Público
Público
Únete a nosotros

Previsiones de Otoño Bruselas avisa de baches: España crecerá menos y tendrá más déficit este año

La Comisión Europea estima que nuestra economía crecerá un 1,9% este año, cuatro décimas menos de lo que había previsto en julio y dos menos que los datos que maneja el Gobierno. Revisión negativa también para el déficit: 2,3% para 2019, en vez del 2% que estimaba Moncloa.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

El comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, en la presentación de las Previsiones de Otoño de la Comisión Europea, en Bruselas. REUTERS/Johanna Geron

España crecerá un 1,9% este año, según la previsión que Bruselas ha publicado esta mañana. El dato es peor que la previsión del FMI de hace unas semanas, que situaba la cifra en el 2,2% e inferior también a la última estimación del Gobierno de que el PIB aumentaría un 2,1% este año.

En sus Previsiones Macroeconómicas de Otoño, los técnicos de la Comisión Europea han rebajado en cuatro décimas el dato de su informe anterior de julio, en el que preveían que la economía española crecería al 2,3%. También el FMI y el Gobierno han ido revisando a la baja sus estimaciones en los últimos meses, pero el dato de la Comisión es el más pesimista de todos ellos.

Según Bruselas, la desaceleración de la economía española continuará en los próximos años: rebaja en cuatro décimas también su estimación para 2020 (1,5% en lugar de 1,9%) y para 2021 estima que el crecimiento será del 1,4%.

Pierre Moscovici le ha quitado hierro a la gravedad de la cifra durante la presentación de los datos esta mañana. El comisario de Economía ha calificado de “envidiable” el crecimiento de España desde 2015, y ha dicho que los mensajes alarmistas son “infundados”.

Bruselas descarta que  la incertidumbre política afecte “en absoluto” a la desaceleración del PIB

En cuanto a la incertidumbre política por la repetición de las elecciones, Moscovici no cree que sea un determinante “en absoluto” de la ralentización del crecimiento. Pero sí ha reconocido que juega un papel, ya que el Gobierno en funciones no tiene la capacidad de poner en práctica las reformas económicas pedidas desde Bruselas. “Es muy importante que se tomen medidas para que el crecimiento se vea apuntalado”, ha afirmado.

Una parte de esta revisión a la baja del crecimiento del PIB hay que atribuírsela a un cambio en el método de cálculo que el Instituto Nacional de Estadística (INE) introdujo el mes pasado, para armonizarlo con el resto de países europeos.

La desaceleración no afecta solo a España: todo el continente está sumido en un clima incierto, con los motores del euro congelados. Alemania bordea la recesión técnica, con una previsión de crecimiento del 0,4% para este año y un parco 1% para el año que viene. Francia (1,3% en 2019) e Italia (0,1%) no van mucho más allá.

Y es que hay varios factores que no invitan al optimismo: la guerra comercial entre China y Estados Unidos, los aranceles que ha impuesto Washington a una serie de productos europeos, y el brexit, que sigue de prórroga en prórroga, son algunos de ellos. A todo esto, en España tenemos que añadirle que estamos en medio de las cuartas elecciones en otros tantos años.

En cualquier caso, la Comisión no espera que ningún país llegue a la recesión y prevé que el crecimiento de la UE permanecerá alrededor del 1,4% en los próximos años, empujado sobre todo por Irlanda y los países del Este.

Más datos negativos: déficit y empleo

En cuanto al déficit, las opiniones de los técnicos de la Comisión también son más pesimistas que las del equipo de Calviño. Bruselas cree que el Gobierno gastará un 2,3% más de lo que ingrese este año, y un 2,2% en 2020. Los datos de Madrid eran del 2% y 1,7% respectivamente. Eso sí, España seguirá por debajo del 3% que marca la UE como límite para mantenerse fuera del control más rígido de Bruselas.

El informe de la Comisión también estima la evolución del desempleo en los próximos años. Y ahí los datos tampoco son positivos. Del 13,5% de paro para este año que había estimado Bruselas en su anterior previsión de mayo, ahora el dato pasa al 13,9% para 2019. Cuatro décimas más, en línea con la última Encuesta sobre la Población Activa publicada hace dos semanas, que situaba el desempleo en un 14% en estos momentos.

Según Bruselas, el paro en España seguirá siendo el segundo más alto de toda la Unión Europea, solo detrás de Grecia. En 2020 prevén que será del 13,3%, y no se reducirá demasiado ni en 2021: 12,8%.