Público
Público

Museos contra el Brexit Los museos de Londres no quieren ver el brexit ni en pintura

No poder contratar personal de países europeos, el coste que les supondría traer obras de arte con los nuevos impuestos y la caída de visitantes podría obligar a algunos museos de Reino Unido a tener que cerrar temporalmente si no se alcanza un acuerdo para el Brexit.

Publicidad
Media: 5
Votos: 4

El interior del British Museum. Dylan Martinez/Reuters

La exposición de Ribera en la Dulwich Picture Gallery es uno de los éxitos de la temporada en Londres. Sin embargo, la mayoría de las obras que atraen estos días al público y que han llegado desde países europeos como España o Francia, habrían tenido muy difícil venir a un Reino Unido fuera de la UE.

La razón es sencilla: el préstamo de obras de arte entre países miembros de la Unión es relativamente sencillo y económico. Pero si el Reino Unido sale del club de los 27 sin acuerdo, cualquier cesión tendrá automáticamente sus correspondientes impuestos de exportación.

El Victoria & Albert Museum, una de las mayores instituciones culturales del mundo en cuanto a organización de exposiciones, ha echado cuentas y sus responsables se han llevado las manos a la cabeza: calculan que los nuevos impuestos de importación que entrarían en vigor para Reino Unido podrían suponerles una factura de más de 28 millones de euros.

En declaraciones a Público, los responsables de la National Gallery también valoran dramáticamente que la situación actual pueda cambiar: "Es crucial que los museos y galerías del Reino Unido sigan compartiendo colecciones y experiencias tanto a nivel nacional como con otros museos europeos. Los museos del Reino Unido se han beneficiado enormemente de ambiciosas exposiciones conjuntas, procesos simplificados para el préstamo de obras de arte y proyectos de investigación transfronterizos financiados conjuntamente".

Los museos británicos llevan meses temiendo esta situación. Y justo ahora, coincidiendo con la incertidumbre política en torno al Brexit, han salido a la luz los memorandos secretos elaborados por varias instituciones culturales británicas. En estos informes alertan de los riesgos a los que tendrían que hacer frente a partir del próximo 29 de marzo de 2019 si Reino Unido abandona la UE sin haber llegado a un acuerdo. Sería el principio de un nuevo escenario con nuevas reglas de juego y todas en su contra.

Nuevos costes

"Nuestra capacidad para celebrar exposiciones de éxito teniendo que pagar derechos de importación sería realmente problemática"

El informe del V&A pone como ejemplo de exposición que se hubiera podido ver claramente mermada la que el museo dedicó a David Bowie en 2013 y que viajó por todo el mundo, incluido el Museu del Disseny de Barcelona. Su director, Tristram Hunt ha declarado al diario británico Evening Standard: "Nuestra capacidad para celebrar exposiciones de éxito teniendo que pagar derechos de importación sería realmente problemática. Promover el poder y la influencia británicos a través de exposiciones como ésta se vería seriamente comprometida".

El organismo que engloba a los museos de Greenwich se suma también a la alerta ante una salida caótica de la Unión Europea. Dicen que en su caso el coste de traer obras de arte de otros países se podría llegar a multiplicar por dos. Y desde National Museums Liverpool aseguran que sus operaciones ya se están viendo afectadas por la situación actual y advierten de que, además de al precio del traslado, los problemas de visas y aduanas podrían afectar también a los tiempos de recepción de obras que ya tenían previsto traer.

Pérdida de trabajadores

Otro de sus grandes temores es la pérdida de empleados. El 44% del personal de servicio al cliente del V&A son ciudadanos de la UE que no podrían seguir trabajando en el país. Los responsables de esta institución advierten de que si tienen que prescindir de ellos, podrían verse obligados a cerrar las puertas del museo temporalmente: "Lucharemos para mantener el museo abierto al público en el corto plazo", mantienen. Aunque ya adelantan que el no poder contratar a trabajadores de otros países europeos les generaría tantos problemas que la inauguración de la nueva sede que tienen previsto abrir en Stratford también podría verse afectada.

El National History Museum no ha querido entrar en detalles sobre las consecuencias que una salida no negociada tendría para ellos: "No hablamos de ningún tema relacionado con el Brexit", ha declarado a Público. Sin embargo, sí han hecho cálculos: el fin de la libre circulación de trabajadores les obligaría a prescindir de 150 empleados.

Pérdida de visitantes

El propio National History Museum apunta otro motivo de preocupación: si el número de turistas que visitan el país disminuye podrían perder el 15% de sus visitantes. Algo que desde el V&A intentan hacer ver que no es sólo un problema que les afecte a los museos sino a todo el país: "Es malo para la economía de Londres. Cuatro de cada cinco visitantes a Londres vienen por la cultura, y son atraídos por grandes museos y exposiciones de clase mundial. También es potencialmente perjudicial para la influencia británica en el extranjero".

Son los mismos visitantes que ahora durante sus vacaciones también visitan el British Museum o la National Gallery. No hay duda de que todos están a estas horas más pendientes que nunca de lo que pueda pasar.