Público
Público

Series ‘Mindhunter’ ficha a Manson y El Hijo de Sam en su segunda temporada

El tándem formado por los agentes Ford (Jonathan Groff) y Tench (Holt McCallany) regresa hoy a Netflix con varios de los casos más mediáticos de la crónica negra de Estados Unidos como parte de su trama de investigación.

Publicidad
Media: 2.75
Votos: 4

‘Mindhunter’ / Netflix

Asesinos en serie, violencia extrema, agentes del FBI, la cara más retorcida del ser humano… y David Fincher. La fórmula que planteaba Mindhunter, serie creada por Joe Penhall basada en el libro Mind Hunter: Inside The FBI’s Elite Serial Crime Unit (Mark Olshaker y John E. Douglas), nunca fue revolucionaria, pero sí lo suficientemente calibrada y elaborada como para que el resultado de su primera temporada la convirtiese en una de las mejores series de 2017. Pese a eso, la segunda llega este viernes casi dos años después, sin apenas promoción por parte de Netflix, sin acceso a los medios para poder hacer críticas previas al estreno y con una información sobre el contenido reducida.

Aviso: El texto contiene spoilers sobre la primera temporada.

Mucho de lo que se sabe de esta nueva tanda de episodios, que estará compuesta de nueve y no de diez como la primera, procede de cómo se desarrolló y acabó la anterior, de los frentes que se dejó abiertos, de lo que ya se apuntó y de las sospechas/teorías que ha confirmado el tráiler. Mindhunter terminó con una escena brutal en cuanto a tensión, argumento y carga emocional en la que su protagonista, Holden Ford (Jonathan Groff), colapsaba. Era de esperar que ocurriese. Porque, más allá de la evidente fascinación que despiertan en él la inteligencia y la habilidad para el horror de los asesinos a los que estudia, era necesario descubrir que su capacidad para tragar con todo eso tenía un límite.

Asesinos en serie, violencia extrema, agentes del FBI, la cara más retorcida del ser humano… y David Fincher

Su evolución como personaje -magníficamente escrita e interpretada- es un auténtico ascenso al paraíso y posterior descenso a los infiernos. En su arco pasa de ser un joven impetuoso en lo laboral pero algo torpe en las relaciones sociales -“encantador y curioso”, dice de él su pareja- a un experto en la materia que le ocupa con un ego desmedido alimentado por el éxito de sus teorías y métodos, cuestionables para muchos. Pero cuando sale de ese encuentro forzado con su “amigo” Ed Kemper (Cameron Britton) al que acude perdido después de ver cómo su compañero (Bill Tench/Holt McCallany), su novia (Debbie Mitford/Hannah Gross) y sus mandos en el FBI le dan en cierta manera la espalda, lo hace desmoronado por completo. Ni él entiende por qué ha ido hasta allí, qué buscaba con ello. Al sentirse amenazado y minúsculo al lado de ese asesino en serie con el que tanto ha conversado y al que tanto ha analizado su mente dice ‘hasta aquí’ y se viene abajo. 

Ahora, en la segunda temporada, los guionistas tienen el trabajo de recoger los pedazos que quedan de Ford tras su ataque nervioso y recomponerlo como agente, como compañero y como persona. Su desmoronamiento es solo una parte de la sacudida recibida por esa Unidad de Ciencia del Comportamiento creada en los setenta que ha llamado la atención demasiado y que se encuentra bajo la lupa de los de arriba. Esconder aquella cinta para tapar las maneras de Ford en aquel interrogatorio no fue lo más acertado. Las consecuencias han de llegar. Cómo lo hagan, se verá.

Sobre el futuro de esta unidad y su trabajo, en el tráiler se apunta a que contarán con una ayuda extra que dará un empujón a una investigación orientada a entender cómo funciona la mente de un asesino en serie sin más móvil aparente que la propia satisfacción para poder capturar a otros de su misma especie. Según ha explicado estaba misma semana Groff en una entrevista en The Tonight Show Starring Jimmy Fallon, si la primera temporada se centró en la construcción de esa división especial del FBI, en la segunda ha llegado la hora de aplicar lo aprendido sobre el terreno. En este sentido será importante la incorporación que se avanza en el mencionado tráiler de alguien del que se dice que “quiere ampliar la unidad y poner en práctica nuestro enfoque”. El personaje, sin nombre de manera oficial, está interpretado por Michael Cerveris (Septiembre/El Observador de Fringe), quien le pondrá a Ford el caramelo en la boca que estaba esperando: Charles Manson.

‘Mindhunter’ / Netflix

Manson, El Hijo de Sam… nuevos sujetos de estudio

Un terreno, el del desembarco de uno de los asesinos en serie más mediáticos de la historia de Estados Unidos, que se fue preparando en los diez episodios emitidos en 2017. Se le mencionaba en alguna conversación y se apuntaba a que lo tenían a él y a David Berkowitz (El Hijo de Sam) en la lista de futuros entrevistados. A Manson lo interpreta Damon Herriman, que repite personaje tras darle vida en la última de Quentin Tarantino, Érase una vez en… Hollywood, que casualmente se estrena también esta semana.

Si la primera temporada se centró en la construcción de esa división especial del FBI, en la segunda ha llegado la hora de aplicar lo aprendido sobre el terreno

El segundo es, precisamente, el germen del interés por los asesinos en serie de Ford. Su nombre, el de Berkowitz, es el que escuchaba en una clase ajena en Quantico y el que despertaba la llama. De El Hijo de Sam, del que se hablaba en aquella lección a futuros agentes del FBI, basta con saber que actuó entre 1975 y 1977, confesó varios asesinatos y que en una de sus primeras declaraciones, de la que luego se desdijo, aseguró que había cometido los crímenes siguiendo las órdenes de un demonio encarnado en el perro de su vecino.

Más presente en los primeros capítulos estuvo -se le veía en varias escenas aunque no llegaban a cruzarse con él-, el conocido como BTK, sobrenombre que responde a las siglas Bind, Torture y Kill (Atar, torturar y matar). Su nombre real es Dennis Rader, está interpretado por Sonny Valicenti y al final de la temporada aparecía en pantalla quemando varios dibujos y esquemas de sus crímenes. Actuó en los setenta y se le acusó de torturar y asesinar a al menos 10 personas. Detener a BTK será, según ha adelantado a Entertainment Tonight McCallany, la obsesión de Tench, que quiere evitar a toda costa que vuelva a matar y hace equilibrios para ser un buen esposo, padre y agente.

‘Mindhunter’. / Netflix

¿Es la de Atlanta la trama central?

Además de estos tres asesinos en serie y del regreso de Ed Kemper, la trama central de la nueva temporada parece que podría ser, a tenor de lo visto en el tráiler, la de los conocidos como asesinatos de Atlanta o los asesinatos de los niños de Atlanta, que se produjeron en Georgia entre 1979 y 1981. Solo cinco de los 28 cuerpos encontrados eran mayores de edad y ninguno de ellos tenía más de 30. De ahí el nombre del caso. A Wayne Williams se le juzgó y declaró culpable de dos de las muertes, pero se cree que pudo ser también responsable del resto.

Otra de las líneas argumentales que se desprenden del tráiler es que la relación entre Ford y Tench, que nunca fue del todo fluida, no atraviesa su mejor momento y que el segundo tiene problemas personales que afectan a su trabajo. Lo segundo lo ha confirmado el actor que da vida a Tench. También es de esperar y deseable que con la Unidad creciendo y aumentando el número de sujetos de estudio gane más protagonismo el personaje de la psicóloga Wendy Carr (Anna Torv), secundaria pero clave en la primera temporada.

En cuanto a la implicación de Fincher como director -además de como productor-, en esta ocasión dirige solo dos capítulos y no cuatro. A saber, el primero y el último. El resto se los reparten entre Andrew Dominik y Carl Franklin a razón de dos y cuatro respectivamente.

‘Mindhunter’ / Netflix