Público
Público

Las salas de cine rezan por un taquillazo

La cascada de aplazamientos, con la última entrega de Bond a la cabeza, sitúa a los exhibidores en una situación complicada. Desde la Federación de los Cines de España, piden una "excepcionalidad" en los estrenos.

Una mujer reza frente a un cartel publicitario que presenta a Daniel Craig en la nueva película de James Bond.- AFP
Una mujer reza frente a un cartel que presenta a Daniel Craig en la nueva película de James Bond.- AFP

La gran esperanza para las salas de cine no resultó se lo que se esperaba. El cabo al que se encomendó el sector para ponerse a salvo de la tormenta perfecta, en realidad era un flotador a medio hinchar. Hablamos, cómo no, de Tenet, la última de Christopher Nolan a la que ya muchos tildan de fracaso y que, lo sea o no, ha sido incapaz de satisfacer las expectativas generadas. Que no son pocas.

Las salas de cine andan en vilo ante una situación que se antoja comprometida. A las obligadas reducciones de aforo en pro de la prevención, habría que añadir ahora una evidente falta de compromiso por parte de las majors, las grandes productoras cinematográficas. No en vano, Universal acaba de anunciar el aplazamiento de otro de esos estrenos esperados como agua de mayo para revitalizar un sector que no vive su mejor momento. Es el caso de No Time to Die, la última entrega de Bond, cuyo estreno se ha vuelto a aplazar hasta el 2 de abril de 2021.

El esperadísimo lanzamiento del agente británico, que ya se pospuso en marzo pasado y cuya cancelación dio paso a una cascada de aplazamientos, deja ahora a los cines sin ninguna superproducción a la vista para otoño. De hecho, a la de Bond, habría que sumar la decisión de Disney de reservar también para el próximo año Viuda negra (Black Widow) y la nueva versión de West Side Story, rodada por Steven Spielberg. Por no hablar de Mulan, que fue llevada directamente al VOD (pago por visión).

"El principal problema al que nos enfrentamos no es tanto la reducción de aforo como el hecho de que no hay películas que ofrecer a los espectadores, tenemos constancia de que existe una demanda real y sin ese blockbuster americano se lastra la recuperación", explica Borja de Benito, portavoz de la Federación de los Cines de España (FECE). Una superproducción que no termina de llegar y, entretanto, la pandemia que no cesa y el patio de butacas salpicado de espectadores.

"Necesitamos que se promueva una cierta singularidad, si Europa está preparada para recibir un estreno, se ha de suministrar el producto independientemente de cómo esté la pandemia en EEUU; la estrategia de estrenar al mismo tiempo en todo el mundo nos puede llevar a la ruina", apunta De Benito. A grandes males, grandes remedios, o dicho de otro modo; si la situación es excepcional, ¿por qué no poner en marcha una estrategia excepcional?

El 'streaming' no es el problema

En cuanto a la posible merma de asistentes que podría implicar el auge del vídeo bajo demanda, e incluso la apuesta por lanzamientos en este tipo de plataformas, De Benito prefiere ser cauto: "No hace tanto daño como habitualmente se cree, hemos comprobado que el consumidor de plataforma es, también, consumidor en pantalla grande, de hecho el año pasado alcanzamos nuestro mejor dato de espectadores en los últimos 10 años". 

Se basa De Benito en un estudio realizado por la FECE, fechado en 2019, según el cual los jóvenes menores de 25 años son los que más acuden a las salas de cine en España, en concreto 7,4 de cada 10 asiste al menos una vez al mes. Pero además, ese mismo grupo de edad es un gran consumidor de vídeo bajo demanda –Netflix, Filmin, Movistar o HBO–, de tal forma que hasta un 80% de estos jóvenes afirman tener una suscripción a una de ellas.