Público
Público

La Audiencia Nacional acuerda las primeras diligencias para investigar la compra de Dia por parte del magnate ruso Fridman

Letterone dice que las acusaciones sobre Dia son "totalmente falsas y difamatorias" y asegura que las "irregularidades contables" ocurrieron bajo la supervisión del antiguo equipo directivo.

El empresario ruso y máximo accionista de DIA, Mijaíl Fridman (c) a su llegada a la Audiencia Nacional para declarar como investigado por la quiebra del grupo tecnológico español Zed. EFE/Zipi

EUROPA PRESS

El juez de la Audiencia Nacional José Luis Calama ha acordado las primeras diligencias de investigación en relación con la compra de Dia por parte del magnate ruso Mikhail Fridman y la sociedad LetterOne Investments Holdings, una vez que el Tribunal Supremo determinó que era el órgano judicial competente para la instrucción.

En concreto, el alto tribunal acordó que debe ser el Juzgado Central de Instrucción número 4 el que investigue si Fridman generó situaciones de bloqueo y de tensión que habrían provocado que las acciones en Bolsa de Dia cayeran para poder adquirir la cadena de supermercados posteriormente, causando así un perjuicio a todos los accionistas y "a la economía nacional".

La denuncia anónima presentada contra Fridman solicita que se le investigue por la presunta comisión de un delito de maquinación para alterar el precio de las cosas o incluso el de uso de la información privilegiada.

Una vez que el Supremo ha resuelto la competencia de la Audiencia Nacional para investigar, Calama ya ha tomado las primeras decisiones con respecto a esta instrucción. Por un lado, ha acordado la identificación de los denunciantes, tal y como establece el artículo 266 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, para lo cual solicita la intervención de la Policía Judicial de la Audiencia Nacional.

Como segunda medida, el magistrado ha ordenado el traslado de la denuncia y la documentación adjunta tanto al magnate ruso como a LetterOne Investments Holdings, máxima accionista de Dia con casi el 70% del capital, previa averiguación de su actual domicilio o paradero.

Por último, el instructor libra un oficio a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), a petición de la Fiscalía, con el objetivo de que se propongan dos funcionarios de dicha entidad como peritos, quienes deberán efectuar la pericia que en su momento se acuerde.

Aparte de la compra de Dia, Fridman ya está siendo investigado por la Audiencia Nacional, concretamente por el Juzgado Central de Instrucción número 6, por su presunta responsabilidad en las "maniobras" empresariales que llevaron a la quiebra a la mercantil española Zed WorldWide, y adquirirla por 20 millones de euros, un precio muy por debajo al de mercado.

"Fue bajo la supervisión de la antigua junta directiva"

Por su parte, Letterone considera que las acusaciones en relación a la investigación abierta sobre si el inversor ruso habría provocado la caída de las acciones de la cadena de supermercados para hacerse posteriormente con la compañía son "totalmente falsas y difamatorias".

"La realidad es que Dia ha sufrido una mala gestión y se han revelado irregularidades contables que han impactado negativamente a todos los accionistas, incluido Letterone. Esta mala gestión y las irregularidades contables ocurrieron antes de que Letterone adquiriera el control de Dia, bajo la supervisión de la antigua junta directiva y el antiguo equipo directivo", han indicado fuentes cercanas a la sociedad.

Las mismas fuentes han precisado que Letterone ha perdido "más que cualquier otro inversor" en la cadena de supermercados. A pesar de ello, desde la firma de Fridman continúan confiando en su propuesta de inversión original y en sus habilidades para transformar Dia, compañía a la que la sociedad  ha apoyado con un compromiso de inversión de 1.600 millones de euros para proteger puestos de trabajo y proveedores, mantener abiertas las tiendas y rescatar la cadena de supermercados.

Más noticias de Economía