Público
Público

"Cuando al fin apareció el Códice, lloramos todos, incluso el juez"

Detenido un electricista que trabajó 25 años en la Catedral de Santiago por el presunto hurto del manuscrito, hallado en un trastero de una localidad cercana a la capital gallega. La policía investiga la procedencia de 1,2 millones de

EFE

El Códice Calixtino, desaparecido desde el 5 de julio del pasado año, ha sido encontrado hoy en un garaje, a 6 kilómetros de la Catedral, en presencia de testigos que nunca imaginaron que llegarían a llorar junto al magistrado y los agentes cuando se produjo el hallazgo.

'Cuando al fin apareció este documento sustraído el año pasado, qué alegría tan inmensa, lloramos todos, incluso el juez, que no pudo contenerse, lógicamente', contó Begoña Bravo, que, con su marido, Mauricio García, asumió 'con seriedad' su papel como refrendataria.

El descubrimiento de hoy supondrá que 'el Códice esté presente en la festividad de Santiago Apóstol', el próximo 25 de julio, Día de Galicia, apostilló Bravo. Antes de la recuperación, habían sido arrestadas cuatro personas, un electricista exempleado de la basílica compostelana, Manuel Fernández Castiñeiras, su mujer, Remedios Nieto Mayo, su hijo, Jesús Fernández Nieto, y la pareja de éste último, María Jesús Quinteiro.

La comisión judicial localizó el manuscrito, tras remover los 'trastos y porquería' de un inmueble, que hacía las veces de trastero, en el interior de varias bolsas de plástico, empaquetado con papel de periódico y, aparentemente, en buen estado.

'En la primera inspección no se encontró, aunque sí aparecieron otros enseres', explicó esta bilbaína residente en Galicia, que contó como el juez instructor, José Antonio Vázquez Taín, no pudo levantar el acta del descubrimiento a su llegada a la cochera, a las 14:30 horas.

Fue el propio juez quien pregunto a los agentes si habían mirado en un montículo de bolsas de cemento y ladrillos, que al ser retirados dejaron al descubierto la histórica joya robada. 'Apareció donde menos lo esperaban, porque hubo un instante en el que los ánimos se vinieron un poco abajo, creyendo que no estaba allí', relató Bravo

El garaje donde fue encontrado en Milladoiro (A Coruña) es un lugar cercano a donde estaban residiendo los presuntos ladrones. Vecinos del edificio en el que habitaba el presunto ladrón han contado que 'muchos residentes' no se hablaban con él por 'una denuncia judicial', cuando era presidente de la comunidad, y que 'está claro que ha tenido una idea mala'.

Fernández Castiñeira, han desvelado las mismas fuentes, llevaba 25 años en la Catedral como autónomo, realizando servicios de mantenimiento de manera continuada, pero en un momento dado 'falsificó' un documento y pergeñó su propio contrato como trabajador fijo. Cuando los responsables del templo decidieron prescindir de sus servicios, conocedores de esta tropelía, encajó su venganza, primero reclamando 40.000 euros, según él, la cantidad que se le adeudaba. Y, a la vez, sustrayendo otras joyas, han corroborado las mismas fuentes, que sostienen que conocía perfectamente el templo y las relajadas medidas de seguridad de entonces.

El juez Vázquez Taín expresó su alegría: 'Estamos muy contentos, nos hemos quitado un peso de encima, y hemos efectuado el correspondiente reconocimiento en la Catedral, es un día de felicidad'. El fiscal superior de Galicia, Carlos Varela, destacó por su parte que 'lo que interesa por encima de todo' es que el Códice se haya conservado 'en buenas condiciones, para poner fin a este triste episodio'. Por su parte, el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, mostró la disposición de la Xunta a colaborar con las medidas de 'custodia y blindaje, para impedir que se vuelva a repetir lo que ocurrió hace mañana un año'.

El profesor Xosé López Díaz, traductor de esta obra al gallego en 2010, recordó que en el apéndice del propio Códice queda recogido 'el castigo de excomunión' a quien lo robe. Se trata de una carta de Inocencio II (1130-1143) en la que autentifica el libro, 'veracísimo en sus palabras, bellísimo en su ejecución, ajeno a toda malicia herética y apócrifa'.

Los principales partidos políticos gallegos, PP, PSOE y BNG, han coincidido hoy en expresar su esperanza de que la experiencia de un robo como el que se ha resuelto no se vuelva a repetir. El dinero intervenido a este técnico electricista, 1,2 millones de euros, podría ser producto del 'robo continuado', han dicho fuentes próximas a la investigación.

Más noticias