Público
Público
Únete a nosotros

Rajoy ha incumplido los objetivos de déficit tantos años como su denostado Zapatero

El presidente en funciones, que ha repetido hasta la saciedad que “no se debe gastar lo que no se tiene”, ha puesto a España al borde de una sanción por vulnerar los pactos europeos de estabilidad presupuestaria.

Publicidad
Media: 4
Votos: 4

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, en una reunión en el Palacio de la Moncloa. REUTERS/Juan Medina

MADRID.- Mariano Rajoy lleva tiempo predicando que “no se debe gastar lo que no se tiene”. Sin embargo, durante su mandato, España ha incumplido sistemáticamente sus objetivos iniciales de déficit público. Unas veces, con permiso de la Comisión Europea (2012 y 2013) y otras, sin él (2014 y 2015). En esto iguala la marca de José Luis Rodríguez Zapatero, que vulneró los objetivos de déficit los cuatro años de su segunda legislatura. El ahora presidente del Gobierno en funciones le dedicó duros reproches por ello cuando era jefe de la oposición.

El incumplimiento de 2015 ha hecho que sobre España penda una amenaza de sanción de hasta 2.000 millones de euros, que Rajoy está intentado frenar a toda costa. Su último movimiento ha sido enviar una carta al presidente de la Comisión, Jean Claude Junker, prometiéndole importantes recortes en el segundo semestre de 2016, suponiendo que siga siendo el inquilino de la Moncloa. Cosa que, por cierto, contradice el discurso oficial del Gobierno y del PP de que, gracias a la mejora de la economía, será innecesario realizar nuevos ajustes.

La multa por déficit excesivo está prevista en los acuerdos europeos de estabilidad presupuestaria, pero nunca se han aplicado según lo pactado, como reconoce un reciente informe de instituto económico alemán IFO. Básicamente, porque entre los países incumplidores figuran los más poderosos de la Unión, que suelen hacer valer su peso político para evitar el castigo. Francia, por ejemplo, ha fallado en 11 ocasiones y Alemania, gran defensora de la austeridad, en 5.

También forman parte del grupo de cabeza Grecia (10), Polonia (10), Portugal (10), Reino Unido (9), Italia (8) y España (8). Por el contrario, nunca se han desviado del objetivo fijado por Bruselas ni Luxemburgo, ni Estonia, ni Finlandia, ni Dinamarca, ni Suecia. En total, el IFO tiene contabilizados 114 vulneraciones, casi la mitad de ellos (51) autorizados por Bruselas, bajo el argumento de que las circunstancias económicas hacían imposible cumplir lo previsto.

En el caso de España, la persistencia de déficits públicos altos se ha justificado tradicionalmente por el “descontrol” del gasto, a pesar de que en proporción sobre el PIB (43,35%) éste se encuentra por debajo de la media de la eurozona (48,6%). De ahí las críticas que recibió Rajoy, sobre todo desde sectores neoliberales, cuando subió el IRPF y el IVA al comienzo de su mandato, desatendiendo lo prometido en la campaña previa a las elecciones que le auparon al poder a finales de 2011.

Para congraciarse con su electorado y atraer votos ante las generales del pasado 20 de diciembre, Rajoy procedió a una rebaja del IRPF que tuvo un impacto recaudatorio de 4.300 millones de euros en 2015. Eso, junto con las desviaciones registradas en las autonomías y en la Seguridad Social, contribuyó decisivamente a que el déficit se acercara al 5,2%, el segundo más alto de la UE, sólo superado por Grecia.