Público
Público

Los gritos de apoyo a Felipe VI se imponen al lema del homenaje por los atentados del 17A: 'Barcelona, ciudad de paz'

Familiares de las víctimas y personalidades políticas participan de la entrega floral de las Ramblas de Barcelona y en el acto central de la Plaza de Catalunya

Publicidad
Media: 1
Votos: 3

El rey Felipe VI durante el acto 'Barcelona Ciudad de Paz', celebrado en la Plaza de Catalunya, en conmemoración del primer aniversario de los atentados en Las Ramblas de Barcelona y en Cambrils. EFE/ Enric Fontcuberta.

La presencia del rey Felipe VI en el acto en homenaje a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils no ha pasado desapercibido. Una pancarta, con la imagen del monarca del revés, ha aparecido colgando desde la fachada de uno de los edificios de la plaza de Catalunya, donde se puede leer The Spanish king is not welcome in the Catalán Countries, es decir, "El rey español no es bienvenido en los Países Catalanes ".

Los Mossos han intentado retirar la pancarta desde la azotea del edificio descendiendo con cuerdas, ya que ha sido colgada de manera legal desde un piso que lo ha permitido.

Los Mossos sólo han conseguido descolgar la esquina donde se ve la imagen del rey, pero han desistido antes de conseguir sacar toda la pancarta. A primera hora de la mañana, un grupo de personas se han concentrado ante el edificio con banderas españolas.

Durante el homenaje a las Ramblas, también se ha podido ver otra pancarta: "Sus guerras, nuestras muertes". Los familiares de las víctimas han depositado flores blancas y azules sobre el mosaico de Joan Miró del céntrico paseo barcelonés. En un segundo plano, el presidente del Gobierno, Quim Torra, el presidente del Parlament, Roger Torrent, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, el teniente de alcalde, Jaume Asens, la delegada del Gobierno en Catalunya, Teresa Cunillera, y la pareja del exconsejero Quim Forn, Laura Masvidal, quien anunció que participaría del acto institucional en su representación.

De izquierda a derecha, el presidente del Parlament, Roger Torrent, el de la Generalitat, Quim Torra, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y la delegada del Gobierno en Catalunya, Teresa Cunillera, en la ofrenda floral en Las Ramblas de Barcelona, en recuerdo de las víctimas del atentado del 17-A. REUTERS/Albert Salame

Paralelamente a los actos institucionales, los CDRs han convocado una manifestación desde el lado mar de las Ramblas para protestar contra la presencia de Felipe VI, que ha terminado en el mosaico de Joan Miró. Se ha tratado de una marcha silenciosa, que también ha contado con la participación de la CUP, que terminó con momentos de tensión al encontrarse en la fuente de Canaletas con otro grupo de personas concentrado en apoyo al rey.

Homenaje en la Plaza de Catalunya

Los actos de homenaje a la Plaza de Catalunya han comenzado a las diez y media. La llegada del rey Felipe VI, acompañado del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la presidenta del Congreso, Ana Pastor, se ha recibido con gritos de apoyo al monarca entre una parte de los asistentes, tales como "No estás solo" y" Viva el rey ". Otra parte del público ha pedido silencio. El acto lo ha presentado la periodista Gemma Nierga.

Al llegar, el monarca ha saludado a Laura Masdival, pareja del exconsejero encarcelado Joaquim Forn, que se encontraba junto al president dela Generalitat, Quim Torra. El acto también ha contado con la presencia de los miembros del Ejecutivo catalán, todos con el lazo amarillo. La simbología política se ha reducido a la máxima expresión, sin embargo, con escasas banderas españolas entre los asistentes.

Viste general de la ceremonia de homenaje y recuerdo a las víctimas de los atentados de Las Ramblas y Cambrils, en en la barcelonesa Plaza de Catalunya. REUTERS/Albert Salame

Durante la ceremonia, se ha leído un texto de John Donne, Devociones sobre situaciones inesperadas, en las ocho lenguas de las víctimas del 17-A. Luego, alumnos y profesores del conservatorio municipal de música de Barcelona han interpretado cuatro canciones: Imagine, de John Lennon; Somewhere over the raimbow, que hizo famosa Judy Garland en la película El Mago de Oz;  Hallelujah, de Leonard Cohen; y Qualsevol nit pot sortir el sol, de Jaume Sisa, que ha cerrado el acto.

Al finalizar el acto, se han oído algunos gritos que recuperaban el "No tengo miedo" del año pasado, pero las consignas a favor del monarca han impuesto al lema oficial del acto, Barcelona, ​​ciudad de paz".

En declaraciones a TV3, el presidente del Parlament, Roger Torrent, ha querido remarcar que los protagonistas del acto de homenaje han sido la familias de las víctimas, aunque también ha dedicado palabras a los políticos catalanes presos: "Son precisamente ellos quienes gestionaron aquella crisis. Nos deberían poder acompañado, pero ahora son injustamente a prisión".

Torra: "La democracia siempre doblega al terror"

A primera hora de la mañana, el president Torra hecho una declaración institucional desde el Palau de la Generalitat, en la que ha destacado que la democracia "siempre doblega el terror y la barbarie se produzca donde se produzca".

El rey Felipe VI saluda al presidente de la Generalitat, Quim Torra, a su llegada a la plaza de Catalunya para presidir los actos de homenaje a las víctimas en el primer aniversario de los atentados del 17 de agosto en Barcelona y Cambrils. EFE/Casa de S.M. el Rey/Francisco Gómez

El president, que ha comparecido junto a los miembros del Govern en la galería gótica del Palau de la Generalitat, ha dedicado sus primeras palabras para expresar su "recuerdo, apoyo y solidaridad" hacia las víctimas y ha reconocido el trabajo de los profesionales que participaron del dispositivo.

Un reconocimiento que, "de una manera especial", es para "todos los trabajadores sanitarios, de los servicios de emergencias y los miembros de la policía de la Generalitat y los responsables que dirigieron el complicado operativo de aquellos días, con el mayor Josep Lluís Trapero y el conseller Joaquim Forn, hoy injustamente en prisión, al frente", ha dicho Torra.

Más noticias en Política y Sociedad