Público
Público

Pensiones La 'hucha de las pensiones' pierde dinero por sus malas inversiones en los mercados

Octavio Granado, secretario de Estado de la Seguridad Social, explica en el Congreso que el fondo de reserva está invertido en activos de deuda pública que tienen una rentabilidad negativa , "equiparable a la que tenía a principios de 2003", por lo que su situación actual "es de todo menos halagüeña". En lo que va de año ha perdido 24 millones de euros.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2

Octavio Granado en el Congreso de los Diputados. (EP)

El fondo de reserva de la Seguridad Social, la llamada hucha de las pensiones, pierde dinero por sus malas inversiones. La Seguridad Social tiene todos los activos financieros del Fondo de Reserva en depósitos e inversiones de deuda pública española con rentabilidad negativa, según ha informado este martes en el Congreso el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado. Esta circunstancia ha provocado que en lo que va de año la hucha de las pensiones hay perdido 24 millones en los mercados: cuenta en la actualidad con 8.061 millones de euros, una cifra que se sitúa por debajo de los 8.085 millones que tenía a 31 de diciembre de 2017.

Durante su comparecencia ante la Comisión del Pacto de Toledo, a la que ha acudido para informar sobre el estado del Fondo de Reserva a 31 de diciembre de 2017, Granado ha asegurado que, desde mediados del año pasado, el fondo "tiene situado todos sus valores en rentabilidad negativa". 

Ha explicado que el fondo de reserva está invertido en activos de deuda pública que tienen una rentabilidad negativa desde mediados de 2017, "equiparable a la que tenía a principios de 2003", por lo que su situación actual "es de todo menos halagüeña". 

La cartera de activos que forman parte del fondo de reserva están invertidos exclusivamente en deuda pública española con vencimientos a muy corto plazo, que ha tenido en el último año rentabilidades negativas desde el 0,1% y el 0,4 %.

Granado ha explicado que esta evolución es consecuencia de un cambio de criterio en la gestión del fondo por parte del anterior Gobierno en enero de 2017 para dedicar la totalidad de inversiones a corto plazo. Este criterio se sigue manteniendo para todo el año 2018. En ese sentido, Granado ha afirmado que "habría sido posible tener otras previsiones más razonables", invirtiendo una parte a largo plazo y otra parte a corto, algo que "habría exigido tener una planificación".

Desde los 67.000 millones de euros que tuvo en el año 2011, tras las aportaciones realizadas durante años, del fondo de reserva se han retirado 74.000 millones para el pago de pensiones, una cuantía mayor de la aportada porque se han ido añadiendo al mismo los rendimientos financieros obtenidos de su colocación en deuda. 

Granado ha reconocido el fondo de reserva tiene un problema de financiación

"En estos momentos, la actual Administración no comparte en modo alguno los criterios que utilizó la Administración anterior ni sus previsiones", ha dicho Granado, quien se ha mostrado "más optimista", si bien ha reconocido el fondo de reserva tiene un problema de financiación.

Así, ha insistido en que si en 2016 y 2017 se hubieran realizado inversiones a dos años vista del dinero que no se iba a utilizar del fondo de reserva, "podríamos haber tenido rentabilidades no negativas".

Este es un ejercicio "atípico", ha dicho Granado, porque inicialmente había "una senda de estabilidad, luego en la práctica se modifica y se presenta un presupuesto que ya no cumple con la senda aprobada, y luego -la Seguridad Social- tiene un volumen de déficit que no cumple ni la primera senda ni la segunda".

De esta forma, el secretario de Estado ha tratado de explicar que el actual objetivo de déficit para 2018 de la Seguridad Social no coincide con el avanzado en el cuadro macroeconómico (1,1%), si no que contempla uno superior (cercano al 1,6%) tras incorporar el impacto de 1.800 millones de euros derivados de la subida de las pensiones de este año y de la mejora de la de viudedad.

La mejora de los ingresos de la Seguridad Social vendrán de la mano de la recaudación por cotizaciones, gracias a que "los salarios suben" tras el acuerdo de negociación colectiva alcanzado en junio por patronal y sindicatos, por lo que ha pedido a los diputados que "no minusvaloren el diálogo social".

De cara al futuro, ha dicho que "las pensiones las vamos a cuadrar pero vamos a tener que aplicar imaginación contable para solucionar un problema que se creó cuando se aprobó una medida que obligaba a gastar más sin establecer cómo ingresar también más".

Por otro lado, ha asegurado que, a su juicio, no tiene sentido poner limites de no disposición, lo que tiene sentido es una política más prudente con el fondo de reserva, ha añadido.