Público
Público
Únete a nosotros

Ona Carbonell y Gemma Mengual no alcanzan el podio

El dúo español de natación sincronizada brilla en una final de mucho nivel pero acaban quintas. Las rusas logran el oro, secundadas por chinas y japonesas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ona Carbonell y Gemma Mengual, durante su ejercicio en la final. REUTERS/Michael Dalder

RIO DE JANEIRO (BRASIL).- El dúo español de natación sincronizada, integrado por Gemma Mengual y Ona Carbonell, finalizó en quinta posición su participación en los Juegos Olímpicos de Río 2016 tras firmar 92.5024 puntos en el programa técnico y 94.1333 en el libre, disputado este martes en el centro acuático María Lenk.

Con un total de 186.6357, la pareja española debió conformarse con el quinto lugar tras las rusas Natalia Ishchenko y Svetlana Romashina (194.9910), las chinas Xuechen Huang y Wenyan Sun (192.3688) y las japonesas Yukiko Inui y Risako Mitsui (188.0547), quienes coparon el podio.

Las ucranianas Lolita Ananasova y Anna Voloshyna (187.1358), que habían alcanzado la última jornada de competición en el cuarto lugar, pudieron retener ese puesto tras el programa libre.

Para el mismo, la pareja española apostó por una rutina inspirada en la pasión flamenca. Eso intentaron contagiar durante los tres minutos y 12 segundos que duró su actuación aunque no bastó para fraguar su remontada hacia el podio.

El dúo libre español mejoró en 0.1333 puntos al ucraniano, pero la desventaja acumulada desde la presentación del técnico se acabó convirtiendo en una losa insalvable en su aspiración de medalla. Con ese objetivo había abandonado la inactividad Gemma Mengual, hoy compañera de Ona Carbonell.

La primera, de 39 años, había saboreado dos veces el podio en unos Juegos Olímpicos de Pekín 2008, cuando fue plata con el equipo y en el dúo junto a Andrea Fuentes. Mengual no compitió en los Juegos de Londres 2012, pues pocos meses antes había anunciado su retirada. Entonces Andrea Fuentes repitió en el segundo cajón del podio junto a Ona Carbonell. El equipo fue bronce en la capital inglesa. Este martes, la sincronizada española vuelve a verse fuera de los tres mejores por primera vez desde los Juegos de Atenas 2004.

"Siempre quieres más y la medalla estaba al alcance. Japón, Ucrania y nosotras estábamos muy ahí y podía haber pasado cualquier cosa. Pero en la sincro cuesta, porque una vez que los jueces se hacen a la idea de cómo va la cosa, cuesta cambiarla", comentó Mengual. "Muy pocas veces, pero pasa", añadió, tras recordarle Ona Carbonell que ella lo vivió en los Juegos de Londres.

Ambas componentes del dúo se mostraron muy satisfechas por haberse "vaciado y entregado" y por cómo han "disfrutado todo el año entrenando". "Queríamos hacer algo distinto", apuntó Mengual. "A lo mejor no es la moda de ahora, pero buscábamos algo diferente a lo que se lleva. Es nuestra manera de hacer, lo que nos sale. Queremos dar algo más a la sincro, no solo ejecutar sino transmitir, llenar la piscina en todos los sentidos. Sincronizar un dúo así cuesta mucho".

"Nos ha felicitado todo el mundo, hemos hecho dos coreografías muy bonitas, hemos nadado con el corazón. El otro objetivo no ha podido ser, pero salimos satisfechas porque ha sido nuestra mejor vez y porque las entrenadoras se han emocionado", añadió Carbonell.