Público
Público

Muere Jesús Mariñas a los 79 años

El periodista había anunciado que tenía cáncer hace apenas seis meses.

Jesús Martiñas posa durante la presentación de 'Qué tiempo tan feliz', a 22 de septiembre de 2016, en Madrid (España).
Jesús Martiñas durante la presentación de 'Qué tiempo tan feliz', a 22 de septiembre de 2016, en Madrid. Europa Press

Jesús Mariñas ha fallecido este martes a los 79 años tras pasar más de un mes ingresado en el hospital a causa de un cáncer de vejiga terminal, tal y como han avanzado Diez Minutos y La Razón, medios en los que colaboraba. 

El pasado 31 de marzo, el colaborador de televisión fue hospitalizado en el Ramón y Cajal de Madrid por complicaciones en la enfermedad. Una información que su propio marido, Elio Valderrama, confirmó a distintos medios y programas de Telecinco. 

Hace apenas seis meses el tertuliano hizo público que padecía cáncer. "Soy de otra época y otra mentalidad, me asusta la palabra cáncer (...) pero lo voy a superar", declaraba para Diez Minutos. 

Mariñas alcanzó una gran popularidad por su intervención en programas del corazón, sobre todo de la mano de Maria Teresa Campos, y trabajó en numerosas revistas y programas de radio como El primero de la mañana, en la Cope.

Su salto a la fama se produjo con el estreno de 'Tómbola'

Empezó su trayectoria profesional en A Coruña, de donde era paisano. En particular, trabajando para el diario Ideal Gallego. El periodista se pronunció en varias ocasiones sobre lo encasillado que se sentía viviendo en su ciudad: "Era como vivir en una celda". Con poco más de 20 años, logró una plaza en el periódico El Mediterráneo, en Castelló, y, desde allí, se mudó a Barcelona donde aseguró sentirse "libre".

Pero, sin ninguna duda, su salto a la fama tuvo lugar con el estreno del programa Tómbola. El formato supuso un cambio radical en la forma de ofrecer los contenidos de las noticias del corazón. De alguna manera, si hasta ese momento los personajes eran tratados como en cualquier otro suceso no relacionado con la prensa rosa, Tómbola hizo saltar por los aires esa dinámica dando lugar a debates subidos de tono, con ataques personales que sacaban a la luz las miserias y desdichas de todo el que participaba.