Público
Público

The Enemy Within Morris Chestnut ('The Enemy Within'): "En la CIA son los cowboys del mundo de los espías"

Calle 13 estrena esta noche ‘The Enemy Within’, un thriller basado en el idea del enemigo dentro que aborda temas como el patriotismo, la paranoia, la ética y los límites de la moral individual.

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3

A la izquierda, Morris Chestnut; en el centro de la imagen, Jennifer Carpenter. Escena de The Enemy Within, la nueva serie de Calle 13.

Adentrarse en el mundo de la CIA y del FBI es un planteamiento recurrente tanto en el cine como en las series. Agentes íntegros, sin mácula, que se dejan la piel por salvaguardar la seguridad de unos compatriotas que nada saben de lo que sacrifican para conseguirlo, de lo que hacen en las sombras. O lo contrario, corruptos y traidores a su patria que se venden al mejor postor o a intereses propios. The Enemy Within, creada por Ken Woodruff y protagonizada por Jennifer Carpenter y Morris Chestnut, profundiza en los límites que marcan la ética y el sentido del deber hacia un país abordando la paranoia del enemigo en casa.

Chestnut, que habló con Público a su paso por Madrid para presentar la serie que hoy estrena Calle 13, definió The Enemy Within como "muy rápida, un thriller psicológico con mucho corazón, con mucha emoción. Lo que creo que nos hace diferentes son los personajes. Muchas veces las series se dejan llevar por el crimen. En este caso priman los personajes y no el crimen".

Se refiere, especialmente, al suyo y al de Carpenter, cada uno situado a un lado de la línea de la moralidad y con una ética muy distinta. Sin embargo, de su entendimiento puede nacer el éxito de su misión: frenar a uno de los enemigos más peligrosos y temidos de Estados Unidos. Chestnut interpreta al agente del FBI Will Keaton, un hombre recto y correcto que no puede perdonar una traición.

"Hay tanto secretismo alrededor del FBI y la CIA…, creo que las series abren un poco la cortina y nos dejan ver algo"

Al otro lado, la que fuera Debra Morgan en Dexter se mete en la piel de Erica Shepherd, una agente de la CIA que traicionó a su país y que es odiada por todos.
Pero, en un mundo en el que el peligro invisible acecha en cada esquina, a Keaton no le queda más remedio que aliarse con Shepherd. La combinación de ambos personajes enfrenta a dos agencias que, siendo parte de un mismo entramado, son muy distintas en sus métodos, en los límites éticos que se marcan y a las que no gusta trabajar juntas. En este sentido, Morris reconoce que "el FBI y la CIA normalmente no se llevan muy bien" y que existe una diferencia esencial entre unos y otros. "La CIA tiene menos reglas que tienen que seguir, son más bien los cowboys del mundo de los espías. El FBI es más estricto, tiene más marcas", resume.

Quizá por eso adentrarse en su estructura, en cómo funcionan por dentro y cómo actúan fuera, sea lo que tanto interés despierta en el espectador y fomenta que haya tantas series con agentes como protagonistas. La explicación a ese amplio menú de ficciones sobre la CIA, el FBI o ambos se debe, según el protagonista de una de ellas, a "la intriga sobre lo que no sabemos. Hay tanto secretismo alrededor del FBI y la CIA…, creo que las series abren un poco la cortina y nos dejan ver algo".

Los tres temas de 'The Enemy Within'

En The Enemy Within conviven tres temas de vital importancia para el devenir de la historia que quiere contar. Por un lado está la paranoia del enemigo dentro, infiltrado y que nadie sabe quién es pero todo el mundo tiene la sensación de que está ahí. Algo que alimenta el secretismo, el estado de alerta continuo y la desconfianza en quien se tiene al lado. Ocurre en esta producción, pero también fuera de ella, en el mundo real. "Me temo que es más que en la serie, que es un reflejo de la sociedad, donde estamos hoy en día. Tenemos cámaras en todas partes, no sabes en quien confiar, la verdad", apunta Chestnut.

El segundo asunto sería el patriotismo; qué se entiende como tal y como algunos personajes ven violado su sentido del deber por cómo actúan otros, los de su alrededor. Para Chesnut, el patriotismo "se define de formas distintas. Es la lealtad, la alianza, lo que un individuo cree que es Estados Unidos. Y a veces que hay gente que piensa de una manera distinta a la de otros en cuanto a lo que significa. Es una pregunta individual".

Por último, plantea el tema de la ética, de la moral y de dónde se sitúa el límite entre el bien y el mal. Shepherd traicionó a su país por lo que ella consideró una buena razón y con su decisión pone sobre la mesa la idea de si la vida de una persona vale más que la de otras. Por su parte, Keaton debe tragarse el rencor y el odio que siente hacia la que fue la culpable de la muerte de su prometida por el bien común. Sus enemigos no entienden de límites y quienes están dentro de la ley deben ser "más creativos" en sus métodos para tener éxito.

Encontrar el equilibrio entre el deber para con la familia y amigos y el trabajo no es fácil para ninguno, como tampoco lo es resolver en enigma de las motivaciones que llevan a una persona a actuar de una manera u otra. "Es la parte gris de la serie, lo que yo destacaría de todos los trabajos, de la política, es que al final trata del individuo. Por ejemplo, un político. ¿Es político porque quiere hacer el bien para su país, para sí mismo o es una combinación de ambas?", se pregunta el protagonista de The Enemy Within.