Público
Público

El beneficio de la dueña de Iberia crece un 57% hasta septiembre pese al alza del crudo

El grupo IAG  confía en que se produzca un acuerdo entre Reino Unido y la UE sobre el Brexit que garantice el tráfico aéreo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Aviones de Iberia y de British Airways, del grupo aéreo IAG, en las pistas del aeropuertos Adolfo Suárez-Madrid Barajas. E.P.

IAG, el holding que agrupa a Iberia, British Airways (BA), Vueling, Aer Lingus y la marca LEVEL, registró un beneficio neto de 2.514 millones de euros durante los nueve primeros meses del año, lo que supone un incremento del 57,4% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.

El beneficio de las operaciones antes de partidas excepcionales alcanzó los 2.575 millones de euros, un 7,3% superior al del mismo periodo de 2017, según ha informado este viernes la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En el tercer trimestre, IAG obtuvo un beneficio después de impuestos de 1.106 millones de euros, un 11,7% más, con unos ingresos de 7.714 millones de euros, con una mejora del 8,5% respecto al mismo periodo de 2017. El beneficio operativo antes de partidas excepcionales fue de 1.460 millones de euros, un 0,7% más.

El beneficio del grupo aéreo después de impuestos y antes de partidas excepcionales ascendió hasta septiembre a 1.970 millones de euros, un 9,1% más que en los nueve primeros meses de 2017.

Los ingresos totales de la compañía alcanzaron los 18.346 millones de euros entre enero y septiembre, lo que supone un aumento del 5,3% en relación al mismo periodo del año pasado. De este total, por pasaje registró 16.326 millones de euros, un 5,3% más (un 8,45% excluyendo el efecto cambiario) gracias a la mejora en todos los mercados donde opera salvo Asia-Pacífico, y los de carga crecieron un 4,7% en los nueve primeros meses del año.

Resultados sólidos

El consejero delegado de IAG, Willie Walsh, ha subrayado que los resultados obtenidos han sido "sólidos", a pesar del "significativo impacto negativo" derivado del coste del combustible y de los tipos de cambio.

A tipos de cambio constantes, los ingresos unitarios de pasaje aumentaron un 2,4%, mientras que los costes unitarios, excluyendo el combustible, descendieron un 0,7%.

IAG espera que, a los niveles actuales del precio del combustible y tipos de cambio, el beneficio de las operaciones antes de partidas excepcionales aumente este año en cerca de 200 millones de euros respecto a los 2.950 millones de euros que obtuvo en 2017.

En una conferencia en Londres con motivo de la presentación de resultados, Walsh ha asegurado estar "relajado" ante las negociaciones sobre el 'Brexit' pues está convencido en que independientemente de la esperada fórmula en el marco de las negociaciones entre Reino Unido y la UE habrá un acuerdo sobre el transporte aéreo.

Cuestionado por la quiebra de Primera Air, no ha descartado que esto ocurra con pequeñas aerolíneas ante el incremento del precio del petróleo. "Espero ver más de esto durante la parte restante de este año y en la primera parte del próximo año, dado el precio del combustible donde está", ha afirmado Walsh, que ha evitado cifrar el impacto del robo de datos a clientes de British Airways por el reciente ataque cibernético.

Walsh ha recordado el pago, anunciado este pasado jueves, de un dividendo a cuenta de 14,5 céntimos de euros por acción (0,145 euros), que se abonará a partir del próximo 3 de diciembre, con cargo al ejercicio 2018. Según sus cálculos, para 2018 se destinarán 288 millones de euros al pago de este dividendo a cuenta. La compañía también ha completado su segundo programa de recompra de acciones por más de 500 millones de euros.

El dividendo anual del ejercicio 2017 ascendió a 27 céntimos de euro (0,27 euros) brutos, lo que supuso elevar un 14,5% la retribución al accionista, destinando 1.000 millones de euros.

Un amento del 13,5% en combustible

Los resultados financieros del grupo se han visto afectados por la fluctuación de los tipos de cambio, fundamentalmente, por del dólar estadounidense, el euro y la libra esterlina. En los nueve meses, el impacto sobre el beneficio de las operaciones fue desfavorable en 20 millones de euros, con un descenso de los ingresos de 185 millones de euros y una disminución de los costes de 165 millones de euros.

IAG registró un cargo excepcional de 678 millones de euros relacionado con por la revisión de los planes de pensiones de BA y de 94 millones de euros vinculado a iniciativas de transformación de la compañía británica. La compañía, que ha reformulado sus cuentas en aplicación a las normas fiscales, incrementó la carga fiscal en diez millones fruto de la reformulación de sus resultados.

Por el lado de los costes, IAG contabilizó unos gastos totales de 15.187 millones de euros, lo que supone un incremento del 4,8%. Los gastos de personal, excluyendo el efecto del tipo de cambio, crecieron un 3,2%, con un aumento medio del 0,9% de la plantilla. Se compensaron con medidas de eficiencia, que propiciaron un incremento del 4,6% de productividad con mejoras en todas las compañías.

Los gastos por combustible aumentaron un 13,5% a tipos constantes, incremento compensado parcialmente por las coberturas y por la depreciación del dólar (con un aumento del 15% en los costes unitarios en el tercer trimestre). Por mantenimiento y flota crecieron un 6,1% (excluyendo el tipo cambiario descendieron un 0,2%), por handling, catering y explotación subieron un 5,4% (+8,2% sin tipos).

Los costes no operativos netos ascendieron a 121 millones de euros, un 14% menos, gracias a la reevaluación de coberturas y a financiación derivada de la revisión de los planes de pensiones. También contribuyó a esta reducción la venta y posterior alquiler de dos aviones en el periodo. Además, los costes comerciales subieron un 8,9% (-11,4% excluyendo tipos) por el nuevo modelo de negocio introducido en noviembre de 2017.

La deuda neta del grupo se sitúa en 7.475 millones de euros, con un incremento de 292 millones con respecto al 30 de septiembre de 2017. No obstante su ratio de deuda neta ajustada/Ebitda no varió y es de 1,4 veces. La posición de efectivo es de 6.923 millones de euros, lo que supone un descenso de 600 millones.