Público
Público

La falta de acuerdo entre Grecia y la troika reaviva el fantasma del 'Grexit'

La ruptura de las negociaciones el pasado domingo dispara la tensión en los mercados europeos, asustados por la posibilidad de que los griegos salgan del euro.

Publicidad
Media: 3.57
Votos: 7

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, y el titular de Finanzas, Yannis Varoufakis, dan un paseo por un parque de Atenas, este fin de semana. EFE

El nerviosismo por la falta de acuerdo entre Grecia y sus acreedores se extiende a las Bolsas europeas y a la confianza de los inversores. Lo que hace una semana parecía estar encarrilado ahora está encallado. Y tanto lo está, que la posibilidad de que Grecia salga del euro cobra fuerza de nuevo en toda Europa. De hecho, según una encuesta publicada este martes, más de la mitad de los alemanes cree que Grecia saldrá del euro. 

Las dos partes han endurecido sus posturas en las últimas horas, después, de que el domingo se rompiesen las conversaciones dirigidas a evitar un impago y la posible salida del euro de Grecia, lo que supuso que un comisario europeo dijera que había llegado el momento de prepararse para un "estado de emergencia".

"Nuestro objetivo es llegar a un acuerdo con Grecia porque creemos que es fundamental mantenerla en el euro", dice De Guindos, pero reconoce al mismo tiempo que Grecia se ha quedado corta en sus propuestas

Ahora reina la incertidumbre. El Gobierno griego dice que está "a la espera" de recibir una invitación de las instituciones —ahora la troika se llama así— para reanudar las negociaciones. De hecho, en un comunicado difundido por la oficina del primer ministro, Alexis Tsipras, el Gobierno recalcó que sigue dispuesto a concluir las negociaciones y lograr un acuerdo.

Alexis Tsipras está celebrando desde esta mañana una serie de conversaciones con líderes políticos griegos para luego reunirse con el grupo parlamentario de Syriza para analizar la situación surgida tras la interrupción de las negociaciones. El apoyo del grupo parlamentario no está asegurado en caso de que el primer ministro firme un plan en el que Grecia tenga que hacer demasiadas concesiones.

Sobre eso ha hablado el ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, que en una entrevista ha dicho que Grecia no presentará un nueva lista de propuestas de reformas en la reunión del Eurogrupo prevista para este jueves, según publica el diario alemán Bild. "El Eurogrupo no es el lugar adecuado para presentar propuestas que no han sido discutidas y negociadas antes a un nivel menor", según Varoufakis.

Sin embargo, en la entrevista con el periódico alemán, Varoufakis asegura que el equipo de negociación griego está disponible "en cualquier momento" para encontrar una solución integral a los problemas de deuda de su país con sus socios. Por su parte, las instituciones espera que Grecia mueva ficha.

Pero nada se mueve y eso pone nerviosos a los mercados. Y no sólo a ellos, también al resto de los Gobiernos europeos. Prueba de ello son las declaraciones hoy mismo del ministro español de Economía, Luis De Guindos. En un curso sobre economía organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE), De Guindos ha destacado que la contrapropuesta que hizo Grecia se ha quedado "corta" en sus propuestas y, llevando la contraria a su homólogo griego, ha dicho que este jueves en Luxemburgo se podrán acercar posiciones en la reunión del Eurogrupo.

El problema, según De Guindos, es la necesidad de que Grecia vuelva a crecer y a generar empleo porque si no es así no hay posibilidades futuras para la sociedad griega. "Nuestro objetivo es llegar a un acuerdo con Grecia porque creemos que es fundamental mantenerla en el euro".

De Guindos observa con preocupación cómo el Ibex-35 regresa a su cota más baja en cuatro meses y la prima española se resiente y alcanza su nivel más bajo en un año.  

Porque esta guerra de declaraciones entre mandatarios europeos y griegos no presagian un desenlace positivo y el miedo al impago por parte de Grecia castiga a los mercados financieros. Por tercera jornada consecutiva, el mercado español se ve arrastrado el martes por el pulso entre Grecia y sus acreedores, que empujaba al Ibex-35 al nivel más bajo desde principios de febrero y a la prima de riesgo española a máximos desde mayo de 2014.

También la prima de riesgo se ve afectada: el diferencial entre el rendimiento del bono español a 10 años y el alemán equivalente se situaba en los 164 puntos básicos (pb), por debajo de los más de 170 puntos que llegó a tocar en la mañana, pero siete puntos por encima de la última hora del lunes.

La crisis griega también pasó este martes factura al Tesoro español, que tuvo que ofrecer intereses más altos a los inversores en una subasta de Letras a 6 y 12 meses.

Más noticias de Economía