Público
Público

Día de la Memoria Donostia recuperará las voces silenciadas de miles de mujeres durante el franquismo

Coincidiendo con el aniversario de la caída en manos de las tropas franquistas, la capital guipuzcoana ofrecerá un espectáculo a modo de homenaje a todas aquellas que sufrieron la salvaje represión de la dictadura.

Publicidad
Media: 5
Votos: 5

Mujeres rapadas en Oropesa (Toledo).

El demonio rojo estaba en todas partes. El nacionalcatolicismo franquista lo veía en quienes defendían la libertad del ser humano, pero también en las mujeres que no se encasillaban en los estrictísimos valores del régimen. Sofía Casanova, una periodista que adhirió fervientemente a la dictadura, dejó bien claro su diagnóstico durante una visita realizada a Bilbao: “Veo ya el bolchevismo en vuestros labios pintados, en vuestras faldas cortas, en vuestro lenguaje hombruno, en vuestras cabezas con pelo estilo garçon…”, en referencia a aquellas que osaban llevar corta su cabellera. Cosas del diablo.

En Barakaldo hubo un alcalde que fue aún más práctico. Varios años después de que Casanova lanzara aquellas premoniciones, el jefe municipal de esa localidad vizcaína directamente prohibió que las mujeres salieran a la calle sin medias debajo de sus faldas. Por si acaso alguna vecina alegaba que no se había enterado, el edil sacó un bando oficial con su ultracatólica medida. Mano de santo.

Morales impuestas, voces acalladas. Durante sus larguísimos cuarenta años, la dictadura reprimió a las mujeres por partida doble: cárcel si eran rojas y persecución si no vestían, hablaban y actuaban con religiosa discreción. “Mujer española: Es preciso una vida sin exageraciones. La templanza española ha de traducirse en tus modos y vestidos. Que una vida sana, pero moral, es la base de pueblos fuertes”, publicaba el periódico franquista El Correo Español-El Pueblo Vasco en una de sus lúgubres páginas de 1937.

Todas y cada una de las víctimas del machismo franquista en sus más variadas expresiones serán recordadas este jueves en Donostia. Coincidiendo con el 82 aniversario de la entrada de las tropas franquistas a la capital guipuzcoana, el Ayuntamiento conmemorará el Día de la Memoria con una representación artística que buscará recordar y reconocer los padecimientos de miles y miles de mujeres. La directora de la creación, Agurtzane Intxaurraga, ha elegido un título que en apenas dos palabras resume lo ocurrido durante cuatro décadas: Isildutako Ahotsak. Voces acalladas. Silenciadas.

“La dictadura hizo que las mujeres fueran retiradas de la vida pública, enterrándolas en casa"

El espectáculo, que se realizará a partir de las 19.30 en el salón de plenos del Ayuntamiento, tendrá a siete mujeres de distintas disciplinas artísticas en escena. El objetivo, señala la responsable, no es otro que recuperar las voces de las mujeres, lo que al mismo tiempo significa revivir los sufrimientos vividos durante la posguerra.

“La dictadura hizo que las mujeres fueran retiradas de la vida pública, enterrándolas en casa. Todo eso lo potenció el nacionalcatolicismo con su adoctrinamiento, haciéndoles creer que el ideal de toda mujer era el matrimonio y cuidar de la familia”, relata Intxaurraga, quien acumula ya tres años seguidos trabajando en recreaciones de este tipo para el Día de la Memoria de Donostia.

“El primer año nos centramos en la huida de casi la mitad de los donostiarras tras la toma de la ciudad por los franquistas. Entonces hablamos de esa luz democrática que se había apagado. Al año siguiente homenajeamos a todas aquellas y aquellos vecinos que se quedaron aquí, rememorando cómo hicieron para salir adelante y buscar la luz en un momento tan oscuro”, recordó. Ahora pondrá el foco en las atrocidades vividas por las mujeres, tanto de Donostia (se leerá la carta de la compañera de un preso fusilado) como de otros puntos del Estado.

Distintos momentos

“Espero que las mujeres lo aprecien, que los hombres lo entiendan y que las víctimas puedan sentirse homenajeadas”, dijo la directora a Público en las horas previas al espectáculo. Mientras apuraba los últimos detalles, contó que durante los cincuenta minutos de representación se verán distintos momentos de la historia de las mujeres, empezando por la aprobación del voto femenino por parte de la República, la llegada de los fascistas y las persecuciones contra las “rojas”, lo que incluyó (entre otros métodos de terror y humillación) rapado de cabezas y aceite de ricino.

“Queremos homenajear a todas aquellas mujeres que a pesar de la dictadura y de todo lo que tuvieron que sufrir, fueron capaces de seguir luchando por la libertad de toda la sociedad y para que no se las considerara ciudadanas de segunda clase. Es un grito de rabia y emoción que no dejará indiferente a nadie”, adelantó Intxaurraga. Junto a ella estarán Maite Arroitajauregi Mursego, Zuriñe Benavente, Beatriz Churruca, Miren Gojenola, Sandra Fernández y Nerea Elizalde, mientras que las letras de las canciones serán de Uxue Alberdi.

Antes, a las 12.00 del mediodía, la corporación municipal encabezará una ofrenda floral a las víctimas de la dictadura. Será el comienzo de una jornada que romperá silencios y devolverá voces acalladas.