Público
Público
Únete a nosotros

Debate 10-N Los candidatos de la derecha se olvidan de la igualdad y Vox intoxica con un discurso de odio

Sólo Pedro Sánchez y Pablo Iglesias desglosaron algunas de las medidas sobre igualdad y contra la violencia de género que pondrán en marcha si llegan a la presidencia del Gobierno en el único debate de estas elecciones.

Publicidad
Media: 4
Votos: 4

Los candidatos a la presidencia del Gobierno, momentos antes de empezar el debate. (JUAN CARLOS HIDALGO | EFE)

Era el día para la igualdad y la oportunidad para que los aspirantes a la presidencia del Gobierno se explayaran. Una nueva agresión por violencia de género este lunes en Zaragoza y los gritos que aún resonaban la noche de este martes en las calles de más de 40 ciudades españolas exigiendo una justicia que no revictimice a las mujeres y que redefina el concepto de violación en el Código Penal, en protesta por la reciente sentencia contra la manada de Manresa, tenía que haber espoleado a los candidatos a esforzarse en este capítulo

Sin embargo, la que más brilló en el apartado del debate reservado para las políticas sociales y la igualdad, contra todo pronóstico, fue la moderadora Ana Blanco, que inició el bloque recordando que en la foto del debate no había ninguna mujer. “Me van a permitir que haga referencia a la foto de este debate con cinco candidatos y ninguna mujer presente”, inició la periodista. “Supongo que hablarán de la paridad, pero en este momento no es una foto de igualdad”. 

A partir de ahí, pocas medidas se debatieron sobre igualdad. Tan sólo dos de los candidatos, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias desglosaron algunas de las medidas que llevan en su programa. Entre ellas los candidatos de las dos formaciones políticas de izquierda se comprometieron a poner el tema del consentimiento en el centro del debate y a modificar la tipificación que los delitos contra la libertad sexual tienen en el Código Penal, anulando la necesidad de demostrar la existencia de violencia o intimidación a la hora de calificar un delito como violación, tal como exige el Convenio de Estambul ratificado por España en 2014.

También desglosaron algunas de las medidas para asegurar la igualdad en los salarios y Sánchez aprovechó para anunciar una ampliación de los permisos de paternidad a 18 semanas en 2021, dos más de las que lleva en su programa electoral. Ambos también se pronunciaron por la necesidad de universalizar la educación de 0 a 3 años para asegurar la corresponsabiliadad y la integración de las mujeres en el mercado labora. 

Iglesias abogó por una ley de igualdad retributiva que establezca sanciones a aquellas empresas que tengan más de un 20% de diferencia salarial entre hombres y mujeres, así como una alternativa habitacional para víctimas de violencia de género y un salario mínimo interprofesional de 6 meses prorrogables para mujeres que denuncien violencia. 

La derecha ajena a la igualdad

Ninguna de las fuerzas de la derecha (PP, Ciudadanos o Vox) desglosó ni una sola medida para la igualdad de oportunidades ni contra la violencia machista.

Ante la petición de Iglesias de que se posicionara y descalificara las declaraciones de la portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, negando que sólo un sí es un sí en el consentimiento, el líder popular, Pablo Casado, se limitó a responder con una mentira: que "desde 1822 el Código Penal deja claro el consentimiento, por tanto no hay ningún debate", poniendo en evidencia que los populares no emprenderán ninguna acción en este sentido si llegan al Gobierno.

Casado ya utilizó este argumento en el uno de los debate electoral de la pasada legislatura, pero el primer código penal aprobado en España no incluye ninguna mención al consentimiento en las relaciones sexuales. De hecho, entonces no existían los delitos contra la libertad sexual y lo que aquella ley defendía era la necesidad de salvaguardar el honor de los hombres. Sólo a finales de la década de los 80 del siglo pasado se introduce este concepto en el Código Penal.

En el debate Casado atribuyó al PP haber reintroducido el término violación en el Código Penal y advirtió: "lecciones en violencia de género y contra esos energúmenos de las mal llamadas manadas, porque son jaurías, no hay ninguna duda". Pero ninguno de los candidatos replicó a sus palabras.

Rivera no hizo tampoco ninguna propuesta en materia de igualdad ni contra la violencia de género. Se limitó a decir que el suyo es el partido de las familias. Cuando se refirió a Igualdad fue para reclamar igualdad de pago de Policías, Mossos y Ertzaitza. Si hizo mención a las bajas de paternidad, pero para afirmar que están en marcha y que en 2021 los hombres disfrutarán de 16 semanas. 

Los datos falsos de Vox

Santiago Abascal, por su parte, entró en el debate de este bloque con mensajes xenófobos y anti inmigración. El líder de Vox afirmó que "tras la manada de Pamplona, de la que supimos todo tipo de detalles, ha habido otras cien manadas", de las que el 70% de los imputados son extranjeros. No es la primera vez que los líderes de Vox hacen una relación directa entre inmigración y violencia en general y contra la mujeres en particular.

Sin embargo, estas afirmaciones son falsas. No hay ningún dato que avale esta estadística, puesto que no existen datos sobre la identidad de los agresores en grupo. De hecho, las estadísticas que existen desmienten tajantemente esta tesis. Los datos recogidos por el Ministerio del Interior sobre delitos a la indemnidad y libertad sexual arrojan alguna luz, pero no se refieren a manadas, porque no recogen si estos delitos fueron cometidos por uno o varios agresores. Según estos datos, el 73,9% de los detenidos por agresión sexual en 2018 (último dato del que hay cifras) fueron españoles y cerca del 26,1% extranjeros.

La web Geoviolencias sexuales de Feminidio.net, que recoge este tipo de violencias sexuales en grupo, cifra en 155 las agresiones a mujeres en manada entre 2016 y 2019, reflejando un tremendo incremento de casos en los dos últimos años. Sin embargo, su web no hace mención al número de extranjeros que cometen estos cactos y afirman que la afirmación de Vox no es cierta puesto que no existe ningún dato que lo respalde ni se recoge en las estadísticas.

Más noticias en Política y Sociedad