La primavera es buena época para coger la brocha o el rodillo y renovar o cambiar la pintura de nuestras casas. Fachadas, balcones, terrazas, paredes de interior… Sin duda, este es el mejor momento si tenemos que hacer reformas en el hogar.

Si nunca te has animado a ello o si, habiéndolo hecho, no logras el resultado esperado, vamos a ayudarte a que pintar no tenga secretos para ti. Anota estos siete trucos de pintura para principiantes y verás que buenos resultados obtienes si los pones en práctica.

Consulta la información meteorológica

Pintar
Fuente: Pixabay/_Alicja_

Puede parecer una tontería, pero es muy importante consultar la información meteorológica antes de pintar. No es recomendable hacerlo ni en días de lluvia ni en días de mucho calor. La humedad no es buena compañera para estas tareas de bricolaje.

Lo mejor es escoger un día seco, de temperatura agradable, en el que podrás dejar abiertas todas las ventanas para que el olor de la pintura no se concentre y las superficies sequen mejor y más rápido. Y, por supuesto, si vas a pintar en el exterior algún mueble, la verja o la fachada, el buen tiempo resulta fundamental.

Utiliza siempre cinta de carrocero

Si quieres pintar de forma precisa y sin manchar, resulta imprescindible la cinta de carrocero; además de cubrir con plásticos o sábanas viejas los muebles, las lámparas del techo y los suelos. Coloca la cinta de carrocero por los marcos de las ventanas, de las puertas, en los bordes de los techos, alrededor de los enchufes y sobre los rodapiés, así como de cualquier otra cosa que corras el riesgo de pintar al pasar la brocha.

Sin duda, toda esta protección para pintar una habitación, por ejemplo, lleva tiempo y resulta tediosa, pero es imprescindible para obtener un buen resultado, no manchar y poder trabajar más rápido. Una vez termines, recuerda retirar la cinta de carrocero antes de que seque la pintura. Si esta ha secado, puedes echar mano de un cúter para separar la pintura.

Elige bien la pintura

Puerta lacada
Fuente: Pixabay/PIRO4D

No olvides informarte sobre los distintos tipos de pintura en el mercado antes de decidirte por uno o por otro. Encontrarás esmaltes, lacas, barnices, pinturas para suelo, pinturas de exterior, pinturas sintéticas, pintura a la tiza… Como bien supones, no todos los tipos sirven para las mismas superficies ni condiciones, así que mira bién qué vas a pintar y qué tipo de pintura necesitas. Escoger la adecuada facilita mucho la tarea a la hora de ponerse manos a la obra y obtener un resultado óptimo.

El color también es fundamental para que el resultado final sea el deseado y te guste. Debes elegir el color teniendo en cuenta que a la luz del día este se va a ver más claro y que, con las luces artificiales, siempre se verá más oscuro. Si dudas, selecciona el color más suave sin temor a equivocarte. Además, cuando estés pintando piensa que al secar, el tono también oscurece. Por eso hay veces que pintamos con tonos vivos intensos y preciosos como naranjas o malvas y luego nos llevamos un disgusto al ver el resultado final.

Perfila los bordes

pintar
Fuente: Pixabay/blende22

Si vas a pintar una superficie amplia o un mueble, comienza siempre perfilando sus bordes con un pincel redondo o una brocha plana. Esto incluye desde las esquinas de las paredes y la parte superior de unión de la pared y el techo hasta el contorno del marco de las puertas, ventanas, enchufes e interruptores, así como sobre los zócalos y cualquier otro rincón a los que el rodillo no podrá llegar.

Primero el techo

Si vas a pintar todas las paredes de la habitación, incluido el techo, debes empezar a pintar primero este. De tal modo, si hay gotas o manchas inesperadas podrás subsanarlas de mejor modo. Una vez tengas listo el techo puedes empezar con las paredes. En todo caso, recuerda tener los recortes o bordes perfilados primero. Cuanto más anchos sean estos, más fácil te resultará pasar el rodillo.

Escurre la pintura

Fuente: Pixabay

Este es otro de esos trucos que parece obvio pero no todo el mundo lo hace. Escurre la pintura del rodillo o del pincel en una cubeta para eliminar el exceso de la misma y no aplicar pegotes o evitar que quede en mayor cantidad en un sitio que otro a la hora de extenderla. Hay cubetas de todos los tamaños y su precio es muy económico, así que no vale la pena prescindir de ella.

Utiliza bastoncillos de algodón

Si tienes que hacer algún retoque pequeño porque ha saltado una pizca de pintura o te ha quedado una zona muy pequeña sin cubrir alrededor de un enchufe, resulta muy práctico y efectivo usar un bastoncillo de algodón para aplicar la pintura. Es precioso y no deja ninguna marca.

Con todos estos consejos, solo tienes que elegir la pintura adecuada, comprar el material necesario y ponerte manos a la obra. ¡Seguro que el resultado será estupendo!

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here