Público
Público

Abengoa obtiene el visto bueno de sus acreedores para la venta del 25% de su filial en EEUU

La mayor parte de los 522 millones obtenidos con la operación se utilizarán para repagar deuda inyectada por las entidades que salvaron de la quiebra a la empresa de ingeniería sevillana

Instalación de energía solar de Atlantuica Yield en Arizona (EEUU).

AGENCIAS

Abengoa ha obtenido "los consentimientos necesarios" de sus acreedores para ejecutar la venta de una participación del 25% de su filial estadounidense Atlantica Yield a la compañía canadiense Algonquin Power & Utilities Corp., informó la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El grupo de ingeniería y energía renovable despeja así el camino para el cierre de la operación, que fue acordada el pasado 1 de noviembre y cuyo importe asciende a 607 millones de dólares (unos 522,3 millones de euros).

La mayor parte del dinero obtenido se utilizará para repagar deuda inyectada por las entidades que salvaron de la quiebra a la empresa de ingeniería sevillana con un plan de rescate que incluía importantes desinversiones.

Además de la adquisición de la participación del 25%, la canadiense Algonquin se hizo con una opción de compra sobre el 16,5% restante del capital en Atlantica Yield que todavía posee Abengoa, con el mismo precio y condiciones. El cierre de la operación estaba sujeto a la aprobación por el Departamento de Energía de Estados Unidos.

La operación de la venta de Atlantica formaba parte de la estrategia de desinversiones de Abengoa y supone un nuevo avance en el proceso de viabilidad en el que la compañía se encuentra inmersa.

Además, Abengoa y Algonquin firmaron un acuerdo estratégico mediante el que, entre otros aspectos, se comprometen a asociarse en una 'joint venture' para el desarrollo internacional y la construcción de infraestructuras de energía y agua: Abengoa-Algonquin Global Energy Solutions (AAGES).

La creación de esta alianza también supondrá nuevas oportunidades para Abengoa, ya que dispondrá de derechos exclusivos para desarrollar tanto la ingeniería y construcción (Engineering, Procurement and Construction) como la Operación y Mantenimiento (O&M) de todos los proyectos que desarrolle AAGES, así como un derecho preferente para el 'EPC' del resto de proyectos que desarrolle Algonquin.

Más noticias de Economía