Público
Público

Balón de Oro ¿Quién es Alexia Putellas?

Era la única niña que jugaba al fútbol en el patio del colegio. Su talento y su pasión hacen de la centrocampista del Barça un referente para otras futbolistas, que ya pueden seguir los pasos que ella tuvo que trazar desde la nada.

Alexia Putellas
La ganadora del Balón de Oro, Alexia Putellas, posa con el galardón. Yoan Valat / EFE

Nacida en Mollet del Vallès (Barcelona) hace 27 años, la catalana Alexia Putellas ha hecho historia al convertirse en la primera jugadora española en ganar el Balón de Oro, un logro que hasta ahora sólo había alcanzado para el fútbol español el gallego Luis Suárez en 1960. Pero en el caso de Putellas el galardón tiene un valor añadido: su simbolismo.

El triunfo de Alexia Putellas supone un nuevo impulso al fútbol femenino en España, un país en el que este deporte tradicionalmente siempre ha sido cosa de hombres. Afortunadamente, en los últimos años el fútbol femenino ha ido ganando terreno entre los aficionados y espacio en los medios de comunicación. El Balón de Oro a Putellas es, además, un espaldarazo que llega en el momento justo: cuando las jugadoras españolas están negociando su paso al profesionalismo.

De hecho Putellas ha luchado por el profesionalismo como la que más. Como ella y sus gestas, sus pases y sus goles, esa nueva realidad del fútbol femenino español ha llegado para quedarse. No se entendería ese paso sin el compromiso que ella y otras jugadoras han mostrado en estos últimos años. 

Capitana de la selección española, con la que ha jugado 92 partidos, y del Barcelona campeón de la triple corona (Champions, Liga y Copa) en 2021, Putellas ya fue elegida en agosto por la UEFA como mejor futbolista europea. Una perfecta recompensa a la pasión futbolística que empezó a germinar en ella desde que tenía seis o siete años.

Talento precoz

Putellas destacó en el fútbol desde edad muy temprana. De hecho, debutó en Primera División a los 16 años con el Espanyol. Desde entonces su carrera ha ido progresando a toda velocidad. Centrocampista de gran talento y buen toque de balón, forjó su calidad y su carácter en una plaza del Mollet del Vallès y en el patio del colegio jugando con los chicos de su pueblo. Ella era la única niña que quería jugar a fútbol. Ahí se curtió, animada por su padre, todo un referente para ella. A los 18 años sin embargo, llegó el golpe más duro para ella: la muerte de su progenitor.

Ese revés provocó que Alexia Putellas se refugiara aún más en el balón y se dedicara con más pasión si cabe al fútbol. Del Espanyol pasó al Levante y de ahí al Barcelona, el equipo de sus amores, al que llegó en 2012 justo después de la muerte de su padre. Desde entonces no ha hecho más que progresar. Empezó a estudiar Administración y Dirección de Empresas, pero  aparcó los estudios ante la imposibilidad de compaginar las clases con las concentraciones con el Barça y la selección.

Putellas encarna una era en la que las jugadoras de fútbol en España empiezan a ser tomadas en serio 

Nadie sabe dónde está su límite; lo único cierto es que su triunfo abre el camino a otras. Ella encarna una era en la que las jugadoras de fútbol en España empiezan a ser tomadas en serio en parte gracias a las puertas que, como una hermana mayor, ha ido abriendo Putellas.

La jugadora del Barcelona ha recorrido un camino de éxito en el que la fe en ella misma, la voluntad para alcanzar sus sueños y su calidad innata, intrínseca en ella, la han empujado a lo más alto. Está camino de convertirse en una leyenda como sus admirados Xavi e Iniesta con los que comparte su filosofía de juego. 

La catalana aún tiene sus mejores años por delante, convertida ya para siempre en referente y ejemplo para las jugadoras más jóvenes, que ya pueden seguir los pasos que ella tuvo que trazar desde la nada no hace tanto tiempo.