Público
Público

Soldados israelíes usan a un perro para agredir a un menor palestino

El Ministerio de Exteriores palestino condena enérgicamente el "salvaje" ataque. El Ejército israelí asegura que aplicará las medidas necesarias para evitar este tipo de agresiones.

Publicidad
Media: 4
Votos: 12

MADRID / JERUSALÉN.- La publicación de un vídeo en el que varios soldados israelíes amenazan a un menor palestino con sus perros ha provocado una oleada de críticas y ha llevado al Ejército de Israel a anunciar la apertura de una investigación. Se trata de Hamza Abu Hashem, natural de la aldea de Beit Amr, provincia de Hebrón

El incidente, que tuvo lugar en diciembre a unos diez kilómetros de la localidad cisjordana de Hebrón, sólo ha salido a la luz a raíz de la publicación del vídeo. De fondo se puede escuchar a un hombre no identificado decir al adolescente: "¿Quién es un gallina, eh? Bien. Muy bien".


Fuentes de seguridad citadas por el diario israelí Haaretz han asegurado que los soldados participaban en una operación para intentar detener a varios responsables del lanzamiento de cócteles molotov, defendiendo además el uso de perros en la misma, si bien ha matizado que el comportamiento de la unidad fue "inaceptable".

Captura del vídeo del palestino atacado por un perro


Por su parte, el Ministerio de Asuntos Exteriores palestino ha condenado enérgicamente "la salvaje agresión" difundida por las redes sociales y varios medios de comunicación israelíes. El ministerio asegura que "esta agresión no es la primera ni la ultima que cometen las fuerzas ocupantes contra los ciudadanos palestinos indefensos, y que muestra su nula moral, el grado de fascismo y racismo en sus acciones y la profundidad de la cultura de odio que transmiten a sus soldados, contra la población palestino cuyo su único delito es ser árabes palestinos".

El Ejército israelí ha querido restar importancia a la agresión y ha asegurado que aplicará las medidas necesarias para evitar este tipo de agresiones. "El Ejército israelí ha ordenado que se tomen las mediadas adecuadas para garantizar que dicho caso no se repita". "Este suceso contradice los valores del Ejército israelí y el código ético y se encuentra bajo investigación. Es un incidente grave y será tratado como tal", dijo el Ejército.