Público
Público

La UE compensará a España por la crisis de los pepinos

Alemania descarta ahora que dos de los tres pepinos españoles en los que se detectó la bacteria sean el foco de la infección

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Se confirman las sospechas de España: la variante de la bacteria Escherichia coli descubierta en los pepinos de origen andaluz no desencadenó la epidemia que ha matado a 15 personas en Alemania y a una en Suecia. Así comenzó ayer su comparecencia la senadora Cornelia Prüfer-Storcks, responsable de Salud de Hamburgo, quien explicó a los medios que en dos de los tres pepinos españoles, los resultados de laboratorio no revelaron ninguna coincidencia con la cepa del tipo O104, detectada en las heces de los pacientes como el responsable del brote de Escherichia coli enterohemorrágica (EHEC), sino con otra variante de esta bacteria tan común. 'Al igual que antes, no está identificado el origen' de la infección, reconocía Prüfer-Storcks, rectificando por tanto las acusaciones sin pruebas que hizo el pasado jueves y que provocaron el inicio de la crisis de los pepinos. Por su parte, secretario estatal de Agricultura, Robert Kloos, dejó claro, según Reuters, que 'Alemania reconoce que los pepinos españoles no son la causa'.

Por su parte, la Comisión Europea criticó ayer a Alemania por atribuir sin pruebas a España la crisis en la cadena alimentaria que ha minado las exportaciones españolas. El comisario de Agricultura, Damian Ciolos, pidió evitar el 'oprobio' de 'lanzar acusaciones' contra España 'sin pruebas', ya que existe un 'riesgo importante de repercusiones económicas'. La Comisión criticó así directamente a Alemania, incluso antes de conocer el resultado de los exámenes hechos públicos en Hamburgo. La Comisión llevaba días recordando que la contaminación podía haberse producido en cualquier parte del proceso, desde la exportación a la comercialización en destino.

La UE celebrará el día 17 una cumbre extraordinaria de Agricultura

Ayer, además, Bruselas prometió estudiar la concesión de ayudas a España por las repercusiones del bloqueo de varios países a sus productos hortofrutícolas. Aunque el Gobierno todavía no ha hecho ninguna petición formal, la ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Rosa Aguilar, confirmó ayer que España solicitará a la UE ayudas extraordinarias por los 'gravísimos daños' que ha producido el brote. En cualquier caso, los productores afectados podrán acogerse a ayudas de Estado o programas agrícolas europeos. La naturaleza de las ayudas y su alcance serán determinados cuando se reciba la solicitud, según el portavoz comunitario Olver Drewes.

Asimismo, la presidencia de turno de la UE, que ostenta Hungría, celebrará unareunión de ministros monográfica, seguramente el día 17, sobre la crisis. El anuncio se produjo ayer en Debrecen (Hungría), donde los titulares de Agricultura de los 27 celebraban una reunión informal. En ella, el ministro polaco, Marek Sawicki, criticó la 'incapacidad' de Alemania a la hora de 'identificar la fuente de la infección', que no fue un obstáculo para extender la sombra de duda sobre España. Por su parte, Sabine Larelle, la ministra belga, aseguró que 'más retrasos no son razonables', y pidió a Alemania que acelere sus análisis para determinar si la causa de la infección se encuentra dentro de sus propias fronteras.

Mientras, en España Rosa Aguilar y el vicepresidente del Gobierno, Alfredo PérezRubalcaba, se reunirán hoy en Almería con los productores para hacer balance de la crisis. Desde la oposición, el PP cargó contra el Gobierno y relacionó la crisis con Alemania a la 'debilidad' del Ejecutivo, que 'dejó a los agricultores indefensos'. El PSOE replicó acusando al PP de tener un 'comportamiento indecente'.

El balance de víctimas asciende a 16 fallecidos y cerca de 1.400 enfermos

Pese a que Alemania rectificó ayer, las fechas no cuadraban desde el principio, pues el primer infectado data del 2 de mayo, y los pepinos españoles no llegaron hasta el día 16. En cualquier caso, la crisis de los pepinos supone unas pérdidas para el sector de unos 200 millones de euros semanales según la Federación de Productores y Exportadores de Frutas y Hortalizas simplemente por el cerrojazo que impusieron varios países europeos a la importación de verdura española.

Por otro lado, la rectificación alemana no arrojó luz sobre el origen de la epidemia, que sigue siendo una incógnita, y un factor clave para descifrar la vía de contagio y el remedio a la enfermedad.

Entre tanto, el Instituto Robert Koch de Berlín y las autoridades siguen instando a no consumir pepinos, tomates y lechuga, pues el número de víctimas sigue aumentando. Sólo en Alemania se registraban al cierre de esta edición 15 muertos, al sumarse la última fallecida, en Renania del Norte-Westfalia; la mayoría (13) era mujeres, y del norte del país (12), donde se inició el brote. 'No podemos dar el mensaje de que ya hemos pasado el punto más álgido', señalaba ayer Prüfer-Storcks, que cree que se perderán más vidas. Por su parte, Suecia registró ayer la primera víctima mortal fuera de las fronteras alemanas, una mujer de unos 50 años que murió en el hospital de Södra Älvsborg.

En cuanto a los infectados, en Alemania superan ya los 1.400, de los que alrededor de 400 están ingresados graves. También hay casos en Dinamarca, Holanda, Francia y Reino Unido. Hay una afectada española, la atleta Elena Espeso, ingresada en Hamburgo, y un paciente con síntomas en el Hospital de Donostia que también pudo contraer la infección en Alemania.

Sobre el tratamiento de los casos, el Instituto de Medicina de Hannover aseguró que la terapia que aplicó a muchos pacientes que padecen SUH con el fármaco Eculizumab está dando resultados, mientras que los microbiólogos del hospital universitario de Münster han desarrollado un nuevo test que mediante procedimientos biológico-moleculares es capaz de detectar cantidades ínfimas de la bacteria en sólo cuatro horas en personas y en un día en el caso de las verduras.

Más noticias en Política y Sociedad