Público
Público

Huelga en El Prat Los vigilantes del aeropuerto de Barajas abren un diálogo con su empresa, y los de Valencia y Alicante anuncian huelga

Están a la espera de si el Gobierno impone un laudo arbitral forzoso a los vigilantes del El Prat, en huelga legal desde el lunes.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Trabajadores de Eulen aplauden a sus compañeros que cumplen con los servicios mínimos del 90% dictados por el Gobierno en el tercer día de huelga indefinida. EFE/Quique García

Los vigilantes de seguridad de los aeropuertos de Valencia y Alicante, de Prosegur, planean secundar una huelga el último fin de semana de agosto en el caso de que el Gobierno imponga este miércoles un laudo arbitral obligatorio a sus colegas de Barcelona, del Grupo Eulen, en huelga legal desde el pasado lunes.

La imposición de este laudo supondría saltarse el derecho de huelga, según los especialistas consultados, ya que los vigilantes de Barcelona cumplen con los servicios mínimos fijados por el Gobierno en un 90%. Mientras, el Ejecutivo trasladó el lunes a la Guardia Civil para que trabajen en los escáneres de control.

Los representantes sindicales de los vigilantes en Valencia y Alicante han anunciado que presentarán mañana un preaviso de huelga para el último fin de semana de agosto, en el caso de que el Ejecutivo impongan dicho laudo forzoso.

A su vez, los vigilantes del aeropuerto de Madrid-Barajas han optado por abrir un diálogo con la empresa, el Grupo Eulen, subcontratada por AENA para los controles de seguridad de las terminales. 

Efecto dominó ante un otoño caliente

La decisión del Gobierno con la huelga en El Prat ha provocado un efecto dominó en los aeropuertos de España.

El otoño se presenta caliente en los aeropuertos, gestionados por AENA. Esta compañía es propiedad pública y depende de Fomento en un 51% de su capital. Mientras, el 49% del capital restante está en manos privadas, en especial en fondos controlados por HSBC y Deutsche Bank.

Los empleados de AENA han presentado preaviso de huelga para 25 días, dado que Fomento no responde a sus reivindicaciones laborales. En caso de prosperar estas protestas, se paralizarían los aeropuertos ya que estos trabajadores se encargan de labores como bomberos, control de pistas, servicios, informática...

El control de acceso de los pasajeros y equipajes de mano es competencia de AENA también, que subcontrata con empresas de vigilantes jurados desde que en el año 2010 dejara de realizar estas funciones de seguridad la Guardia Civil.

Las condiciones laborales de estas subcontratas es el epicentro del debate laboral abierto con la huelga de El Prat, donde los vigilantes nuevos ganan 900 euros al mes y se ven obligados a realizar muchas horas extra.

En busca de un modelo de contratación

La Federación de Servicios de UGT en la Comunidad Valenciana, que impulsa la huelga en Valencia y Alicante, reclama que el Gobierno saque un "modelo de contratación de estos servicios que respete el convenio estatal", según el responsable de esta sección sindical, Saturnino Martínez.

"Si el mediador logra un acuerdo en El Prat al día siguiente estarán de huelga todos los empleados de seguridad de los aeropuertos españoles, y por eso, si se nombra este mediador convocaremos huelga en Valencia y Alicante, ya está hablado a nivel estatal", ha confirmado.

"El problema -insiste Martínez- son las bajas temerarias y las empresas pirata que acceden a las licitaciones, muchas del mismo dueño, ya que con la última reforma laboral se imponen los convenios de empresa al nacional. Cada vez que van a un concurso se bajan los precios, y los empresarios no van a pérdidas, sino que quienes pagan los platos rotos son los trabajadores".

Total apoyo

En Madrid, el comité de empresa de Eulen, la empresa responsable de la vigilancia de las terminales y de las mesas de facturación del Aeropuerto Adolfo Suárez, ha asegurado que los servicios mínimos decretados para la huelga de sus compañeros en el aeropuerto de El Prat y la utilización de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en el conflicto "vulneran el derecho de huelga".

Así lo ha trasladado la asamblea tras una reunión que comenzó este miércoles a las 9.30 y se ha prolongado durante más de una hora. Por el momento, el comité de empresa no ha concretado ningún tipo de movilización, si bien ha adelantado que todas las "acciones" que se adopten en el marco de sus "negociaciones" con la empresa serán trasladadas a los trabajadores.

"Hemos acordado abrir un proceso de diálogo con la empresa para resolver la problemática que nos trasladan los trabajadores, ya sea a nivel organizativo como retributivo que redunden en mejorar las condiciones laborales", ha incidido el comunicado.

Al mismo tiempo, el comité de empresa ha mostrado "su total apoyo" a las reivindicaciones "de todos los trabajadores del colectivo de la seguridad privada en los aeropuertos y en el resto del territorio nacional" y ha entendido que la problemática "es común en todo el sector de la seguridad privada".

Los trabajadores de Eulen en el aeropuerto de El Prat de Barcelona comenzaron este lunes una nueva huelga indefinida. Allí, la empresa es responsable de los controles y los arcos de seguridad, actividad que en Barajas compete a otra compañía, Prosegur. Eulen en Barajas se encarga de la vigilancia en terminales y en la facturación de maletas.

Más noticias de Economía