Público
Público

El muñeco que dio nombre a los michelines cumple 120 años

Bibendum, la mascota de la empresa de neumáticos que apareció por primera vez en un cartel en 1898, se ha convertido en un icono popular, que cuenta incluso con una estatua en Jerez

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El logo de la empresa de neumáticos Michelin, con su mascota Bibendum, en una feria automovilística en París. REUTERS

Aunque se ha estilizado a lo largo de sus 120 años de vida, el muñeco Michelin se coló en el diccionario de la Real Academia Española para dar nombre a las lorzas, algo que no hizo mucha gracia a sus creadores, además de convertirse en un icono sobre el que han trabajado reputados artistas y diseñadores.

A los hermanos André y Eduard Michelin, que en 1889 fundaron la empresa de neumáticos que lleva su nombre y en 1900 la hoy famosa Guía Michelin, con 23 ediciones internacionales, se les ocurrió la idea de crear un símbolo para su compañía contemplando unas ruedas apiladas que les recordaron la figura de un hombre gordito.

Sería el ilustrador Marius Rosillon, conocido como O'Galop, quien daría forma al orondo hombre neumático blanco (entonces las ruedas se vendían envueltas en papel de seda de ese color), que apareció por primera vez en 1898 en un cartel publicitario titulado Nunc est bibendum (ahora bebamos, en latín, en referencia a un poema de Horacio). Había nacido Bibendum, el muñeco Michelin, Bonhomme Michelin en francés o Michelin Man en inglés.

Primer cartel de Bibendum creado por O'Galop en 1898

Su debut en tamaño completo en el pabellón de la firma en la primera edición del Salón del Automóvil de París supuso el inicio de una carrera de popularización mundial que le llevó a ser elegido como el mejor icono de marca de todos los tiempos por el Financial Times en 2000 o definido por Dalí, que tenía varios modelos en su casa de Portlligat (Girona), como la obra comercial casi perfecta.

Grandes nombres de la publicidad y la cartelería contribuyeron a su fama. Hautot, Grand Aigle, Riz, Cousyn y René Vincent le confirieron personalidad humana y expresividad hasta que en 1920 Michelin Francia empleó a sus propios artistas a jornada completa en su Estudio de Diseño para estandarizar su representación.

Evolución de Bibendum, la mascota de Michelin.

Bibendum evolucionó al ritmo del tiempo para estar siempre a la moda: si nació cuando sólo los adinerados podían conducir y se adornó con monóculo y puro, se rodeó de aeroplanos cuando comenzó la aviación, se casó en 1952 en el Salon de l'Auto de París y apareció con un diseño de alta tecnología en 3D en 2000, aunque siete años después volvió a las dos dimensiones.

Durante ese tiempo se fue estilizando su figura, lo que no impidió que la palabra michelín entrase en el diccionario de la Real Academia Española como definición de "lorza"; cuentan desde la compañía que al bisnieto de los fundadores no le hizo mucha gracia esta asociación de ideas.

Una postal de 1920 de tres hombres disfrazados de Bibendum, la mascota de la firma Michelin. AFP

Bibendum ha protagonizado tiras cómicas, vidrieras, sellos, carteles, postales, llaveros, pins, juegos de cartas y calendarios, ha aparecido en las viñetas de Astérix y Obélix encarnando a un vendedor de carretas y fue un héroe que combatió al malvado Ronald McDonald en el cortometraje animado francés Logorama, que ganó un Óscar en 2010.

También se le han dedicado exposiciones, siendo una de las más importantes la organizada con motivo de su centenario, que itineró por medio mundo, o la que repasa su evolución y que puede visitarse hasta diciembre en L'Aventure Michelin, el museo de la compañía en la localidad francesa de Clermont-Ferrand.

Monumento a Michelín en Jeréz de la Frontera. EL VIAJERO

El muñeco Michelin, que incluso cuenta con esculturas como la que adorna una plaza de Jerez (Cádiz), es perseguido por coleccionistas y son muchos los restaurantes reconocidos con las estrellas de la guía roja que los exhiben en sus instalaciones.

Conscientes de su éxito, la compañía ha vuelto a editar los Bibendum diseñados para la parte delantera de los camiones, que se cotizaban al alza en el mercado de coleccionistas.

Bibendum tuvo la celebración de sus 120 años, tarta incluida, en la pasada edición de las 24 Horas de Le Mans, donde el público le cantó el cumpleaños feliz y demostró su cariño a un icono internacional y longevo.