Público
Público

Coronavirus "Ya hay algunos fármacos testados en China que dan resultados contra el Covid-19"

Hablamos con el doctor Jorge Carrillo, integrante del equipo de investigadores que trabajan en el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus en Catalunya.

Doctor Jorge Carrillo, membre del grup d'investigació de Virologia i Immunologia Cel·lular (VIC) i part de l'equip de recerca per trobar una vacuna contra el coronavirus a Catalunya. IrsiCaixa
Doctor Jorge Carrillo, miembro del grupo de investigación de Virología e Inmunología Celular (VIC) y parte del equipo de investigación para encontrar una vacuna contra el coronavirus en Cataluña. / IrsiCaixa

La investigación científica contra el contagio del coronavirus es todo un reto a contrarreloj de alcance global ante el crecimiento de afectados, que en Catalunya acumulaba 55 muertos y 2.702 positivos en el momento de cierre de este artículo.

Un equipo de investigadores del consorcio formado por el Instituto de Investigación del Sida (IrsiCaixa), el Barcelona Supercomputing Center y el Centre d’Investigació en Salut Animal del Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentaria trabaja para encontrar una vacuna contra el Covid-19.

Carillo asegura que "la pandemia que estamos viviendo ahora seguramente no se podrá superar con la vacuna ya desarrollada"

Uno de sus integrantes es el doctor Jorge Carrillo, especialista del grupo de investigación de virología e inmunología celular, quien explica a Público como las investigaciones se están llevando a cabo en un tiempo récord: "Todas las grandes agencias de salud del mundo están trabajando en ello. A pesar de que la pandemia que estamos viviendo ahora seguramente no se podrá superar con la vacuna ya desarrollada", advierte.

Carrillo señala que la pericia de países como China en pandemias anteriores, como la del SARS de 2003 que causó 774 muertos, puede acelerar el proceso: "El virus del SARS es muy similar al coronavirus. Comparten gran parte del genoma, los dos utilizan el mismo receptor principal, a pesar de que podrían haber otros receptores secundarios involucrados".

Este receptor es el AC2, que sobre todo afecta las vías respiratorias: "En los casos graves, produce una neumonía severa de manera rápida, a pesar de que la mayoría de los afectados no desarrolla una sintomatología grave. El organismo es capaz de controlar la infección del virus".

Además de la vacuna, que es una medida preventiva, la investigación también está enfocada a desarrollar fármacos para curar la enfermedad una vez contraída. "Jugamos con la ventaja que, como la pandemia se inició en China, allá ya han hecho varios estudios con fármacos y ya se sabe algunos que no han funcionado y otros que han dado resultados más prometedores".

Un empleado de la compañía biofarmacéutica alemana CureVac, demuestra el flujo de trabajo de investigación sobre una vacuna contra la enfermedad por coronavirus (COVID-19) en un laboratorio en Tuebingen (Alemania). REUTERS / Andreas Gebert

Aún así, Carrillo añade que aquellos medicamentos que den resultados no han sido creados para combatir el coronavirus y, por lo tanto, todavía están lejos del diseño de un fármaco con este propósito: "Se trata de algunos inhibidores de la proteasa del VIH, la cloroquina y derivados de esta y algún otro fármaco que se desarrolló contra el Ébola. También el interferón beta... Estamos probando varias estrategias".

Por ahora, este grupo de investigadores trabaja para poder tener una prueba de vacuna sólida en un año para poderla testar en animales: "Estamos testando diferentes elementos en el BCN Supercomputing Center para escoger aquellos compuestos que tengan actividad antiviral.

Después, estos serán testados in vitro, es decir, haciendo un ensayo con células en un laboratorio, donde se verá si realmente tienen esta capacidad antiviral. El siguiente paso es ver si los componentes elegidos se comportan así in vivo, con modelos animales". Esta investigación será "interactiva" e irá nutriéndose de la información que se consiga durante las próximas semanas.

Posibles mutaciones del Covid-19

Uno de las dudas que todavía despierta este coronavirus es la capacidad que tiene de mutar. Carrillo pose de ejemplo la gripe, que cada año aparece con algunas diferencias y obliga a adaptar las vacunas: "Todavía no tenemos datos de la tasa de mutabilidad del coronavirus. Algunas de las investigaciones se están centrando en secuenciar el mayor número posible de estos virus desde varias localizaciones del mundo".

En el mejor de los casos, una vacuna única podría servir a nivel global

En el mejor de los casos, una vacuna única podría servir a nivel global, mientras que en caso de que esta tasa sea alta, la vacuna tendrá que variar según los nuevos futuros brotes que se puedan generar.

Lo seguro de momento es que la llamada curva de contagios todavía está por encima de lo necesario para parar el contagio y que, por lo tanto, todavía quedan días para que sea controlado. "La sensación como ciudadano es que es una crisis muy difícil de gestionar. Las decisiones que se tienen que tomar no son inertes, todas tienen una repercusión".

Tal como se teme, Carrillo confirma que las previsiones son que los casos positivos sigan aumentando: "El riesgo que corremos es la esperada saturación del sistema sanitario. Es esta el gran miedo".