Público
Público

La Bolsa cierra 2019 con un avance del 11,82%, el mayor desde 2013, pese a la falta de Gobierno, la desaceleración y el brexit

El Ibex registra en la última sesión del año, más corta de lo habitual, un recorte del 0,66% por la recogida de beneficios. El mercado arrancará el año 2020 desde los 9.549,2 puntos.

Los paneles informativos de la Bolsa de Madrid, con la evolución del Ibex 35, y el resto de indicadores europeos. EFE/ Paco Campos

Agencias

La Bolsa española ha cerrado el ejercicio de 2019 con un alza del 11,82 %, el mayor avance desde 2013 (cuando subió un 21% por el rebote tras la crisis financiera),  pese la falta de Gobierno (está en funciones desde hace diez meses), la desaceleración económica global, y la incertidumbre generada por el brexit y la guerra comercial entre EEUU y China.

El Ibex 35, el principal índice selectivo del mercado bursátil español, que ha tratado de recuperarse del desplome del 15% que sufrió en 2018, termina, sin embargo, con el resultado más discreto entre los principales mercados europeos por el mayor peso en el índice del sector bancario, lastrado por el escenario de tipos de interés negativos.

El Ibex  todavía se sitúa por debajo de la barrera de los 10.000 puntos sobre la que despidió 2017, y lejos aún de los 15.000 puntos que llegó a escalar antes de que estallara la crisis. 

El indicador que agrupa a las mayores empresas y bancos que cotizan en el mercado español ha terminado esta última sesión de 2019 (más corta de lo habitual, ya que ha cerrado a las 14:00 horas por ser fin de año) con un recorte del 0,66% por la recogida de beneficios.

Se sitúa en los 9.549,20 puntos, desde los que arrancará el nuevo ejercicio el 2 de enero, lejos del máximo anual que había marcado el viernes de la semana pasada (los 9.700,50 puntos, su nivel más alto desde agosto de 2018) y más de 1.000 enteros por encima la apertura del ejercicio.

Pese al cierre negativo, el optimismo del mercado persiste tras saberse que China expandió su actividad industrial por segundo mes consecutivo en diciembre, ya que la demanda de la temporada y los signos de progreso en las conversaciones comerciales con Washington impulsaron la producción de las fábricas y las carteras de pedidos.

La renta variable se ha convertido en un buen refugio para los inversores en un año con resultados empresariales positivos y con una rentabilidad por dividendo atractiva, máxime en un escenario de tipos de interés negativos. La volatilidad fue otra constante del año, debida sobre todo a los dos grandes asuntos que tuvieron en vilo a los mercados, la guerra comercial y el brexit.

Los mejores valores del ejercicio en Bolsa han sido Cellnex, Ferrovial, Siemens-Gamesa e Inditex

La compañía de torres de telecomunicación Cellnex, participado mayoritariamente por la familia Bennetton, ha sido el valor que más ha ganado en Bolsa en 2019, con amplia distancia frente a las otras sociedades, anotándose un crecimiento de un 94,43%: sus acciones han pasado de los 19,91 a los 38,37 euros en medio a una carrera global para el despliegue de la 5G.

El segundo mejor valor del Ibex en 2019 fue Ferrovial , con una subida del 54,99% y alcanzando 26,97 euros por acción, tras empezar un giro estratégico con la venta de su división de servicios para centrarse en el negocio de las infraestructuras, tanto carreteras como aeropuertos.

En el podio se sitúa también  la empresa de aerogeneradores Siemens Gamesa, que se revalorizó un 46,94% (algo mejor que Inditex, que gana en el año un 45,29%), para cotizar en los 15,63 euros, tras tocar máximos en abril.

En el otro lado, el peor balance del año lo registra la papelera Ence, tras perder un 33,09%, a 3,67 euros por acción. La segunda más castigada del Ibex ha sido el Bankia, perdiendo 25,68% en 2019. La operadora Telefónica y la siderúrgica Arcelormittal, con pérdidas del 15,15% y del 14,08%, respectivamente, también se colocan entre las perdedoras del ejercicio en Bolsa. 

¿Qué esperar en 2020?

Las posibilidades de una recesión en las principales economías han disminuido desde mediados de año. Según analistas de Bankinter, 2019 abre paso para un período de optimismo en las plazas bursátiles globales.

"Desde un punto de vista global, gozamos de pleno empleo, ausencia de inflación, tipos ultra bajos, liquidez ingente, bancos centrales procíclicos, beneficios empresariales decentes y riesgos geopolíticos a la baja. Todo ello favorecerá el atractivo de las bolsas", dijeron tras estimar potenciales de alrededor de un 15% en el EuroStoxx-50 y en el S&P 500 estadounidense.

Ya los especialistas de Renta 4 miran a 2020 con cautela y se posicionan en modo de espera a ver mejoras en los datos macroeconómicos. "Esperaremos a tener más visibilidad sobre el ciclo antes de adoptar una postura más constructiva, esperando a mejores puntos de entrada", dijeron en un comunicado previo al fin del año.

Más noticias de Economía