Público
Público

Estreno de 'Red Rocket' Sean Baker: "El sueño americano se ha convertido en un sueño de poder, dinero y fama"

El cineasta refleja en 'Red Rocket' la vida de millones de ciudadanos de la América profunda que han sido una y otra vez olvidados por el gobierno. Estrenada en el Festival de Cannes y presente en San Sebastián, le ha valido el Premio al Mejor Actor en los Independen Spirit.

Una secuencia de la película 'Red Rocket' (Universal Pictures)
Una secuencia de la película 'Red Rocket'. Universal Pictures

"Hacer cine puede ser subversivo y, además, es mi derecho como artista". Eran palabras de Sean Baker en 2017, cuando se reveló como un nombre destacado del genuino cine indie americano con su aclamada película The Florida Project. Entonces eran "personajes en modo supervivencia" que vivían en moteles, igual que ahora lo es Mikey Saber, protagonista de su nueva película, Red Rocket. Un parásito, tramposo y desvergonzado, y también un pobre tipo que no tiene dónde caerse muerto, un ciudadano paradigma de todos los americanos abandonados por los políticos.

Rodada en una pequeña localidad de Texas, la película retrata a estos hombres y mujeres traicionados por la administración Trump y por las anteriores, a los que prometieron y convencieron una vez más de que iban a hacer realidad el sueño americano, y que ahora pelean cada día intentando sobrevivir a esa traición. Todo ello desde la historia de Mikey Saber, una antigua estrella del porno que ha 'quemado' sus posibilidades en Los Ángeles y regresa a su pueblo de Texas.

"La película se desarrolla en un Red State, un estado republicano, porque quiero jugar un poco con ese tema, esa traición. Los personajes de esta historia son todas esas personas a las que no se ha escuchado… y quizás eso provocó un poco lo que pasó luego en las elecciones. Pero no quiero ser ambiguo y no quiero tampoco lanzar un mensaje. El tema está ahí, pero que sea el público el que haga su composición de lugar", dice el cineasta, que acertó de pleno dejando el papel principal de la película en manos del actor Simon Rex.

Los Independen Spirit y la Asociación de Críticos de Los Ángeles le concedieron el Premio al Mejor Actor por su interpretación de este hombre, un canalla que pretende vivir de los demás, concretamente de las mujeres de su entorno. Ahora quiere hacer carrera como representante de una actriz de cine porno, pretende que su ex mujer y su suegra le acojan de nuevo en su casa… Un granuja como lo eran los legendarios estafadores del salvaje oeste americano que vivían de vender brebajes milagrosos que no eran más que engañifas.

Dinero, poder y fama

"Mikey quiere vivir el sueño americano, pero éste ha metamorfoseado, antes estaba centrado en la familia y en ayudar a los tuyos y ahora se ha convertido en un sueño de dinero, poder y quizás fama. Es algo que vemos en las redes sociales todos los días, y que no tengo la sensación de que vaya a desaparecer ni a cambiar tanto con el nuevo gobierno", confiesa Sean Baker, que vuelve a moverse por terrenos del naturalismo para rodar a sus personajes.

El actor Simon Rex y el director Sean Baker, durante el rodaje. (Universal Pictures)
El actor Simon Rex y el director Sean Baker, durante el rodaje. Universal Pictures

Y en esa corriente hermana con el realismo, el cineasta aprovecha magníficamente las localizaciones. "Me las tomo muy en serio, porque siempre pueden llegar a ser otro personaje de la película". Por un lado, Baker investigó y comprobó "que las estrellas del cine de adultos suelen proceder de Ohio, Texas y Florida. Al mismo tiempo quería una comunidad que tuviera una refinería, donde los ciudadanos y su economía dependen de ella, es su forma de subsidio, pero es también lo que les está intoxicando".

Todo EEUU en Texas City

Encontraron el espacio perfecto en Texas City, una ciudad del condado de Galveston, donde vieron un depósito enorme en el que habían escrito: "Texas City, la ciudad del petróleo de EE.UU.". Cuando Baker y el director de fotografía de la película, Drew Daniels, lo vieron, supieron que "esta es la ciudad que tiene que ser". "Sé que suena casi elemental, pero vi todo Estados Unidos en Texas City. Vi el orgullo y la intuición estadounidenses. Incluso el nombre Texas City, para los extraños podría definir todo Texas. La ciudad representa a la nación".

El otro elemento de esta historia es el de la industria del cine porno, una característica que convierte al personaje para muchos espectadores en alguien 'molesto', que es precisamente lo que busca el cineasta con ello. "Quería que se viesen sus errores y por qué toma ciertas decisiones. Da lo mismo si le apoyas o no, el objetivo es intentar entender las circunstancias en las que vive".

Trabajadoras y trabajadores sexuales

Además, desde ese universo Sean Baker refleja la hipocresía americana con el sexo. "El sexo aparece en mis películas porque creo que hay mucho estigma alrededor de él y una de las cosas que me gustaría conseguir con las películas es que desaparezca ese estigma. Los trabajadores y trabajadoras sexuales también son personas que tienen sus derechos y a las que hay que prestar atención. Preparando la película, conocí muchas personas como el personaje de Mickey, que son personas complejas y me daba cuenta de que estaba con ellos y me reía mucho y lo pasaba muy bien, pero luego en mi casa por la noche pensaba que era horrible lo que me habían contado y me preguntaba ¿pero cómo me he podido estar divirtiendo con esta gente?".

"En la industria del cine porno hay personajes que siempre se están aprovechando de otras u otros y haciéndoles daños, y eso era intrigante, me parecía un reto poder tener un personaje así con el que al mismo tiempo el público pudiera empatizar, que no fuera un villano", dice el director, y el actor Simon Rex añade: "Se pone el foco en el lugar equivocado y en Europa tengo la sensación de que son más abiertos con el tema del sexo, pero desde luego en EE.UU., quizá por ser un país más joven, siempre hay problemas cuando hablas de sexo y con la desnudez en la pantalla, y luego no hay ningún problema en mostrar la violencia. De repente ven el culo de un niño y alguien puede quejarse. Ya no estamos en parvulario, debería ser de otra manera. Y después de los años de pandemia, quizás estamos reevaluando las cosas que son importantes para nosotros, a ver si de una vez conseguimos quitarnos ese estigma que hay alrededor del sexo".