Público
Público

Sólo un 8,6% de los contratos firmados en los últimos tres años eran indefinidos

Casi la mitad de ellos ni siquiera correspondían a jornada completa. En cambio, uno de cada tres tenía carácter temporal y contemplaba un trabajo por horas. Los últimos datos de contratación contradicen el optimismo del Gobierno en materia de empleo.

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 9

Cola delante de una oficina del Servicio Público de Empleo en Madrid. REUTERS/Andrea Comas

MADRID.- La política laboral de Mariano Rajoy, cuyo principal hito fue la reforma de febrero de 2012, ha provocado una inestabilidad en el mercado de trabajo que corroboran los últimos datos disponibles sobre contratación, conocidos este martes. Desde el inicio de la legislatura hasta finales del mes pasado, se registraron un total de 48.355.439 contratos, muchos de ellos lógicamente con un mismo asalariado. Pues bien, de esa cantidad, sólo 4.160.776 tenían carácter indefinido, es decir, el 8,6%; mientras que el 91,4% restante (44.194.663) eran temporales.

Uno de los supuestos objetivos de la reforma de febrero de 2012 era precisamente atenuar la dualidad en el mercado de trabajo, pero reduciendo la temporalidad, no aumentándola, como ha ocurrido.

Además, se da la circunstancia de que una tercera parte de los contratos temporales (concretamente, 15.160.846) ni siquiera eran a jornada completa, según datos oficiales del Ministerio de Empleo. Correspondían, en consecuencia, a un trabajo por horas y sin ninguna garantía de continuidad; o sea, de una precariedad absoluta.

La mitad de los contratos indefinidos firmados desde la reforma laboral de 2012 son a tiempo parcial

De todas formas, el trabajo a tiempo parcial no se da sólo cuando media un contrato temporal: casi la mitad de los indefinidos que se han firmado desde la llegada de Rajoy al poder (1.856.900) también tenían esa característica.

Dicho en sentido contrario, durante los últimos tres años sólo han sido registrados 2.303.786 indefinidos y a jornada completa, apenas un 4,7% del total, lo que ofrece una idea bastante clarificadora de los derroteros que ha tomado el mercado laboral como resultado de las políticas aplicadas por el PP.

De mal en peor

La tendencia, además, no ha mejorado sustancialmente en los últimos meses, pese a las proclamas del Gobierno sobre la llegada de la recuperación. Entre enero y febrero de este año, se firmaron 2.594.745 contratos de trabajo en España. De ellos, 2.354.335 eran temporales (el 90,7%) y 766.739, además, a tiempo parcial (el 29,5%). Por el contrario, los indefinidos no pasaron de 240.520 (el 9,3%) y los indefinidos a jornada completa se quedaron en 146.618 (el 5,6%), siempre según los datos ofrecidos por el Ministerio de Empleo.

La última Encuesta de Población Activa (EPA), correspondiente al tercer trimestre de 2014, confirma este empeoramiento del mercado laboral. Entonces había en nuestro país 421.000 asalariados menos con contratos indefinidos que a finales de 2011 y el número de los que además trabajaban a jornada completa había caído en 652.600. El peso de los contratos temporales y a tiempo parcial pasó en el mismo periodo del 63,7% al 69,7% del total.