Público
Público

Más de doscientas personalidades de la cultura firman un manifiesto "por un gobierno de progreso" 

"Los problemas de millones de personas no se detienen a la espera de que los partidos hagan su trabajo". Bajo esta premisa, el texto hace hincapié en la necesidad de un acuerdo de gobierno entre las dos principales fuerzas de la izquierda.

Publicidad
Media: 4.60
Votos: 15

Sánchez e Iglesias en un encuentro reciente.- EFE

Con las negociaciones políticas estancadas, el mundo de la cultura ha decidido pronunciarse a través de un manifiesto que aboga por "un gobierno de progreso". Personalidades de la talla de Javier Bardem, Manuel Rivas, Bob Pop, Icíar Bollain, Ana Pardo de Vera, Luis García Montero o Santiago Auseron, entre muchos otros, han querido unir fuerzas en pro de un acuerdo entre PSOE y Unidas Podemos porque "los problemas de millones de personas no se detienen a la espera de que los partidos hagan su trabajo".

Bajo esta premisa, el texto hace hincapié en la necesidad de un acuerdo de gobierno entre las dos principales fuerzas de la izquierda española, alegando que "nadie obtuvo mayoría suficiente como para gobernar en solitario y encuestas posteriores insisten en que la gente prefiere que haya acuerdos entre progresistas". Se trata, según los firmantes, de dar respuesta cuanto antes a los problemas de millones de personas, una situación de emergencia que sigue "a la espera de que los partidos hagan su trabajo".

"Somos muchos quienes estamos preocupadas y preocupados por los desahucios que no cesan, por la precariedad laboral, por el precio del alquiler, por la pobreza infantil, por la ley mordaza y sus limitaciones a la libertad de expresión y creación, por la brecha salarial entre hombres y mujeres, por la violencia de género, por la crisis social y ecológica, por la creciente desigualdad entre quienes más tienen y quienes tienen menos, por los derechos LGTBI, por la cultura, la sanidad y la educación y por las crisis territoriales", detallan los firmantes. 

La carta pública desliza un horizonte poco halagüeño en el que la extrema derecha podría alcanzar mayores cotas de poder. Para evitar esta situación, los firmantes hacen un llamamiento a la colaboración entre las fuerzas progresistas. "No existe ningún bloqueo numérico ni ningún empate catastrófico que justifique poner sobre la mesa nuevos comicios. No hay ningún argumento razonable que valide la renuncia a gestionar el resultado de unas elecciones que han abierto la posibilidad a un gobierno que amplíe derechos construyendo nuevos horizontes de igualdad y justicia social".

El manifiesto concluye con una llamada a "la seriedad, la generosidad y la altura de miras" entre ambas formaciones, un enésimo intento que "desde el reconocimiento y el respeto mutuos" lleve a buen puerto las negociaciones ya que "el futuro de nuestra democracia lo exige".