Público
Público

Factura de la luz El recibo de la luz se desploma un 26% en febrero después del impacto en enero por la borrasca Filomena

La factura media para un consumidor doméstico asciende, en los 26 días que van de mes, a 51,41 euros frente a los 69,82 euros que representó en el mismo periodo en enero.

El precio de la luz baja un 34,5% este sábado
Una bombilla. - Archivo

El recibo medio de electricidad se ha abaratado este mes de febrero un 26% con respecto al pasado mes de enero, en el que se disparó el precio de la luz por las tensiones provocadas por el impacto de la borrasca Filomena y la ola de frío.

En concreto, la factura media para un consumidor doméstico asciende en los 26 días que van de mes, y a falta de dos para el cierre de febrero, a 51,41 euros, frente a los 69,82 euros que representó ese mismo periodo en enero, según datos recogidos a partir del simulador de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

De este importe del recibo, 12,4 euros corresponden al término fijo, 28,02 euros al consumo, 2,07 euros al impuesto de electricidad y 8,92 euros al IVA. Este recibo de la luz corresponde a un consumidor medio con una potencia contratada de 4,4 kilovatios (kW) y una demanda anual de 3.900 kilovatios hora (kWh), propia de una familia con dos hijos.

Este importe representa 18,4 euros menos frente al recibo de enero, principalmente por la diferencia en el precio de la luz durante el primer mes del año.

La OCU limita a 5 euros anuales el ahorro por los nuevos cargos eléctricos

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) estima que el impacto de los nuevos cargos eléctricos que entrarán en vigor el 1 de junio se limita a un 0,7% de la factura, unos 5 euros al año para un hogar tipo.

Además, en un comunicado, advierte de que la factura se puede incrementar en unos 58 euros anuales, un 9,3%, para los hogares que hasta ahora disfrutaban de la tarifa con discriminación horaria.

La propuesta de cargos del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto demográfico tiene como novedad el trasladar en gran medida su peso al término variable (el consumo) en vez de al término fijo (potencia). Esto implica un abaratamiento del término fijo a cambio de encarecer el consumo.

Para la OCU, el ministerio ha hecho una distribución de estos cargos entre los diferentes consumidores que penaliza en exceso al pequeño consumidor, en beneficio de los grandes consumidores suministrados en alta tensión. 

Más noticias de Economía