistas de ambos bandos y de un grupo en Ereván, que insiste en que Ankara reconozca como genocidio las muertes de hasta 1,5 millones de armenios.

Si el acuerdo entra en vigor, daría a Turquía mayor influencia en el sur del Cáucaso, un importante corredor para el tránsito de petróleo y gas hacia Occidente.

Poco antes de la firma en la Universidad de Zúrich, Clinton ayudó a suavizar los desacuerdos con Nalbandian sobre las declaraciones que serían leídas en la ceremonia. Luego mantuvo una extensa conversación telefónica con Davutoglu antes de volver a reunirse con Nalbandian.

Más tarde, Clinton prometió que EEUU haría todo lo posible para fortalecer el 'hito' que Turquía y Armenia han alcanzado. La secretaria de Estado, quien se declaró 'muy satisfecha' de que los protocolos hayan sido firmados, confesó que ambos países tuvieron preocupaciones que retrasaron la firma del pacto.

La insistencia en Ereván para que Turquía reconozca como genocidio las matanzas de armenios también retrasó las negociaciones de paz, así como una disputa de larga data entre el aliado turco Azerbaiyán y Armenia por el disputado enclave de Nagorno-Karabaj. Los diálogos entre líderes azeríes y armenios respecto a Karabaj finalizaron el viernes sin alcanzar resultados.

El término del estancamiento también podría beneficiar la solicitud de Ankara de convertirse en miembro de la Unión Europea.

Más noticias