Público
Público

Exclusiva caso Zed Pérez Dolset denuncia al ruso Fridman por denuncia falsa y al despacho Baker & McKenzie, por conflicto de interés

El fundador de Zed responde al magnate ruso, dueño de los supermercados Dia, que acusa en los juzgados de emplear documentación falsa contra él. 

El fundador y consejero delegado de Zed, Javier Pérez Dolset, en una imagen de archivo. EFE

PÚBLICO

El fundador del grupo tecnológico Zed, Javier Pérez Dolset, ha decido interponer una denuncia contra el magnate ruso Mikhail Fridman, actual socio mayoritario de Dia, por denuncia falsa, así como contra el despacho que le representa, Baker & Mckenzie, por conflicto de interés, según fuentes próximas al empresario. Esta denuncia se produce después de que el magnate ruso haya llevado a los juzgados a Pérez Dolset por estafa procesal y falsedad.

Las fuentes consultadas argumentan que en, su denuncia contra Pérez Dolset, Fridman omite que el supuesto autor de los documentos que dice que son falsos, Mikhail Slobodin, está desaparecido y en busca y captura  desde septiembre de 2016 por pago de sobornos y tráfico de influencias en Rusia. Slobodin era consejero delegado de la operadora de telecomunicaciones rusa VimpelCom, directivo del grupo petrolífero TNK (propiedad de Fridman) y consejero de Alfa Group (la matriz del emporio del magnate ruso).

Las fuentes próximas a Pérez Dolset señalan que Slobodin fue la persona que supuestamente autorizó los contratos y sobornos por los que desde la filial rusa de Zed, llamada Temafon, se pagaron 27 millones de dólares al hijo del ministro del Interior ruso, Vladimir Kolokoltsev. Estos pagos, que se habrían realizado sin la autorización de la dirección de Zed, dieron origen a las denuncias de Pérez Dolset y la posterior quiebra de su grupo.

El fundador de Zed, según las fuentes consultadas, lleva más de 3 años intentando que Slobodin aclare todas estas acciones, incluida la documentación que impugna Fridman.

Estas fuentes señalan también que el despacho Baker & Mckenzie, que representa a  Fridman, fue el que en su día contrató Pérez Dolset para defenderse de los ataques de ING, entidad que tuvo que pagar una multa histórica en Holanda por sus fallos a la hora de prevenir el blanqueo de dinero en un caso relacionado con el magnate ruso. Perez Dolset adelanta que va a interponer todas las acciones legales a su alcance, incluida denuncia en los colegios de abogados de Madrid y de Barcelona, por el "el cambio de bando de este bufete en un clarísimo conflicto de interés".

Fridman, que actualmente controla cerca del 75% del Grupo Día, está también imputado en la causa abierta en la Audiencia Nacional por la caída del grupo tecnológico Zed, por supuestos delitos contra el mercado, administración desleal e insolvencia punible.