Público
Público

Asesinato de Jamal Khashoggi La Fiscalía saudí pide la pena de muerte para cinco acusados por el 'caso Khashoggi' 

El fiscal general de Arabia Saudí informó de que hay en total once acusados por el crimen, a la espera de más información que ha solicitado a las autoridades turcas. Además, EEUU ha sancionado a 17 saudíes relacionados con la muerte del periodista, según ha afirmado el Departamento del Tesoro.

Publicidad
Media: 4
Votos: 3

Dos mujeres se fotografían en Riad delante de un cartel gigante con la imagen del príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed Bin Salman. (FAISAL AL NASSER | REUTERS)

El fiscal general de Arabia Saudí, Saud al Moyeb, anunció este jueves que ha solicitado la pena de muerte para cinco personas que han confesado haber participado en el asesinato el pasado 2 de octubre del periodista Jamal Khashoggi en el consulado saudí en Estambul.

En una rueda de prensa en Riad, el fiscal informó de que hay en total once acusados por el crimen, a la espera de más información que ha solicitado a las autoridades turcas.

Además, el Gobierno de EEUU ha sancionado a 17 saudíes relacionados con la muerte del periodista, incluyendo a Saud al-Qahtani, uno de los principales asesores del príncipe heredero Mohammed bin Salman. En torno a este hecho, el Departamento del Tesoro estadounidense aseguró en un comunicado que todos los sancionados "formaron parte de los planes y la ejecución" de la operación que terminó con el asesinato de Khashoggi.

Y como era de esperar, el fiscal general está convencido de que el príncipe heredero, Mohamed bin Salman, no tiene nada que ver con el asesinato del periodista a pesar de que algunas evidencias apuntan a lo contrario. Cree que el heredero se enteró del crimen después de que éste se hubiera cometido.

Al Moyeb dijo en una rueda de prensa que el príncipe se enteró del caso a través de los "informes falsos" que le presentaron los agentes responsables de la operación y "por los medios de comunicación".

Según la versión del fiscal saudí, la operación fue organizada con informaciones facilitadas por un "exconsultor", que acusó a Khashoggi de mantener "relaciones con organizaciones extranjeras enemigas del reino".

El fiscal general ratificó la teoría que ya expresó hace unas semanas, al explicar que se produjo una "pelea" entre los agentes y Khashoggi en el consulado, y entonces, los sospechosos le sujetaron y le inyectaron una "dosis grande de un somnífero", lo que produjo su muerte.

"Después de asesinarlo, el cuerpo fue cortado en trozos por los asesinos y llevado fuera del consulado", dijo el fiscal general.

Uno de los cómplices entregó el cuerpo del periodista a un "colaborador turco", que se deshizo de los restos posteriormente.

El fiscal aseguró que se ha realizado un retrato robot de ese colaborador, según las descripciones de la persona que le entregó el cuerpo, y ha entregado esas informaciones a las autoridades turcas.

Según el fiscal, Arabia Saudí ha solicitado más informaciones a las autoridades turcas para proseguir las investigaciones. Entre otros detalles, Arabia Saudí ha solicitado que Ankara le entregue el teléfono móvil de Khashoggi, las grabaciones de audio realizadas dentro del consulado y las de vídeo tomadas en los alrededores del edificio, así como los testimonios de testigos recogidos por la Policía turca.