Público
Público

Steve Bannon El asesor que llevó a Trump a la Casa Blanca lanza un movimiento ultra para derribar las instituciones europeas

Steve Bannon ya trabaja en El Movimiento, una plataforma de apoyo a las corrientes euroescépticas cuyo objetivo es canalizar el voto anti-UE en las próximas elecciones de 2019 y que estos partidos logren una mayoría capaz de bloquear el Parlamento y la Comisión Europea

Publicidad
Media: 3
Votos: 7

El ex director de estrategia electoral de Donald Trump, Steve Bannon, durant euna conferencia en Zurich ,Suiza.- REUTERS

Steve Bannon, el ex estratega político de Donald Trump, y uno de sus principales socios han lanzado una organización política con sede en Bruselas destinada a socavar, y finalmente paralizar, a la Unión Europea, han afirmado Bannon y su socio a la agencia Reuters.

En una entrevista y en conversaciones por correo electrónico, Bannon y Raheem Kassam, exasesor jefe del líder del partido antieuropeo UKIP, Nigel Farage, que ahora trabaja con codo con Bannon, dijeron que el grupo se llama The Movement (El Movimiento) y ya está trabajando y contratando a personas.

"El Movimiento será nuestro centros de coordinación para un movimiento populista y nacionalista en Europa. Nos centraremos en ayudar a personas u organizaciones interesadas en asuntos de soberanía, de control de fronteras, de empleo y otras cuestiones, ha explicado Kassam.

"Hemos decidido establecernos en Bruselas porque es el corazón de la Unión Europea, la fuerza más perniciosa para la democracia del Estado nación en Occidente hoy en día", ha apuntado. "La organización ya cuenta una base estructurada y con un presupuesto anual significativo y hemos empezado a preparar al personal", ha especificado Kassam, que se ha negado a dar más detalles sobre la fundación de El Movimiento.

Visita de Bannon a Farage

Bannon, quien durante una visita a Londres la semana pasada se reunió con Farage y Louis Aliot, un socio cercano de la líder del ultradarechista Frente Nacional de Francia, Marine Le Pen, describió la organización que estaba creando como un "proyecto populista" destinado a producir un "movimiento de las placas tectónicas" en Europa.

"Las elecciones europeas del próximo año serán una prueba importante tanto para los euroescépticos como para los reformistas, y El Movimiento es donde encajan esas dos corrientes", ha dicho Kassam.

"El establishment político ha trabajado con la ayuda de innumerables ONG durante décadas, una mano lavaba a la otra. Sentimos que ya era hora de que hubiera una organización que se pusiera del lado de la gente común, en lugar del lado de los intereses creados por los grandes grupos de interés en Europa", ha añadido.

La Unión Europea tiene sus orígenes en las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial, como una forma de fomentar la cooperación económica y frenar las rivalidades nacionales. Hoy es el bloque económico más grande del mundo y ha expandido sus poderes políticos.

Sus "objetivos y valores" se fundamentan en promover la paz, ofrecer libertades, seguridad y justicia sin fronteras internas y aumentaR la solidaridad entre los Estados miembros. Los defensores dicen que defiende los intereses europeos, ya sea contra potencias mundiales como China y Estados Unidos o contra empresas multinacionales que buscan puntos de apoyo monopólicos.

Objetivo: desactivar el Parlamento y la Comisión Europea

Bannon y Kassam han explicado que su plan es utilizar su nuevo movimiento para canalizar una gran participación de votantes nacionalistas y populistas en las elecciones al Parlamento Europeo que tendrán lugar en todos los países miembros de la UE el próximo mes de mayo.

La participación en estas elecciones es históricamente baja, y Bannon asegura que él y su organización esperan que, a través de la movilización de grupos locales euroescépticos, puedan elegir un grupo lo suficientemente grande de eurodiputados que logren paralizar e incluso desactivar el Parlamento y la Comisión Europea.

La Comisión Europea, sin comentarios

Preguntado sobre los los planes de Bannon, el portavoz de la Comisión Europea aseguró a la prensa que el Ejecutivo de la UE los conoce, pero no ha querido hacer más comentario.

Altos funcionarios de la UE reconocen que, de cara a las elecciones de 2019, los partidos hostiles a la Unión podrían jugar un buen papel, pero son pocos los que esperan que obtengan suficientes escaños para interrumpir el funcionamiento de las instituciones.

El Parlamento en sí mismo es el más débil de los tres principales cuerpos políticos en Bruselas, después del Consejo Europeo (formado por los Estados miembro) y la Comisión Europea. No puede proponer leyes y necesitaría una mayoría para bloquear leyes y presupuestos.

Los grupos derechistas y antieuropeos tienen aproximadamente cien escaños en la actual composición de la Eurocámara, compuesta por 751 escaños. Con la salida de Gran Bretaña, prevista para el próximo marzo próximo, Farage y otros 18 miembros del Partido Independiente del Reino Unido perderán sus asientos en una Cámara que ya sólo tendrá 705 escaños.

Independientemente de los resultados electorales de la UE, los nuevos acuerdos para formar grupos de partidos transnacionales en el parlamento después de la votación también serán clave para la fortaleza de cualquier bloque anti-UE.

Algunos expertos en partidos y movimientos de extrema derecha europeos cuestionan hasta qué punto Bannon y sus asociados podrán unir a las facciones parlamentarias europeas de derecha.

Después de las elecciones de 2014, los esfuerzos por unir a la extrema derecha fracasaron, dejando a Farage y la líder francesa Marine Le Pen a la cabeza de dos grupos enfrentados, con Farage acusando a los franceses de ser antisemitas.