Público
Público

UE Bruselas condiciona la segunda remesa de los fondos europeos al avance en la reforma laboral

La Comisión Europea reconoce que las cruciales reformas laboral, fiscal y de pensiones deben consensuarse con los actores sociales.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sostienen el documento oficial con la  aprobación firmada del plan de recuperación de España. REUTERS/Bernat Armangue/Pool
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sostienen el documento oficial con la aprobación firmada del plan de recuperación de España. Bernat Armangue/Pool / REUTERS

La llegada de los fondos europeos a España ya es inminente. El país se prepara para recibir a finales de julio el anticipo de 9.000 de los 69.500 millones de euros a fondo perdido que le corresponden del programa Next Generation EU. El plan de recuperación español se ha convertido este miércoles en el segundo país, tras el de la vecina Portugal, en obtener el visto bueno de la Comisión Europea.

Así lo ha anunciado Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, en su tour sobre los planes de recuperación. A las paradas en Lisboa y Madrid le seguirán sus visitas a Grecia, Dinamarca y Luxemburgo. Se espera que el veredicto de Bruselas sea positivo para todos, aunque para consumar la llegada del dinero comunitario todavía es necesario el beneplácito del Consejo de la UE, en su formato de ministro de Economía y Finanzas (Ecofin), en un plazo no superior a un mes. Todo apunta a que su luz verde se produzca en su cita del 13 de julio en Bruselas. Aunque la fecha oficial de presentación concluyó el 30 de abril, cuatro países (Malta, Bulgaria, Países Bajos y Estonia) no han presentado todavía su plan nacional.

Sin embargo, el visto bueno de la Comisión Europea no es una carta blanca. La llegada de las ayudas está condicionada a reformas y al cumplimiento de las recomendaciones fijadas en el semestre europeo. En este campo, las reformas laborales, de las pensiones y fiscales españolas son las más sensibles.
El Ejecutivo comunitario ha dado su visto bueno al plan español a pesar de que las cruciales reformas sobre las pensiones y el mercado laboral están en vías de negociación. "Los hitos establecen los objetivos que se esperan conseguir. El resultado [de dichas reformas] no está definido, pero hay un gran entendimiento de lo que se quiere conseguir. Tenemos claridad sobre cuáles son los objetivos. Hay otras áreas que también deben ser precisadas, algo que también le pasa a otros países", señalan fuentes comunitarias, que apuntan a que estas reformas "no deben ser problemáticas" para recibir los fondos de este año.

Hay algunos elementos de la reforma laboral que ya deben estar definidos para que se produzca el segundo desembolso de las ayudas anti-crisis. Por lo tanto, Bruselas espera que el Gobierno que dirige Pedro Sánchez cuente con avances concretos en este ámbito para finales de este año con el objetivo de que la segunda remesa del Fondo de Recuperación Europeo esté desbloqueado y pueda arribar en junio de 2022.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, durante su comparecencia conjunta en la sede de Red Eléctrica de España. EFE/ Fernando Villar
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, durante su comparecencia conjunta en la sede de Red Eléctrica de España. Fernando Villar / EFE

El calendario previsto marca un primer desembolso de 10.000 millones de euros para finales de este año siempre y cuando Bruselas avale los 50 hitos pactados por Madrid. El siguiente estaría previsto para finales de la primavera del próximo año y cuenta con un valor de 12.000 millones de euros. Una de las metas fijadas para este tramo es, precisamente, tener los primeros flecos atados de la reforma laboral. El resto de ayudas llegarán de forma progresiva hasta 2026 en función del cumplimiento de los objetivos marcados. Si estos no se cumplen se procedería a paralizar los fondos para entrar en negociación con la Comisión o a recibir un desembolso parcial.

En Bruselas apremian al Ejecutivo español a acometer estas reformas cruciales para la sostenibilidad de su sistema de pensiones, para abordar la temporalidad y precariedad de su mercado laboral y para unificar su regulación de mercado autonómica. Y quieren aprovechar la coyuntura de estas inversiones históricas para que finalice estas asignaturas pendientes.

El Ejecutivo comunitario está siendo flexible en los tiempos y exigencias con Madrid porque reconoce la importancia de consensuar estas legislaciones, tan sensibles a nivel doméstico, con los actores sociales. La reforma laboral llegará previsiblemente antes que la de las pensiones y la fiscal. De hecho, de las tres patatas caliente es la más avanzada. El plan enviado el 30 de abril, sobre la campana, a Bruselas ya recoge medidas concretas como la creación de un plan de choque contra el desempleo juvenil o la reducción de los tipos de contratos disponibles.

Clima y digitalización lideran la transformación

"Es el plan económico más ambicioso y trascendental de la historia reciente de España. La mayor oportunidad desde la entrada en la Unión Europea (UE). Oportunidades así se dan dos en un siglo", señalaba Pedro Sánchez, presidente del Gobierno español, en la presentación de su Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, que destina el 40% de las inversiones totales a la transición ecológica y el 28% a la trasformación digital. Casi el 70% de las ayudas irán destinadas a estos dos ejes centrales llamados a reconfigurar el tejido productivo del país.

En total, el país aspira a recibir 140.000 millones de euros en transferencias y préstamos durante los próximos seis años, lo que equivale al 13% de su PIB. No obstante, de momento ha renunciado a los créditos. Sus 110 inversiones, 102 reformas y 416 hitos y objetivos están llamadas a incrementar un 2% su PIB y generar 800.000 nuevos puestos de trabajo durante los próximos dos años. "Ambicioso, muy completo y con un número de reformas complejas y extensas" es como definen fuentes comunitarias el plan español.

Por lo pronto, las ayudas destinadas a transformar la economía y la sociedad española en el mundo pos-pandemia aterrizarán un año después de que la UE acordase un fondo sin precedentes por valor de 750.000 millones de euros. Y consumasen un hito llamado a fortalecer su integración: la emisión de deuda conjunta.

Hace tan solo unas horas, el Ejecutivo comunitario sellaba la primera operación en los mercados para financiar los fondos europeos captando 20.000 millones de euros. La UE espera reunir 800.000 millones en los próximos cinco años a través de unos préstamos que serán reembolsados progresivamente hasta 2058.

Más noticias de Economía