Público
Público

Emergencia por el coronavirus Ryanair podría despedir a 3.000 trabajadores en dos años por la caída de la demanda

La aerolínea irlandesa también estudia realizar despidos temporales, reducir en torno a un 20% los salarios y cerrar "un número de bases en Europa".

Un avión de Ryanair a punto de despegar.- REUTERS
Un avión de Ryanair a punto de despegar.- REUTERS

efe

La aerolínea irlandesa de vuelos económicos Ryanair anunció este viernes que podría eliminar hasta 3.000 empleos de pilotos y personal de cabina durante los próximos dos años por la caída de la demanda provocada por la pandemia del coronavirus.

Durante ese periodo, este plan de reestructuración también podría obligar a la compañía a acometer despidos temporales, reducir en torno a un 20% los salarios y cerrar "un número de bases en Europa", detalló este viernes Ryanair en un comunicado.

Su consejero delegado, Michael O'Leary, ya se rebajó su salario de abril y mayo un 50%, una reducción que se mantendrá hasta el final del presente ejercicio fiscal, que concluye el 31 de marzo de 2021.

Asimismo, la aerolínea informó hoy de que "más del 99%" de su flota permanecerá en tierra hasta, "al menos", el mes de julio y estimó que el tráfico de pasajeros no volverá a los niveles de 2019 "hasta el verano de 2022, como muy pronto".

En este contexto, Ryanair indicó que operará menos de un 1% de su calendario de vuelos entre abril y junio, lo que supone que transportará en torno a 20 millones de usuarios, frente a los 44,6 previstos originalmente para el trimestre de julio-septiembre.

Para todo el año fiscal, hasta, marzo de 2021, la aerolínea cree que su tráfico de pasajeros no superará los 100 millones, a pesar de que su objetivo antes de declararse la crisis de la covid-19 era llegar a los 154 millones.

Respecto a sus resultados económicos, Ryanair señaló que sufrirá unas pérdidas netas de más de 100 millones de euros entre abril y mayo, a las que habrá que añadir "más pérdidas" en los siguientes tres meses.

La aerolínea líder en Europea del sector de bajo coste también recordó hoy que "está obligada a competir" en desigualdad de condiciones con las antiguas compañías de bandera nacional, que han recibido "30.000 millones de euros en ayuda estatal" para mantenerse a flote durante la crisis del coronavirus.

O'Leary ha pedido ayuda a las autoridades de la competencia de la Unión Europea (UE) y ha advertido de que llevará ante los tribunales comunitarios a los países que decidan rescatar a las antiguas aerolíneas públicas.

El directivo aseguró la pasada semana que Francia y Holanda tienen listo un paquete de ayuda para reflotar Air France-KLM, mientras que Lufthansa, según él, ha mantenido contactos con Alemania y otros países para diseñar medidas de alivio, al tiempo que Italia contempla tomar las riendas de Alitalia.

Más noticias de Economía