Público
Público

Ferrovial cambia de consejero delegado con el giro estratégico de la constructora

Releva a Íñigo Meirás, tras una década en el cargo y ante la conclusión de su contrato en 2020, y nombra a Ignacio Madridejos, presidente de Cemex USA.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Rafael del Pino, presidente de Ferrovial (d.), e Íñigo Meirás, consejero delegado (i.) en la última junta de accionistas. E.P.

Ferrovial ha nombrado nuevo consejero delegado a Ignacio Madridejos, actual presidente de Cemex USA, quien relevará a Íñigo Meirás en el cargo que ocupa desde hace una década y cuyo contrato vencía en 2020, según anunció el grupo.

El anuncio se produce en un momento en que Ferrovial está realizando un giro estratégico con la venta de su división de servicios para centrarse en el negocio de las infraestructuras, tanto carreteras como aeropuertos.

Con este giro estratégico, la compañía reducirá además la actual exposición que tiene a Reino Unido, dado que actualmente supone su primera fuente de ingresos, especialmente en el área de servicios, para poner el foco en Norteamérica y Australia.

Ignacio Madridejos ocupará a partir de 1 de octubre el cargo. El actual consejero delegado del principal accionista del aeropuerto de Heathrow continuará en el cargo hasta la incorporación de Madridejos.

Meirás ocupaba el cargo de consejero delegado (que en el caso de Ferrovial no es el máximo ejecutivo, ya que esta función recae en el presidente Rafael del Pino) desde octubre de 2009, tras una trayectoria previa de 17 años en el grupo en la que ocupó distintos puestos como el de director general de servicios o consejero delegado de la división de aeropuertos.

El cambio de consejero delegado sucede a los movimientos registrados en la alta dirección de Ferrovial en el último año y medio, desde mayo de 2018.

Además, los cambios en la cúpula tienen lugar mientras Ferrovial se recupera de las pérdidas en que ha incurrido por el saneamiento practicado precisamente en su negocio de servicios británico, para facilitar su venta, y también en la de construcción, ante la demora de varios proyectos de autopistas en Estados Unidos.

En el primer semestre de este ejercicio el grupo ya logró recortar en un 91% sus números rojos a pesar de que aún no contabilizó los 474 millones de euros obtenidos con la reciente venta de la autopista española de la Costa del Sol.

En la actualidad, Ferrovial está también pendiente de poder elevar en un 5% su participación en la autopista de Toronto 407 ETR, una de las 'joyas de la corona' del grupo junto al aeropuerto londinense de Heathrow. Una operación pendiente de una resolución judicial que la empresa estima le supondrá un desembolso de 1.600 millones dólares canadienses (unos 1.090 millones de euros).