Público
Público

#ElijoQuerer, la campaña que interpela a los hombres contra la barbarie machista

El proyecto busca reinterpretar el icono universal amoroso y contraponerlo a la agresión verbal y psicológica. Un proyecto pionero auspiciado por Programa Contexto que pone el foco en la turbia vinculación entre amor romántico y abuso.

Uno de los carteles de la campaña gráfica '#ElijoQuerer', a cargo de Diego Mir y Luis Demano.

No es fácil disociar la icónica silueta de un corazón de la idea de amor romántico. Está muy presente; la vimos en camisetas y piruletas, en tatuajes y grafitis, alguno incluso la garabateó ensimismado sobre una cuartilla. No es fácil deshacerse de mitologías heredadas, de veleidosos cupidos y de postales hollywoodienses ricas en tortolismo, pero conviene intentarlo. A fin de cuentas del amor romántico al control y la dominación hay solo un paso. Un paso que los diseñadores Diego Mir y Luis Demano han intentado eludir en pro de valores positivos como afecto, cariño o respeto.

La campaña se llama #ElijoQuerer / #TrieVoler y viene auspiciada por el Programa Contexto de la Universitat de València, un proyecto que previene la violencia machista por medio de la intervención con hombres, en colaboración con la Asociación PSIMA y la Vicepresidencia y Consellería de Igualdad y Políticas Inclusivas. Se trata de una campaña pionera porque interpela a los que ejercen la violencia en lugar de a sus víctimas. Una campaña extrañamente pionera que busca ofrecer salidas a la barbarie machista.

"Es una reivindicación que el movimiento feminista lleva mucho tiempo haciendo", explica Luis Demano, coartífice de una cartelería que trata de reinterpretar el icono universal amoroso combinándolo con lágrimas, cinturones o gritos. Una forma de desmontar ese mantra habitual de quien bien te quiere te hará llorar. "Nos pidieron que le diéramos la vuelta, que en lugar de enfocarnos en ellas, en si tienen que ir acompañadas o si han de evitar pasar por determinadas calles, nos centráramos en el agresor, así que es a él a quien nos remitimos". 

Tríptico de la campaña #ElijoQuerer, a cargo de Diego Mir y Luis Demano

Es siempre la mirada la que elige, la que se decanta por una u otra casilla. Así, el receptor tiene en su mano cambiar el Te hiero por el Te quiero. Se le insta a tomar una decisión, transformándolo de este modo en sujeto activo frente a la resolución del problema. "Queríamos destruir esa vinculación simbólica, establecer un límite y fomentar la transformación del acto violento en cariño o respeto", incide Demano. 

Para la elaboración de la campaña ambos creativos presenciaron varias sesiones del Programa Contexto, terapias de grupo cuyo principal objetivo es detener la situación de maltrato y prevenir futuras conductas violentas contra la pareja y los hijos. "Pudimos comprobar hasta qué punto los perfiles de los hombres que maltratan son de lo más heterogéneo, también confirmamos que nuestra idea se entendía bien y que empatizaban con ella". 

Junto a la imagen principal de la campaña que hace hincapié en la agresión verbal y psicológica, Demano y Mir han ido desarrollando derivadas diversas tales como la vigilancia, el control de la intimidad y el no es no. Una línea creativa que pretende ir un poco más allá y apelar a la sociedad en su conjunto, sólo así adoptará una posición activa frente a la violencia machista. "El foco es el hombre, pero no podemos obviar su entorno, es importante que sus allegados se den cuenta de lo que sucede y se impliquen para que el problema se pueda resolver", zanja Demano.