Público
Público

Violadores del verso Kase O: "Me estoy preparando para dejar de ser el mejor"

Kase O. en una imagen promocional cedida a 'Público'.
Kase O. en una imagen promocional cedida a 'Público'.

Javier Ibarra Ramos (1980) es conocido y admirado bajo el pseudónimo de Kase O. Considerado por su propio gremio como el mejor rapero de todos, este zaragozano atiende a Público a través de una videollamada. 

Kase O ha vuelto a estrenar canciones bajo el titulo de Divertimentos, que será su próximo disco. 27 años de carrera le avalan.

Esta entrevista se enmarca dentro de una serie de conversaciones con raperos y raperas españoles.

Nach: "Si no fuera por detalles y la suerte, estaría trabajando en una oficina"

¿Sigue teniendo en su mapa local la plaza de El Rollo, donde empezó todo?

Sí, es un parque céntrico. Paso, no a diario, pero la última vez que la pisé fue en un acto que hicimos por la libertad de expresión en honor a Valtonyc y varios compañeros. Un sitio público, y qué mejor que la plaza de El Rollo, donde tanto practicábamos el freestyle.

Es uno de los sitios que te trae recuerdos. Ese día del acto fue muy bonito ver la plaza llena. Paso mucho con el coche, lo guapo es asomarse y verla, pero es uno de los sitios de Zaragoza que está impregnado de muchas noches felices y buenos amigos.

¿Queda algo de ese adolescente?

No sé si queda mucho; he cambiado mucho en mi manera de ser y de ver el rap, pero en mi corazón yo aún quiero a ese tío. No me da vergüenza la época de las maquetas; me hace gracia, es lo que había, y estoy reconciliado con esa época. Pero de ese gacho queda muy poco, hermano [Risas]. Ten en cuenta que han pasado 25 años.

¿Reconciliarse en qué sentido? ¿Rompió con su pasado?

No es que rompiera, pero me daba vergüenza ajena [Risas]. Letras muy violentas, rozando el machismo y guarrerías sexuales, groserías... yo que sé. Me he perdonado, era lo que había y ya está, y espero que no me juzguen ahora por lo que hacía con 15 años. No he tenido grandes conflictos tampoco, alguna cosa sí que dices: "Jodo, vaya huevos le echaste ahí", pero sí me trae buenos recuerdos y cierta nostalgia de la adolescencia.

¿Qué recuerda de su infancia? 

Pues yo soy el de en medio de tres varones y hemos tenido una infancia superguay. Debajo de mi casa había un descampado y nos pegábamos gran parte de la vida: cogiendo ranas, con las avispas, jugando al escondite, fútbol por un tubo... Mi viejo trabajaba en una oficina de ocho a dos y mi madre era ama de casa y nos cuidaba y educaba como bien podía. No sé, me recuerdo con mucha imaginación. Con mis Gi Joes hacía más teatro que guerra, donde yo era Dios y manejaba sus malditas vidas [Risas]. No necesitaba mucho más que la imaginación.

Cuando empecé a leer poesía y a escuchar rap, me la pegaba leyendo y escribiendo. He estado a gusto en la soledad, siempre le he sacado su lado creativo. Ya de adolescente, como todos, una revolución muy loca y alguna liada he tenido en casa, pero supongo que como todos.

Kase O, durante su videollamada con 'Público'.

En sus canciones hay referencias al cuidado de los mayores. ¿Hubo alguna figura importante en su vida?

Yo con la que más he convivido es con mi abuela Rosario. Nos dejaban dos meses en el pueblo con mi abuela, que era una persona que arrastraba mucho dolor de la posguerra, con hermanos suyos que murieron, con ciertas humillaciones en su pueblo por ser hermana de quien era... y, bueno, no era la alegría de la huerta, pero era muy cariñosa. Tenía sus rayadas, pero cuando se olvidaba nos ofrecía lo mejor de ella, su sonrisa.

Yo he tenido el ejemplo de que mi madre, cuando mi abuela era más viejita y no podía andar, se la trajo a casa y como una más. Nunca se planteó llevarla a una residencia y estuvo con ella hasta el último segundo, y viendo eso supongo que en las letras lo he reflejado. A veces no he tenido toda la paciencia que tenía que tener con ella y eso se me queda grabado. Cuando me acuerdo de ella, me acuerdo de algún bufido que le pegaba, porque son abuelas, y lo tengo grabado. Sé que no era así y que éramos felices, pero bufar a una persona mayor... Pero bueno, nadie es perfecto. Eso intento dejarlo en las canciones para recordármelo a mí.

¿Te llegó a ver rapear?

Sí... [Sonríe]. En directo no sé, pero en el periódico sí me veía. "Aún perderás dinero, aún te robarán", me decía [Risas]. Todo pesimista... Esa era su manera de ser. Algo malo te va a pasar.

No se enteraba de mucho, estaba muy mayor. Ella sabía que yo viajaba y cantaba, pero era de una generación que no le podía explicar bien. Mi abuela estaba en su mundo y era difícil explicarle, no lo entendía.

¿Usted llegó a entender de adolescente el sufrimiento de su abuela o eso pasó cuando se hizo adulto?

Mira, por un lado, ese tema era tabú en la familia, pero si la pillabas de buenas te contaba historias escalofriantes. Ver asesinatos en directo, porque en el pueblo donde ella vivía había tomate, porque estaban las milicias de Marruecos, peña muy chunga. Siempre contaba que en una cueva a uno por darle un reloj de oro se lo cargó delante de todos, y a partir de ahí todo el pueblo se hizo franquista.

"Qué vienen las pavas". Así llamaban a los aviones, y todos corriendo a las montañas porque el pueblo lo iban a bombardear. Ahí entiendes que se quedara trastornada. Su hermano fue maqui y se quedó por el monte y leía libros, y cuando a mí me veía leer me decía: "No leas tanto...", porque te podían matar, pensaba ella. Vivió con mucho miedo porque vivió mierdas muy hardcore.

¿Recuerda la primera impresión que le causaron los que luego fueron sus compañeros en Violadores del Verso?

Lírico era el mejor amigo de mi hermano mayor. Yo le conocía antes de ser rapero, típico que venía por algún cumpleaños. Siempre ha estado presente en mi vida y era mi maestro. Tenía un grupo con mi hermano y para mí era flipante verles ensayar. Cuando les vi con los altavoces, Lírico con el micro soltando movidas... Seguramente el primer día que les vi escribí algo de rap.

Además, Haze y Rumba eran de la pandilla de mi hermano. Para mí no eran extraños. Con 14 años intentaba salir con ellos por ahí; a mi hermano no le hacía gracia, pero quería estar con ellos a toda costa. Les conocía antes de ser raperos, no fue como conocer a alguien.

Tenía admiración por ellos, porque controlaban de hip-hop y tenían independencia económica, se compraban sus CD, que era síntoma de cultura. Tuve la suerte de estar en una pandilla superculta, y yo iba detrás de ellos como un crío, porque eran mis ídolos porque controlaban de rap.

¿Y cómo ha cambiado su forma de ver el rap?

Yo, de joven, básicamente, quería imitar a mis ídolos: Onix, Scarface... Cuanto más me pareciera a ellos, mejor me parecía yo. Todo eso siguió igual en Violadores. Hemos querido sonar como si fuéramos americanos, siguiendo los cánones de cómo lo hacían ellos, con los mismos aparatos.

Pero luego llega un punto, no sé si con El Círculo, en el que quise hacerme mi propia música. Hacer hip-hop, pero con mi sello de identidad. Y de ahí salen cosas como Basureta o Mazas y Catapultas, eso no se lo he oído a ningún yanqui, es una paranoia mía, mejor o peor ejecutada, pero mía. Esas locuras son las que me hacen sentir artista.

Basureta, ese medio tiempo, toda la paranoia de canción... eso no se lo he oído a Rakim. Joder, soy un españolete que aporto al hip-hop... No inventas nada, pero sabes que no estás imitando a otros. Y eso es lo que ha cambiado, permitirme el tener mi propio estilo, mi propia manera de ver las cosas. En esa época todos queríamos ser gánsters, pero no eres un gánster y te tienes que joder [Risas].

Tiene esa frase de "el mestizaje es camuflaje para flojos"

"No podías hacer un estribillo con una piba porque eso era comercial"

Esos mensajes tan talibanes..., éramos muy ortodoxos, menos mal que eso ha quedado atrás. No podías hacer un estribillo con una piba porque eso era comercial. Nos poníamos muchas reglas que los americanos jamás han tenido. Viendo las meteduras de pata que pueden tener esas frases, he matizado mucho mi filosofía. Te pones tantas reglas que a veces te las tienes que comer y te las pasas por el forro de los cojones. Es lo que tiene tener experiencias y humildad, reconocer que la has cagado.

De su disco 'El Círculo' destacamos 'Basureta'. ¿Se desnuda y la sufre cada vez que la interpreta en directo? 

A mí se me sigue poniendo el corazón en la garganta cuando la toco en directo. Pienso que es una de las grandes canciones del disco y la gente que paga una entrada la tiene que oír. A Muna [su pareja] no le gusta, dice que es una mierda comerciar con la miseria [Risas]. Pero es arte, está guapo. Cada vez que la canto es como si la estuviera viendo, y está bien no olvidarse de aquella época oscura.

¿Sigue disfrutando de tocar canciones que compuso hace 10-15 años?

Pues, por ejemplo, cantar Ballantines para mí... lo hago porque sé que a la peña le encanta, sobre todo al público clásico. No puedes hacer un concierto y no tocarla, pero ya hace 25 años de esa canción y hace 20 años que no bebo whisky, pero tienes que morir al palo de tus seguidores. "Voy a beberme hasta las copas de los arboles"... igual te matan si no la tocas [Risas]. Me la tiro con el sentimiento que puedo, pero las tengo trilladas. No ha faltado nunca. Lo haces como un profesional.

"No puedes cobrar una entrada y no cantar la que le mola al público"

Y, la verdad, he ido a conciertos de peña que me mola y que no ha tocado la que tenía que cantar, por sus huevos morenos, porque es muy vieja y me he cagado en sus muelas. Así que partiendo de esa experiencia, muero al palo. No puedes cobrar una entrada y no cantar la que le mola al público. He visto gente en conciertos con mucha personalidad que te cambia las instrumentales de las originales. En Solo quedar consuelo, en alguna gira de Violadores del Verso cambiábamos la instrumental y la gente se quedaba como diciendo: "Qué mierda es esta". La gente quiere escuchar la movida que oye en su coche, así que prohibido hacer cosas raras y menos con los hits, esos déjalos como están.

Eso hizo cuando se juntó con la banda de jazz en Kase.O Jazz Magnetism.

El Jazz Magnetism fue un proyecto bastante raro en sí mismo. Lo que hice fue hacer versiones de colabos que no estaban tan trilladas en directo. No hice versiones de las más conocidas y hubiera sido un coñazo. Que las hice, hice Ballantines también, pero fue un riesgo en toda regla. Cambiar las instrumentales y hacer la gira antes que el disco... La gente se pensaba que iba a un concierto de Violadores y muchos no conocían algunos temas, se les veían las caras desencajadas. Pero los músicos eran increíbles, al final había aplauso y felicidad, por eso hice el disco.

Existe esa anécdota de que Bob Dylan fue abucheado por sus propios fans en un concierto en el que utilizó una guitarra eléctrica. ¿Ha vivido situaciones así?

Quizá en alguna ciudad más pequeña, sí. No te voy a negar que no, pero yo eso de echar la bronca al público... No sé si lo he hecho alguna vez. Si falla algo, el problema eres tú. "¡Venga, que no os movéis!", dicen algunos en sus directos. "Venga, ¡que sois unos muermos!". Tío, que he pagado una puta entrada. Si están flojos es porque tú no sabes encarrilarlo [Risas].

A algunos fans de Violadores alguna vez sí les pillaba más descolocados, y tú eso lo sufres en el escenario... Pero sabes que tienes Ballantines para el final [Risas]. Tú no eres tonto, sabes que tienes tus bombitas para el final.

Imagen promocional de Kase O cedida a 'Público'.

¿En una de sus últimas canciones hace referencia al 'haterismo'? "Te pierdes lo bueno buscando el error".

"Ya somos 'haters' hasta de los yogures del Mercadona"

Sí, un poco viene a resumir esa actitud que tenemos todos. Puedes caer en dinámicas haters si no te cuidas. Hay gente muy asquerosa [Risas]. Hay que cuidarse los pensamientos y hasta esa gente que te parece asquerosa tiene un corazoncito, y puede que el asqueroso seas tú. Esa frase la llevo a niveles cotidianos, de estar reprochando todo el rato a tu pareja, ser la policía del otro. Joder, cabrón, algo te enamoró de esa persona, no estés todo el rato al quite. Esas canciones me las hago para mí mismo.

O yo mismo con mi música, no poder disfrutar una canción por mi nivel de autocrítica. Esa frase me quedó mal, pero cabrón las otras 24 están estupendas. Trabajo eso a nivel persona y profesional. Ya somos haters hasta de los yogures del Mercadona. Sé más compasivo, por muy cristiano que suene, sé más compasivo porque te vuelves un hater y no hay quien te lo saque. Todos tenemos un amigo hater, que dices: "¿Y este para qué vive?". Te cuesta echar un halago [Risas]. Que no cuesta nada dar las gracias o pedir disculpas. Yo soy un carca y esos valores a mí me han ido bien, con el por favor y gracias. Mis padres han salido adelante con eso, pero eso ya no se lleva.

Analizando sus letras, nos viene a la cabeza 'Trae ese ron', donde dice "puta España". ¿Le traería problemas ahora?

Hombre, sobre todo esa, en otras no metí tanto la pata. Pero ahí estaba enfadado porque Aznar nos llevó a la guerra de Irak. Yo realmente de ese sentimiento ya no tengo nada, era una manera de sacar mi rabia.

Pero ahora mismo ni me lo plantearía decirlo, además, porque puedes decir lo mismo sin faltar y sin incitar a la violencia o al odio. Yo no estoy superorgulloso de esa mierda, y he tenido mis paranoias, y decir: "Algún día van a venir y se me van a llevar" [Risas]. He vivido con eso, pero ya está.

Nunca le vemos posicionarse demasiado, pero con la libertad de expresión siempre ha sido muy contundente.

"Llevar a la cárcel a alguien por hacer una canción me choca, diga lo que diga en la canción"

Es que en el caso de Valtonyc, él canaliza lo que siente a través de una canción. Veo peor la lucha armada. Entonces, no tener la piel tan fina... Pero es un tema delicado, porque si eres tú al que están insultando la libertad de expresión no te hace ni puta gracia, pero llevar a la cárcel a alguien por hacer una canción me choca, diga lo que diga en la canción. Cuanta menos importancia le des, menos publicidad va a tener ese mensaje, entonces no sé muy bien a qué se juega a veces.

¿Vive en conflicto con algunas de sus letras? La elevación de la  bebida... ¿Pensó en algún momento en la repercusión que puede tener en el público cierto mensaje?

Totalmente, hermano. Esa reflexión no sé en qué momento la he tenido, pero he visto que niños de 13 años me piden que les firme la botella de Ballatines, y los huevos se te caen al suelo. Tampoco autocensurarte, pero invertir más al mensaje positivo y constructivo. Desde el Jazz Magnetism el enfoque fue el paso intermedio a donde he llegado ahora.

Claro que esa reflexión la he hecho. Tampoco es que me haga tanto mal. Si el chaval ese bebe whisky un poco será la canción, pero yo creo que habría bebido sí o sí.

Sin embargo, con 'Basureta', demostrar la fragilidad masculina ha podido tener un efecto positivo. 

Los menajes de El Círculo han calado porque humanizan a Kase O a niveles nunca vistos. Siempre se vendió como un ideal y una entidad no humana. Así que esto ha gustado, porque me he dejado ver. A las chicas creo que algunas canciones les han atraído por el reconocimiento de las debilidades, en este mundo que vivimos tan machista. Ver a un tío que cuenta sus miserias te da esperanza en la humanidad, y esa ha sido la clave.

¿Vive con la presión de sus éxitos pasados?  ¿Siente que tiene que igualarlos?

Por ejemplo, los Divertimentos [canciones que publica ahora y que serán su próximo disco] son una respuesta a la presión que me metí con El Círculo. De venir con un grupo de superéxito, nos las hemos visto putas para hacer discos individuales. A los tres nos dio duro en mitad del proceso. Ahora no aspiro a hacer un disco mejor que El Círculo. Ahora quiero divertirme con los colegas y me lo merezco. Si me lo preguntas en la época de El Círculo, sí, la presión era mucha, pero ahora soy El gordo que la pisa bien.

¿Por el trauma del esfuerzo?

"La presión de estar siempre en la cima es una mierda"

Sí, eso es un infierno. Siempre hay miedo y siempre va a existir. Nadie quiere dejar de ser popular y que tus discos no gusten. Ese miedo es aterrador tras cada lanzamiento. A ver si no se ha acabado el chollo, es un miedo terrorífico. Pero creo que en este momento me merezco pasármelo guay y hacer canciones más livianas, donde prime la diversión incluso por encima del arte, que luego salen canciones guapas.

Yo veía a peña haciéndose selfies en los estudios y lo bien que lo pasaban y yo pensaba: "Ese disco es una mierda", aquí se viene a sufrir. Me daba envidia ver a la peña disfrutar mientras grababa. He sufrido mucho con cada letra de El Círculo, no me he tratado bien. Ahora, a otra cosa. Y la presión de estar siempre en la cima es una mierda.

Yo nunca he querido eso, lo de la presión por ser el mejor, pero te llega por la gente. Te lo dicen a diario, en los comentarios de las redes... Al final te gusta que te lo digan [Risas], pero es un lío. No estás preparado para dejar de ser el mejor y yo me estoy preparando. El gordo que la pisa bien es toda una declaración. Ya no soy el nueve que las mete todas, ahora solo juego amistosos. Almuerzo antes y después del partido.

¿Y a quién ve como el próximo nueve del rap?

Al Foyone lo veo muy fuerte, artísticamente, su actitud, las cosas que dice... Me gusta mucho Original Juan, que es un bakano con un estilazo increíble. De esa hornada, me gustan muchos y me dan envidia muchos.

¿Se ve reflejado en alguno de los nuevos?

Muchos, todos tienen una energía que era la que yo tenía. La rabia que tienen Ajax y Prok es una pasada, sé que ya no puedo hacer eso, físicamente, mentalmente... Ellos están en la flor de la vida. Además, mola que nos tienen respeto, no ocultan que nos escuchan. La nueva escuela puede ser muy cruel con los viejos y yo no he sentido eso. Me hacen guiños en sus canciones y lo agradezco que te cagas. No les da vergüenza y y estoy muy agradecido.

Decía Residente que su límite de colaboraciones comerciales era Shakira. ¿Cuál es el suyo?

"Me he pegado la mitad de mi vida diciendo que no a cosas, por ortodoxo"

No se ha dado el caso, pero si la canción está guapa, yo me meto ahí, sea reguetón o trap. Tengo un poco la filosofía de no decir que no a nada, porque me he pegado la mitad de mi vida diciendo que no a cosas, por ortodoxo. Quiero pensar que diría que sí a una canción que esté todo guapa, me la pida quien me la pida. Igual luego me acojonaba. A veces te conviene cruzar líneas, pillar algún palo, pero haces que la humanidad avance y dando un ejemplo, porque no poder hacer reguetón o trap son tonterías. Si tuviera 18 años sí estaría en esa guerra, pero con 40 palos, todo lo que sea experiencias bonitas... Si me invita Shakira, sé que iré a un estudio increíble, un productor increíble... eso que te llevas.

¿Se ve haciendo una colaboración con Bad Bunny?

Muy bueno tendría que ser, pero por qué no. Pero no porque sea Bad Bunny. No sé si me negaría, puede ser que sí porque aún tengo mis reminiscencias de talibán, porque tengo mis conflictos.