Público
Público

Subida del SMI ¿De cuánto dinero hablamos cuando nos referimos a un sueldo digno?

Los gastos anuales de una familia media rondan los 30.000 euros en España, un país donde subir el salario mínimo a 900 euros provoca espanto en un empresariado que ya ha superado la crisis y cuya Administración mantiene brechas de hasta 500 euros para empleos similares.

Publicidad
Media: 3.58
Votos: 19

TRabajadores en la cadena de montaje de la factoría de Seat en Martorell, cerca de Barcelona. REUTERS/Albert Gea

¿A cuánto sube un salario aceptable? ¿Cuánto dinero necesita una persona o una familia para vivir dignamente, con comodidad? El reciente acuerdo del Congreso para comenzar a tramitar la equiparación salarial de las fuerzas de seguridad estatales y autonómicas, que supondrá aumentos de entre 500 y 700 euros brutos mensuales para guardias civiles y policías, y su coincidencia en el tiempo con el acuerdo entre PSOE y Podemos para elevar el Salario Mínimo Interprofesional a 900 euros mensuales, seguido del inmediato rechazo del FMI y de varias organizaciones patronales, han puesto de nuevo sobre la mesa ese debate.

Determinar cuánto dinero hace falta ingresar para tener un nivel de vida digno en España resulta entre complejo e imposible. Por una parte, por la ausencia de definiciones y/o estimaciones de los mínimos vitales de vivienda, alimentación, acceso a servicios y cobertura de necesidades de cultura y ocio, algo que han reclamado instituciones como el Consejo Económico y Social.

Por otra, por las diferencias que marca la propia diversidad climática y orográfica del país en los parámetros de confort, con brechas de hasta el 42% en el consumo eléctrico entre el norte y el sur del país, y de desplazamientos. Y, también, por la indefinición sobre quién debe asumir el coste de algunos de esos apartados, como por ejemplo los viajes a centros médicos en zonas rurales.

¿Cuánto dinero se necesita para vivir?

Con todo, sí hay algunas pistas que permiten acercarse a esas estimaciones. Por ejemplo, la Encuesta de Presupuestos Familiares del INE (Instituto Nacional de Estadística) cifra en 29.188 euros el gasto medio de los hogares y en 11.726 el de cada persona. Este último dato, en un país en el que el núcleo medio de convivencia es de 2,49 personas, apunta a unas necesidades de 29.197 por casa.

Las necesidades son mayores en el caso de los hogares unipersonales, en los que la media anual sube hasta 18.670. Y en España viven solas 4.687.400 personas, el grueso de ellas, 2.726.500, en edad de trabajar por ser menores de 65 años.
Eso supone que para alcanzar esos niveles un hogar medio necesita ingresar unos salarios brutos (con una retención del 25% en IRPF) y un 6,35% de cotización social que sumen 38.388 euros al año (catorce pagas de 2.742 o 3.199 en doce, ya sean uno o dos sueldos) y uno unipersonal, alcanzar los 24.523 (1.751 o 2.043), a los que deberían sumarse, respectivamente, 13.282 y 8.485 en cotizaciones a la Seguridad Social por parte de las empresas para las que trabajan.

Sin embargo, los sueldos no alcanzan en España esos niveles ni de lejos, según revela la Encuesta de Salarios del Empleo Principal del INE: la media se sitúa en 1.888 euros, dos tercios de ellos están por debajo de los 1.800 y la remuneración media de la jornada parcial, con la que subsiste uno de cada siete ocupados (2,71 millones de 19,52), se sitúa en 731.

"La gente tiene que trabajar más de lo habitual"

"Los sueldos no dan para llevar una vida digna", explica el sociólogo y profesor de la Universidad de Zaragoza David Pac, que recuerda que "hay unos mínimos vitales de alimentación y vivienda que todo el mundo debe cubrir, y que no varían mucho, pero tanto el volumen de consumo como su estructura están directamente ligados a la renta".

En este sentido, señala que "la aspiración de la gente es conseguir a través del salario unos medios de vida que permitan llevar una vida cómoda".
Sin embargo, "el 60% de los ocupados trabaja más de 40 horas semanales y un porcentaje similar de los que lo hacen en jornadas parciales buscan empleos de tiempo completo. Eso significa que la gente tiene que trabajar más de lo que se considera normal para conseguir sus medios de vida".

La Encuesta de Condiciones de Vida ratifica esa tesis: la renta media por hogar es de 27.588 euros anuales, más de uno de cada cinco hogares (21,6%) ha caído en situaciones de pobreza o corre riesgo de hacerlo y el 52% de las familias tiene dificultades para llegar a fin de mes.

En este contexto, y cuando según la Agencia Tributaria los beneficios empresariales han recuperado los niveles anteriores a la crisis, Luis Ortega, de la Federación de Administración Pública de CGT, considera "totalmente insuficiente la subida del SMI a 900 euros. Siempre será mejor de lo que hay (735,90 euros), pero está muy por debajo de la media de lo que necesitan las familias". Su sindicato reclama elevarlo a 1.200.

"Hay mileurismo a punta de pala en la Administración"

Ortega denuncia los bajos sueldos en el sector público. "Hay mileurismo a punta de pala en la Administración", señala, al tiempo que critica la ausencia de "algún criterio para unificar los niveles salariales" y recuerda los periodos de congelación salarial que han sufrido los empleados públicos.

En el campo de la Administración se han producido dos novedades esta semana. Por una parte, el compromiso del Gobierno con los sindicatos de subir los sueldos públicos un 2,25%. Y, por otra, el acuerdo parlamentario para equiparar los salarios de las fuerzas de seguridad estatales con las autonómicas, cuyas diferencias rondan en la tropa los 10.000 euros: 24.512 euros brutos para un policía y 24.515 para un guardia civil por 34.361 de un mosso d’esquadra.

Para el presidente del PP, Pablo Casado, la subida, de "entre 500 y 700 euros aprox" por mes, supone un "acuerdo histórico" que resulta "justo". Casi nadie lo rebate, aunque lo cierto es que, según indican los datos facilitados por UGT y CCOO, la Administración pública conserva evidentes márgenes de mejora en la retribución de sus empleados. “Es positivo dignificar los sueldos, por supuesto, pero queda mucho por hacer”, anota Pac.

Así están algunos salarios públicos

Así, los sueldos base de tres de los cinco grupos de la Administración no alcanzan el mileurismo, aunque esa situación mejora en función de la antigüedad de cada trabajador y los complementos asignados a cada puesto.

Los empleados de algunos servicios traspasados a las comunidades autónomas, como ocurre en el caso de la enseñanza, alcanzan mayores niveles salariales, aunque con importantes brechas en función de los territorios.

Así, el sueldo base de un maestro, sin complementos ni antigüedad, cuya suma puede superar los mil euros, oscila en la península entre los 1.975 de Asturias y los 2.382 de Euskadi, comunidades que también marcan el mínimo y el máximo en secundaria, con 2.032 y 2.867. Esos salarios llegan hasta los 2.533 y los 2.801 en las islas canarias no capitalinas.

Las cosas son distintas en la universidad, donde los profesores asociados obtienen hasta 600 euros por asignatura, con la obligación de trabajar como autónomos y con un máximo de doce horas de dedicación por materia y semana, seis de ellas de clase.

Y también lo son en la justicia, donde, según fuentes de la asociación Jueces y Juezas para la Democracia, el millar de jueces sustitutos percibe cada mes menos de 2.000 euros netos, unos 300 menos de lo que van a comenzar a cobrar los agentes que le presentan a los detenidos a los que tiene que investigar y que elaboran los atestados en los que basa su instrucción. Su salario lleva cinco años congelado, como les ocurrió en los once anteriores.