Público
Público

Los asaltantes a la Embajada de Corea del Norte en Madrid contactan con el FBI

El diario 'The Washington Post' informa que el grupo disidente norcoreano 'Free Joseon' es el responsable del ataque a la legación diplomática. El periódico también publica un breve vídeo difundido por la organización.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Embajada de Corea del Norte Madrid. Google Maps

El grupo disidente norcoreano Free Joseon, que según The Washington Post fue el responsable del asalto a la Embajada de Corea del Norte en España el pasado mes de febrero, ha contactado con la Policía Federal estadounidense (FBI), según publica este viernes el mismo diario.

The Washington Post publica un breve vídeo difundido por la organización —también conocida como Cheollima Civil Defense— en la que se ve a uno de sus miembros destrozando retratos del fundador de Corea del Norte, Kim Il Sung, y de su hijo y sucesor, Kim Jong Il, con subtítulos que afirman "¡Abajo con el gobierno de la familia Kim!".

"Recientemente, en suelo de nuestra patria...", comienza el vídeo, sugiriendo, según el diario, "que la grabación se hizo posiblemente dentro de la Embajada norcoreana en Madrid". Una falta de respeto a la imagen del líder puede castigarse con la muerte en Corea del Norte.

El asalto tuvo lugar el pasado 22 de febrero, cuando diez hombres armados entraron en la sede, ataron y amordazaron a los que estaban dentro durante más de cuatro horas y se llevaron ordenadores y documentos, según confirmaron entonces fuentes policiales consultadas por Europa Press.

Una trabajadora de la Embajada, ciudadana de Corea del Norte, consiguió escapar por una ventana y fue localizada herida a pocos metros por una patrulla de la Policía Nacional, que se había personado en el lugar alertada por vecinos. Fue ella quien denunció los hechos.

La denuncia de esta trabajadora llevó a la apertura de una investigación en la Audiencia Nacional, declarada secreta por el juez José de la Mata. Fuentes de la investigación han señalado a Europa Press que en los días posteriores se llegó a identificar a tres de los diez asaltantes, aunque ninguno de ellos se encontraba ya en España.

También se ha rastreado la logística utilizada por el grupo que entró en la legación de Corea del Norte. Al abandonar la Embajada, situada en el número 43 de la calle Darío Aparicio, en el barrio de Aravaca, los asaltantes utilizaron dos coches con matrícula diplomática que fueron hallados después, quedando bajo análisis de la Policía Científica.

Un ataque sin reivindicación

'Free Joseon', sin embargo, no ha reivindicado oficialmente el asalto y el pasado fin de semana hizo un llamamiento a que no se desvelen las identidades de sus miembros por miedo a que se conviertan en objetivos del régimen de Pyongyang.

El asalto cobró aún más importancia porque el ex embajador de Corea del Norte en Madrid, Kim Hyok Chol, es uno de los hombres fuertes del equipo que lidera las negociaciones nucleares con Estados Unidos. Chol fue expulsado de España en septiembre de 2017 pero cualquier conocimiento de su actividad en Madrid podría ser interesante para ganar bazas en las negociaciones.

Además, mientras en España algunas informaciones de prensa vincularon a la CIA con la operación, The Washington Post asegura, citando fuentes conocedoras de la operación, que la CIA no tuvo ningún papel.

Ahora, la comunicación del grupo disidente al FBI "empuja a la comunidad de inteligencia estadounidense a una investigación internacional sensible liderada por las autoridades españolas", explica el diario, que añade que, aunque el FBI no tiene responsabilidad en inteligencia exterior, suele pasar información a la CIA si la considera relevante.

En cuanto a los motivos por los que el grupo se ha acercado al FBI, el diario cita a un experto de la Universidad de Tufts, Sung Yoon Lee, que apunta a que 'Free Joseon' no parece tener recursos ilimitados ni una gran red logística, así que acercarse al FBI con información relevante puede ser una forma de recabar su protección.

Con todo, The Washington Post avisa de que "cualquier vínculo sustancial" entre el grupo disidente y las autoridades estadounidenses puede complicar las negociaciones nucleares entre Washington y Pyongyang, teniendo en cuenta que el objetivo declarado de 'Free Joseon' es derrocar a la dinastía Kim.