Público
Público

Defensa WiFi y guarderías, parte de la receta de Margarita Robles para mejorar las "lamentables condiciones" de los cuarteles 

Revisa la normativa militar para evitar discriminaciones aunque cree que la polémica de los tatuajes fue un problema de interpretación. La ministra considera "una asignatura pendiente" que no haya mujer general y promoverá aumentar la presencia femenina en el Ejército

Publicidad
Media: 4
Votos: 1

La ministra de Defensa, Margarita Robles, durante la entrevista. Eduardo Parra/EUROPA PRESS

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha anunciado la implantación de un "plan de choque" con el que contempla dotar a todos los cuarteles de guarderías y de redes WiFi que permitan mejorar la conciliación de la vida personal y laboral de los militares.

En una entrevista, la titular de Defensa ha reiterado que los cuarteles españoles están en "condiciones lamentables", por lo que considera que es necesario buscar la forma de mejorar "las condiciones de vida" de los hombres y mujeres "que están prestando sus servicios" al país.

"Estamos haciendo una radiografía de la situación", ha asegurado Robles, quien ha añadido que el Gobierno trasladará esos aspectos de mejora de las instalaciones militares a los próximos Presupuestos Generales del Estado (PGE) para que sean "una prioridad". "Es algo absolutamente esencial si queremos favorecer la conciliación de la vida personal y laboral", ha dicho, y ha señalado que el Ministerio ya trabaja con "planes piloto" con guarderías en los cuarteles de Zaragoza o en la madrileña base de El Goloso.

La ministra, que en sus visitas a los cuarteles tras tomar posesión del cargo ya denunció su situación de deterioro, ha insistido también en poner en marcha redes WiFi en todos ellos, tanto para la vida cotidiana de los integrantes de las fuerzas armadas, como para su formación con nuevas tecnologías. Según ella, aunque no ha dado cifras concretas del presupuesto que se baraja, el Ministerio cuenta con recursos suficientes para estas dos cuestiones y para otras "mejoras puntuales" que se están realizando en algunos acuartelamientos.

"Esencial" reunión de septiembre

Asimismo, Robles estima "esencial" la reunión monográfica que mantendrá el próximo 18 de septiembre con las asociaciones profesionales de las Fuerzas Armadas para tratar la conciliación en esta profesión, y ha adelantado que planteará medidas encaminadas a "favorecer la incorporación de las mujeres" al Ejército.

"En este momento sólo el 12% de las fuerzas armadas son mujeres. Es verdad que es un porcentaje superior al de otras fuerzas armadas, pero queremos que ese porcentaje se incremente", ha apuntado.

Al margen de la instalación de guarderías, la titular de Defensa, que ha remitido a septiembre para desvelar nuevas medidas, ha garantizado que buscará que las mujeres militares no se vean obligadas a "sacrificar su vida laboral" por la imposibilidad de conciliar su maternidad con su carrera profesional, en especial en las parejas en las que ambos son miembros de las fuerzas armadas.

Tatuajes, "discriminación" y acoso

En relación al caso de las dos psicólogas que fueron apartadas de la oposición a psicólogo militar por lucir tatuajes sólo visibles con falda —ambas argumentaron que podían vestir pantalón para cubrirlos—, Robles ha criticado lo que entiende que es "una evidente situación de desigualdad" en comparación con los hombres, pero ha dejado el asunto en manos de los tribunales, después de que estos paralizasen la repetición de la convocatoria que anunció la ministra.

"Nosotros lo que tenemos que hacer es acatar lo que nos dicen los tribunales, suspender la convocatoria que nosotros habíamos puesto en marcha, pero al mismo tiempo entendemos que no podemos dejar sin protección a aquellas dos opositoras que habían sido, en nuestra opinión, indebidamente excluidas", ha aseverado Robles.

Revisión de la normativa

Según ha explicado, en el Ministerio están revisando la normativa militar para evitar otros casos de discriminación, aunque ha aclarado que para ella, en este caso concreto, no fue un tema de normativa sino de interpretación de la misma. Aun así, ha remarcado que darán una vuelta a las normas para no dejar "ni un margen de duda ni de ambigüedad" frente a diferencias de trato entre hombres y mujeres.

Por otro lado, se ha referido al acoso sexual en el Ejército y ha garantizado que existe un buen plan para combatirlo, pese a que vayan a estar "permanentemente en situación de mejora". "Hay algo que tiene que quedar muy claro y es que en las fuerzas armadas hay tolerancia cero contra cualquier tipo de acoso", ha sentenciado, y ha puesto como ejemplo a la diputada socialista Zaida Cantera, quien se vio obligada a dejar el uniforme tras denunciar casos de acoso.

Más mujeres militares

Este 2018, en el que se cumplen 30 años de la incorporación de las mujeres al Ejército, el Ministerio pretende celebrar "actos relevantes" con los que hacer que las fuerzas armadas estén "muy unidas y muy próximas a la sociedad para la que trabajan".

"Es bueno decir que las fuerzas armadas, que defienden nuestros valores constitucionales y la paz y la libertad en el mundo, son modernas, integradas en la sociedad y ofrecen perspectivas profesionales", ha explicado la ministra en un llamamiento a las mujeres a unirse a la profesión militar. En este sentido, Robles cree que en España aún hay "una cierta prevención" por "atavismos del pasado" en relación al Ejército, un estereotipo que pretende desterrar.

Algo que preocupa "especialmente" a la ministra socialista es que todavía no haya ninguna mujer con el máximo rango en las fuerzas armadas españolas. "El que no haya todavía ninguna mujer general es una asignatura pendiente", ha reconocido, y aunque ha admitido que para ascender a tal rango hay un proceso "largo" de evaluación que dificulta su acceso a las mujeres por los problemas de conciliación, ha aseverado que aprovechará el 30 aniversario para ensalzar el papel de ciertas mujeres de peso en los cuerpos militares.

Entre otras, puso como ejemplo a la comandante Gallego, que está dirigiendo a los pilotos en una misión de paz en Irak, y a muchas otras mujeres que conllevan "un sacrificio en relación a su familia" con su labor militar.