Público
Público

Resultados La banca ha ganado ya más dinero del que costó el rescate

Los beneficios de las entidades financieras acumulados desde 2012 superan con creces los 62.754 millones de euros en los que el Gobierno valora ayudas destinadas desde entonces al sector financiero

Publicidad
Media: 4.57
Votos: 7

El presidente de la patronal de la banca AEB, José María Roldán (der), con los consejeros delegados de Banco Sabadell, Jaume Guardiola, Bankinter, María Dolores Dancausa, y de BBVA, Carlos Torres. EFE/Emilio Naranjo

La banca ha ganado en España desde que se produje el rescate bancario en 2012 más dinero del que ha costado a las arcas públicas esa operación de salvamento: el Gobierno cifra en 62.754 millones de euros el coste del rescate a 31 de diciembre de 2016, fecha de la última actualización del Banco de España, según señala en una respuesta parlamentaria al senador de Compromís Carles Mulet, mientras que  los Estados de Gastos e Ingresos Consolidados de Aebanca, la patronal del sector, cifran los resultados del sector entre 2012 y 2017 en 62.473 millones.

A esa cifra hay que añadirle los beneficios obtenidos en esos seis años por las últimas cajas de ahorro, que también se beneficiaron del rescate, y las ganancias de la banca en el tercer trimestre de este año.

Los seis grandes bancos españoles (Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Bankinter y Sabadell) declararon a la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores) unos beneficios netos de 13.909 millones de euros entre enero y septiembre, cifra que, una vez descontado el negocio en el extranjero de los dos primeros (4.436 millones y 3.837 millones) y el acumulado de enero a junio (4.619 millones), deja otros 1.017 millones que sitúan en 63.690 millones el total de enero de 2012 a septiembre de este año, 936 millones por encima del coste del rescate.

“La estimación provisional de los recursos netos destinados al apoyo del sistema financiero se sitúa en 41.150 millones de euros por parte del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria” (FROB), entre “aportaciones de capital netas, Esquemas de Protección de Activos (EPA) y otras garantías”, a los que se añaden otros “21.604 millones de euros por parte del sector bancario, a través del Fondo de Garantía de Depósitos de Entidades de Crédito”, señala el Gobierno en su respuesta a Mulet.

El ejecutivo añade que “el cálculo de estas aportaciones netas no podrá realizarse hasta la liquidación final de todos los activos”, capítulo en el que hay operaciones pendientes como la venta de Bankia tras su fusión con BMN (Banca Mare Nostrum).

¿2.000 o 6.000 millones más?

El senador se había interesado por conocer “qué cantidad total de dinero público ha destinado el Estado para el rescate de bancos y cajas de ahorros en los últimos diez años”, qué parte de ella “ha recuperado” y, por último, “qué medidas piensa adoptar para conseguir el pleno retorno del dinero invertido”.

Sin embargo, solo ha obtenido una respuesta a medias de la primera de las tres cuestiones que planteó, por lo que ha formulado dos nuevas preguntas, una para saber si el silencio “significa que no van a adoptar ninguna medida para conseguir el retorno del dinero público invertido” y otra en la que insiste en conocer “qué parte de este dinero se ha recuperado ya”. Mulet ve al ejecutivo “sin plan para recuperar los 62.754 millones de euros del rescate público”.

La segunda comenzó a contestarla el entonces gobernador del Banco de España, Luis María Linde, cuando en septiembre del año pasado dio por perdidos 42.590 millones de los 56.865 invertidos. Que eran, por otra parte, 5.889 millones menos de los que ahora apunta el ejecutivo, cuya cifra también supera en más de 2.000 millones a la estimada por el Tribunal de Cuentas, que valoró la operación en 60.718 millones.

En cuanto al dinero movilizado, asciende a 350.000 millones de euros si se incluye, entre otros conceptos, la puesta en marcha del Sareb o banco malo, que hace unos meses arrastraba 43.476 millones de deuda viva avalada a los que se suman 42.170 millones en aportaciones a su fondo patrimonial (más de la mitad capitalizado); los 85.965 millones emitidos como avales para las subastas de liquidez, la mayoría de los cuales han sido recuperados, o los 19.300 millones del FAAF (Fondo para la Adquisición de Activos Financieros) del que ya en 2008 se beneficiaron más de medio centenar de entidades.

Las comisiones ganan peso en el negocio

En los años posteriores al rescate, las comisiones por servicios financieros que los bancos cobran a sus clientes se han convertido en uno de los puntales del negocio, con un peso creciente en los últimos tres años, en los que han pasado de suponer el 21,16% de sus ingresos comerciales en 2015 a un 22,46% el año pasado y un 23,23% en el primer semestre de este, por encima del 22,82% de 2013 y del 22,02% de 2012.

Esa evolución apunta que las comisiones por servicios financieros llevan camino de suponer la cuarta parte de los ingresos comerciales de los bancos españoles.

Ese aumento del peso de las comisiones entre 2012 y 2017 coincide con un periodo de gripado del negocio hipotecario, en el que el principal prestado a hogares y empresas se redujo en más de 200.000 millones de euros, con el consiguiente desplome de los ingresos por intereses.

La banca ha optado de manera generalizada por dos recetas para enfrentar esa situación, una gravosa para los clientes y otra ventajosa.

Por una parte, mantener por encima del 8%, e incluso del 10% en algunas fases, el interés de los créditos al consumo para generar mayores ingresos. Eso supone que los bancos españoles prestan el dinero con un rédito entre dos y cuatro puntos por encima de la media de la UE, según los datos del Banco de España.

Y, por otra, bajar el interés de las hipotecas y eliminar comisiones como la de apertura para tratar de aumentar el negocio por la vía de captar un mayor volumen de clientes a base de tirar precios.