Público
Público

Garzón: "No cobré ni un dólar del Santander"

El juez entrega al Tribunal Supremo cartas similares a las que envió a Emilio Botín dirigidas a Rajoy, Rato y Zapatero

ÁNGELES VÁZQUEZ

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón negó ayer ante el magistrado del Tribunal Supremo Manuel Marchena haber cobrado "ni un solo dólar, ni un solo centavo" del Banco Santander, a través del patrocinio que la entidad facilitó a la Universidad de Nueva York (UNY) para realizar los dos cursos que el juez dirigió durante su estancia de 16 meses en dicha ciudad.

Garzón, que esta vez llegó andando al alto tribunal, respondió a las preguntas del fiscal Fidel Cadena y al alrededor de medio centenar que le dirigió el instructor. No respondió a los querellantes, José Luis Mazón y Antonio Panea, que lo acusan de cohecho y prevaricación por haber supuestamente buscado la financiación del Santander para realizar los dos cursos que dirigió para el Centro Rey Juan Carlos I de Nueva York y haber cobrado de la entidad bancaria.

A la vuelta al juzgado, Garzón archivó una querella presentada contra Emilio Botín, siguiendo el criterio del fiscal. Su decisión fue luego confirmada por la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional. A preguntas de Marchena, aseguró que no podía abstenerse del asunto, porque no existía causa legal para ello.

Durante la comparecencia, Garzón se remitió con frecuencia a la documentación aportada por la universidad y por el Santander. Ambas entidades negaron que el juez hubiera cobrado del banco o que hubiera buscado el patrocinio de los cursos, aunque así lo pusiera de forma "incorrecta" la web de la UNY.

Garzón aseguró que se marchó a Nueva York sin concretar con la universidad la remuneración que iba a percibir, y no pudo precisar la cuantía, "aunque declaró esta rondaría los 160.000 dólares". De esa cantidad, había que descontar lo correspondiente al pago de la vivienda. Sus honorarios los pagó el Centro de Derecho y Seguridad, mientras que el Centro Rey Juan Carlos asumió dos partidas de gastos relacionadas con la escolarización de su hija y los desplazamientos. El juez fue tajante al negar que cobrara del Santander, le pidiera fondos o los gestionara. "Esa gestión la realizaron las autoridades académicas de la UNY", precisó. Su labor se limitó a "idear los encuentros" con el director del centro, James Fernández, uno de los tres testigos que declararán el próximo día 22.

Y en cuanto a las cartas encabezadas por un "querido Emilio" con las que agradeció el patrocinio, Garzón optó por entregar copias de otras misivas dirigidas en similares términos a José Luis Rodríguez Zapatero, Juan Fernando López Aguilar, Rodrigo Rato, Mariano Rajoy y Esperanza Aguirre. "Es una forma habitual que él tiene de expresarse, no sabe si acertada o desacertada, pero por lo que ve le parece que ha sido mal interpretada", consta en la declaración.

El juez dijo haber coincidido dos o tres veces con Botín, pero que no le une ninguna relación personal con él, "ni ahora ni después". Respecto a Mar Bernabé, señaló que la contrató la universidad.

Más noticias de Política y Sociedad