Público
Público
Únete a nosotros

Desahucios Bajan los desahucios por alquiler de Barcelona y aumentan en Madrid

El Parlament de Catalunya aprobó en 2015 una ley antidesahucios que obligaba a los bancos a cobrar un alquiler social a las familias con pocos recursos e impedía que pudieran ser desahuciadas. Aunque fue bloqueada por el Gobierno de Mariano Rajoy, los diputados catalanes aprobaron una ley en 2016 que, aunque menos ambiciosa, se ha aplicado desde entonces.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

Una manifestación contra el desahucio de familias por impagos de hipotecas | EFE/ Archivo

El precio del alquiler ha ido creciendo en los últimos años en las principales ciudades españolas. Sin embargo, han tenido un impacto social diferente en Madrid y Barcelona ya que entre 2016 y 2018 en la capital catalana los desahucios por el impago del alquiler disminuyeron un 9,2%, mientras que en Madrid aumentaron un 8,2%.

En 2013 el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) empezó a contabilizar los desahucios por impago del alquiler y por ejecución hipotecaria. Los lanzamientos ejecutados por alquiler eran mayores y su proporción ha ido aumentando en los últimos años hasta alcanzar el 66% en 2018.

Desde 2015, la Generalitat ha dirigido sus esfuerzos en legislar para proteger a las familias vulnerables de los desahucios, algo en lo que la Comunidad de Madrid ha quedado atrás, según publica este viernes Cinco Días.

Los desahucios por alquiler en la Comunidad de Madrid fueron en descenso desde el año 2013 hasta 2016. Sin embargo, desde entonces los desahucios han repuntado y entre 2016 y 2017 cambió la tendencia y las ejecuciones aumentaron un 5%, seguido de un 3% entre 2017 y 2018, que se traduce en un 8% acumulado en un periodo en el que el precio del alquiler de la capital escaló hasta un 32%.

Por otro lado, la ciudad condal ha visto como los desahucios han ido disminuyendo desde 2013, llegando a reducirse un 7,6% en 2017 y un 1,6% en 2018, pese a que los precios del alquiler en Barcelona han crecido un 27% desde 2016.

El Parlament de Catalunya aprobó en verano de 2015 una ley antidesahucios que obligaba a los bancos a cobrar un alquiler social a las familias con pocos recursos e impedía que estas pudieran ser desahuciadas. Esta fue bloqueada por el Gobierno de Mariano Rajoy, hasta que este febrero los magistrados del Tribunal Constitucional dieron la razón a la Generalitat. Sin embargo, los diputados catalanes ya habían aprobado una ley en 2016 que, aunque era menos ambiciosa, se ha aplicado desde el momento.

A todo ello, pese al marcado descenso de los desahucios por alquiler en Barcelona, la ciudad portuaria sigue teniendo una incidencia de desahucios mucho mayor a la de Madrid.